Jardines – El suelo

Para poder cultivar correctamente resulta imprescindible conocer bien el suelo. Primero hay que saber que éste es el resultado de la actuación de las fuerzas orgánicas sobre material que no es orgánico. Un suelo de buena calidad, por ejemplo, debe contener todos los elementos nutrientes necesarios para producir el mayor beneficio sobre las plantas.
Entre los principales nutrientes con los que cuenta el suelo destacan: el potasio, el nitrógeno, el fósforo, el magnesio, el calcio, el azufre, el carbono, el oxígeno y el hidrógeno. Hay otros elementos que son beneficiosos para el suelo, pero los anteriormente citados son los más importantes y, si las plantas carecen de alguno de ellos pueden sufrir e incluso, llegar a morir.
Otra de las peculiaridades del suelo es que muchas formas de vida ayudan a mejorar su mantenimiento como son las lombrices, los caracoles, los insectos, las bacterias, etc. Es conveniente favorecer la estancia de estos seres vivos pero el exceso de los mismos, puede llegar a degradar el suelo. Así, hay que tener cuidado con algunos insectos, que, en algunas ocasiones se presentan en forma de plagas.
Desde un punto de vista técnico, es importante saber cómo están clasificados los suelos. Esta clasificación está en función de la cantidad de partículas de arena y arcilla que contengan.
Los distintos tipos
Arcilla: Suelos difíciles de cultivar ya que drenan muy mal y dejan pasar poco aire. La humedad les hace perder homogeneidad y la sequedad les produce dureza. Suelen tardar en calentarse en primavera. Son densos y ricos en nutrientes.
Para la comprobación: Hay que observar que una muestra resulta ser muy resbaladiza y brillante cuando se le aprieta con los dedos.
Arena: Los suelos ricos en arena suelen drenar correctamente y ofrecen mucho aire a las raíces de las plantas. Son fáciles de cultivar y rápidos de calentar en primavera, pero se suelen secar demasiado pronto y los nutrientes se escapan con suma rapidez.
Para la comprobación: Si un suelo es rico en arena hay que comprobar que, cuando se apriete con los dedos, se sientan sus partículas ásperas.
Cieno: Los suelos con demasiado cieno tienen partículas cuyo tamaño es intermedio entre la arena y la arcilla. Pegajosos y pesados, suelen ser difíciles de cultivar. Para mejorar su calidad hay que aplicar grandes cantidades de material productor de humus.
Marga: Este tipo es el ideal para cualquier jardinero. Es el resultado de una mezcla de arcilla, cieno, arena, materia orgánica y nutrientes. Retiene la humedad y los nutrientes, y drena muy bien.
Turba: Está formado por materia orgánica descompuesta parcialmente. Estos suelos suelen ser ácidos. Su principal inconveniente es la dificultad de drenado. La construcción de formas de drenaje artificiales mejora su calidad.

Yesica Floreshttp://www.elblogdeyes.com
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Deja un comentario

Novedades

Los Cojolites presentan junto a Lila Downs su nuevo sencillo “de la lluvia y el sol”

El grupo nominado al Grammy Los Cojolites ha anunciado una nueva colaboración más, esta vez junto a la talentosa cantante Lila Downs, con quien...

Teo presenta su nuevo sencillo “chocolatico” a ritmo urbano

El artista emergente Teo Madriñan, artísticamente reconocido solo como Teo, ha sorprendido en redes sociales no solo por el lanzamiento de su más reciente...

¡Nueva Motocicleta! ITALIKA SPTFIRE 250

ITALIKA trae para ti una nueva motocicleta 250 de estilo Cafe Racer, con un diseño innovador y único en esta categoría, con detalles estéticos...

¡La ruta El Médano, una nueva experiencia de naturaleza para aventurarte!

Una nueva ruta para enamorarte de Baja California ya se encuentra en Rosarito, El Médano, una probadita de relajación, naturaleza, campismo rústico y gastronomía...

Midnight Generation regresa a la Ciudad de México

En México podemos ser testigos de proyectos musicales que crecen a tal nivel que sin darse cuenta, llevan sobre sus hombros el estandarte de...