La dieta ideal

1
983

Son miles las combinaciones creadas para buscar un cuerpo perfecto, por eso los expertos debaten sobre cuál es la dieta más benéficaLa dieta de la piña, de la alcachofa, del tomate, de la sopa de repollo, la dieta vegetariana, la dieta mediterránea, de los tres días… son miles las combinaciones creadas para intentar tener un cuerpo perfecto. Por eso los expertos debaten sobre si son más benéficas las dietas altas en grasas y bajas en carbohidratos o viceversa.

Según el Dr. Benjamín Caballero de la Universidad de Baltimore, E.U., la mejor dieta es la que combina frutas, verduras, pescado, aceite de oliva, nueces y lácteos desgrasados. A esta dieta, le siguen la dieta mediterránea y la dieta asiática, ambas con las verduras como alimento esencial para una alimentación sana.

El eterno debate

Escoger entre una dieta baja en grasas o una baja en carbohidratos es una tarea complicada, porque tanto los defensores de una como de otra afirman que su dieta es la que más ayuda a bajar de peso. Sin embargo, sin la supervisión de un nutriólogo, ambas pueden provocarte efectos secundarios como jaqueca, deshidratación, estreñimiento, gastritis o hipoglucemia, entre otros padecimientos.

Bajas en grasas

Frans Kok, nutriólogo de la Universidad de Wageningen, Holanda, defiende la dieta baja en grasas, porque “almacenas un 75% menos energía, mientras que con una dieta baja en carbohidratos acumulas un 95% de energía. Además se ha demostrado que a la larga las dietas bajas en carbohidratos acaban por aumentar el peso”. Según otros expertos, la mejor forma de bajar de peso no es sustituir los carbohidratos por las grasas, sino las grasas por proteínas magras como pollo, pescado, lácteos descremados y carnes rojas sin grasa. Para una dieta saludable, los nutriólogos recomiendan consumir 50% de carbohidratos, 30% de proteínas y 20% de grasas.

Bajas en carbohidratos

Jordi Salas, de la Universidad Rovira i Virgili de Reus, España, opina que es mejor una dieta baja en carbohidratos basada en “carne y margarina o mantequilla, en vez de centrar la alimentación en frutas, verduras, granos y lácteos, y además hay mayor afinidad con las dietas bajas en carbohidratos. La dieta alta en grasas y baja en carbohidratos es más efectiva porque aumenta la pérdida de agua y glucógeno”, una sustancia de reserva que al ser utilizada por el organismo, se transforma en energía.

Lo importante son las calorías, no su procedencia

Un estudio realizado por el Dr. Manfred Liebel muestra que el peso baja, tanto si la persona lleva una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos (70% grasas y 15% carbohidratos), como si lleva una alta en carbohidratos y baja en grasas (75% carbohidratos y 20% grasas). A partir de esta conclusión, el Dr. Benjamín Caballero afirma que “lo importante es la cantidad de calorías y no de donde provienen”.

El Dr. Dun Gifford, de Boston, E.U., opina que todavía no es posible saber qué dieta es la más adecuada, pero “para reducir o mantener el peso, el primer paso es el conteo de calorías y a partir de ahí encontrar una dieta atractiva a nuestras necesidades, sin importar si es la dieta mediterránea o la asiática”.

No satanices ningún alimento

Las dietas prohíben alimentos como el pan dulce, los pasteles, las galletas, las salsas cremosas o la carne de cerdo. Sin embargo, en opinión del Dr. Gifford, “no debemos atribuirle cualidades tan perversas a ningún alimento, porque una dieta depende de tu fuerza de voluntad y de tu comportamiento psicológico. Lo importante para perder kilos o mantenerte en tu peso no es encontrar un método infalible, sino aprender una conducta alimenticia correcta”.

La obesidad no es un problema de grasas ni de carbohidratos, sino de conducta, lo esencial de una dieta es que nos enseñe buenos hábitos de alimentación. Si una persona prefiere las papas y el arroz, hay que enseñarle cómo comerlos de la forma más saludable. Las dietas reductivas sirven para bajar de peso y son temporales, mientras que las dietas para la salud son para mantenerte en un peso determinado y a largo plazo. Además, para un resultado verdaderamente saludable, cualquier dieta debe combinarse con actividad física.

1 COMMENT

Deja un comentario