Información de valor: el mejor aliado ante la incertidumbre

0
71

2019 ha probado ser un año lleno de eventos económicos y geopolíticos relevantes; desde una guerra comercial entre China y Estados Unidos que se mantiene latente, hasta una nueva ola de bajas en las tasas de referencia entre los principales Bancos Centrales del mundo, incluyendo a México. Todos estos eventos tienen implicaciones en el desempeño de los mercados financieros; entonces, ¿cómo podemos controlar nuestro portafolio de inversión ante este cambiante escenario?

Los eventos de relevancia para los mercados financieros siempre han estado presentes; sólo que, en una era en donde la información abunda y es de fácil acceso, es posible que el impacto de estas noticias se magnifique y nos lleve a tomar decisiones de inversión que no necesariamente se alinean con el perfil u horizonte de inversión de nuestro portafolio.

Tomemos como ejemplo el resultado de las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos. La reacción inmediata del mercado fue una depreciación del Peso respecto al Dólar, mientras los inversionistas asimilaban el potencial escenario de una guerra comercial entre México y Estados Unidos; así, el tipo de cambio pasó de estar en niveles de 18.50 MXN/USD a mediados de año hasta colocarse por arriba de 21.00 MXN/USD en noviembre. Si bien el mercado reaccionó ante este evento de una manera natural; es decir, incorporando una nueva variable de riesgo, la abundancia de comentarios y opiniones propició que hubiera posturas entre participantes del mercado que estimaban que el Peso podría llegar a niveles de 25.00 MXN/USD o incluso superiores, causando que algunos inversionistas aumentaran sus posiciones en Dólares como un mecanismo de cobertura. ¿Qué pasó después? Para el 24 de septiembre de 2019 (fecha de elaboración de este artículo), el Peso se encuentra rondando 19.50 MXN/USD; es decir, que la reacción inicial del mercado ya fue contrarrestada en su mayoría, pero aquellos inversionistas que, abrumados por el exceso de información, tomaron decisiones precipitadas, podrían estar acarreando actualmente minusvalías en sus portafolios.

Una lección aprendida de este episodio es que no toda la información a la que tenemos acceso es necesariamente útil para nuestra toma de decisiones de inversión; por ello el análisis de los datos con “cabeza fría”, enfoque objetivo sin perder de vista nuestro horizonte de inversión y el apoyo de un experto en inversiones, van a ser las mejores herramientas con las que podamos contar para administrar nuestro portafolio de manera eficiente.

Regresando a 2019, los eventos de riesgo antes mencionados y otros tantos más, están ocasionando que prevalezca un ambiente de cautela ante la posibilidad de una nueva recesión económica global. El estigma de la palabra “recesión” y su frecuencia en la información disponible puede comenzar a avivar el nerviosismo de los inversionistas.

Entonces, ¿cómo podemos distinguir la información de mayor relevancia para la toma de decisiones? Primero, hay que revisar la información con un enfoque crítico; es decir, debemos de preguntarnos ¿esta información está basada en datos duros o es una percepción?, ¿qué tan confiable es la fuente de información y el autor de la misma? ¿Tiene algún sesgo, o se mantiene objetiva y certera?, y ¿cómo interpreto su mensaje y cómo me hace sentir al respecto?, entre otras.

También, es de gran utilidad leer la postura de diferentes fuentes y autores ante la misma información, pues eso ayuda a quitar cualquier predisposición que se pueda tener y a ampliar nuestro criterio para poder tomar una mejor decisión de inversión.

Si en un momento de euforia o incertidumbre te sientes abrumado o indeciso por el exceso de información, hablar con tu asesor financiero y conocer la postura de la institución que representa te podrán ayudar a tomar mejores decisiones de inversión.

Por: Luis Lozano, Director General de Principal Fondos de Inversión

Deja un comentario