Holbox un santuario para descansar y convivir con la naturaleza

0
69

Al norte de la costa de Yucatán se encuentra una isla, de aguas de calmas y tibias, donde los flamencos surcan los cielos y las mantarrayas visitan la orilla del mar seguidas de pequeños peces multicolores.

A tú llegada a Holbox te encontrarás rodeado por frondosos manglares y bellas playas, nunca serás culpado de estar relajado y no hacer absolutamente nada.

Para sumar a tu desconexión, frente a Las Nubes de Holbox, un exclusivo hotel eco-boutique de la isla, podrás encontrar una casi infinita duna de arena visible durante la marea baja, solo tendrás que cruzar el agua, la cual apenas llega a la altura de tu cintura, para disfrutar de este relieve de arenas blancas, que te permitirá comenzar a caminar hasta adentrarte en la reserva de Yum Balam. Solo disfrutar de sus hermosas vistas y exuberante fauna;  a tu regreso podrás descansar en el club de playa del hotel y disfrutar de un merecido tiempo en una hamaca, arrullado con el sonido de las olas y acompañado de una deliciosa bebida caribeña.

Las Nubes te ofrecerá el spot perfecto para descansar con una playa privada ideal para leer un libro bajo una palapa, o si lo prefieres practicar alguna actividad como paddel board, kayak, snorkel, volleyball de playa o hacer yoga, hay mucho espacio para realizar cada una de ellas.

Para seguir con tu desconexión, pasa tus tardes en el deck del restaurante el Sabor de las Nubes, observando los bellos colores del mar Caribe, siempre estarás acompañado de numerosas gaviotas y una que otra iguana curiosa, también puedes saborear deliciosos manjares como ceviches, magnificas langostas, tostadas de pulpo e incluso salbutes y ricas pastas hechas en casa. No te preocupes tanto por cuál escoger, toda la comida es garantía ya que solo se utilizan productos frescos que apoyan a productores de la región.

Los bellos atardeceres en el hotel serán coronados por noches con cientos de estrellas que podrás observar desde el bar o una desde una de sus muchas terrazas panorámicas y si tienes algo de suerte, tendrás la oportunidad de disfrutar de la increíble experiencia de la bioluminiscencia, donde con el romper de las olas, el mar cobra vida cobra y se iluminan con pequeñas luces.

Cada momento sumará a tu relajación, en Holbox no tienes que preocuparte por nada, ni siquiera por tu ropa, simplemente guarda tus zapatos y disfruta de la desconexión que te brinda la verdadera esencia de Holbox

Deja un comentario