INTERprotección presenta póliza para la protección y conservación de obras de arte y objetos preciosos

0
124

Ante el desafortunado incendio que sorprendió al Museo Nacional de Brasil y destruyó el majestuoso recinto cultural en Río de Janeiro, que tenía una antigüedad de doscientos años, surge la necesidad de reflexionar y recordar la importancia de prevenir o disminuir, a medida de lo posible, los riesgos que existen en la conservación del patrimonio histórico.
INTERprotección, el experto en seguros y fianzas de México, con más de 40 años de experiencia, ha puesto a disposición de sus clientes una póliza para la protección y conservación de obras de arte y objetos preciosos.

La noche del pasado 2 de septiembre, un incendio sorprendió al Museo Nacional de Brasil, destruyendo el majestuoso recinto cultural en Río de Janeiro con una antigüedad de doscientos años, y poniendo en riesgo la historia que se conservaba en el interior.

La destrucción del inmueble fue significativa y aún no queda claro si pudo salvarse algún objeto histórico. El museo albergaba una colección de más de veinte millones de artículos, entre ellos momias egipcias, artefactos grecorromanos, fósiles de dinosaurios y el fósil humano más antiguo de la región, conocido como Luzia.

Michel Temer, presidente de Brasil, afirmó lo siguiente: “Es un día triste para todos los brasileños. Incalculable para Brasil la pérdida del acervo del Museo Nacional. Se han perdido doscientos años de trabajo, investigación y conocimiento”.

Algo que terminó de agravar la situación, fue la noticia de que El Museo Nacional de Río de Janeiro, carecía de seguro sobre su patrimonio y tampoco contaba con una brigada de bomberos para combatir posibles focos de fuego. Acontecimientos como éste, nos hacen reflexionar y recordar la importancia de prevenir o disminuir, a medida de lo posible, los riesgos que existen en la conservación y protección del patrimonio cultural e histórico.

La Ciudad de México es una de las que tienen más museos en el mundo. Existen importantes recintos dedicados a muestras de historia, un ejemplo es el Castillo de Chapultepec, que funcionó como residencia de Carlota y Maximiliano de Habsburgo, y de fotografía, como el Museo Archivo de la Fotografía ubicado en la casa de las ajaracas en el corazón del Centro Histórico. También cuenta con museos que tienen exposiciones de arte contemporáneo, como el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) y el Museo Jumex.

De igual forma, la Ciudad de México alberga el museo más visitado de todo el país: el Museo Nacional de Antropología, que resguarda una de las colecciones de arte prehispánico más importantes en el mundo.

Eduardo Escalante, arqueólogo del INAH y especialista en conservación de patrimonio cultural comenta: “El patrimonio cultural en general, pero el mexicano en particular, está en riesgo permanente por daños ocasionados por fenómenos naturales. La realidad del país y de muchas ciudades es que tanto huracanes como sismos, y otros sucesos, ocurrirán en algún momento, y por ello instituciones culturales y museos debemos estar preparados ante la emergencia. En México persiste una tendencia a gestionar el desastre, cuando lo más económico a largo plazo es gestionar el riesgo. Es por ello que una acción para gestionar el riesgo y prevenir el desastre es que los museos e instituciones cuenten con un seguro para que en el peor escenario se pueda recuperar el patrimonio dañado. Cuando una medida de gestión de riesgo es exitosa es cuando la recuperación del patrimonio dañado es mínima. Resulta pues una inversión que beneficia a las instituciones al corto, mediano y largo plazo”.

Al igual que el gran número de museos que se pueden encontrar en la ciudad, existe un considerable número de personas que coleccionan arte, una de las posesiones más preciadas. El arte representa la materialización de un pensamiento, de una posición intelectual, y de la sensibilidad estética y emocional de nuestra sociedad, lo que lo convierte en un objeto valioso, tangible e intangible, para quien lo posee, así como en un catalizador de sensaciones para quien lo admira.

Si bien el mérito de una obra de arte va más allá de lo material, es importante considerar su valor comercial, tomando en cuenta lo importante y competido del mercado del arte en todas sus vertientes: antigüedades, obras de grandes maestros, arte contemporáneo, piezas de diseño, etc.

Las pólizas de seguros para obras de arte son una herramienta financiera destinada a asegurar el patrimonio cultural y económico que representan. Su cobertura está pensada con base a diversas eventualidades, ajustándose a las exigencias y necesidades particulares de cada pieza o formato.

Cuidar de una obra de arte en todo momento es una tarea esencial, con el objetivo de preservarlas en su mejor estado, para la posteridad o para una posible venta. Es importante contratar a profesionales en la limpieza y conservación de la misma, así como servicios de embalaje y transporte especializados. Incluso en estos momentos, una pieza de arte está sujeta a errores humanos, algunos irreparables, que una póliza de seguros puede proteger.

Para INTERprotección, el experto en seguros y fianzas de México, con más de 40 años de experiencia, la seguridad de sus clientes, es su principal prioridad. Es por eso que ante los acontecimientos sucedidos y lo anteriormente mencionado, amplió su oferta de seguros y ha puesto a disposición de sus clientes una póliza para la protección y conservación de obras de arte y objetos preciosos.

Para mayor información, visita: www.inter.mx

Conoce más sobre nosotros y súmate a la conversación.

Leave a Reply