La escenografía, otra estrella más en El final del arcoíris

0
127

• Jesús Escamilla realizó el diseño de la escenografía del drama musical sobre Judy Garland
• Recrea en escena lo mismo el escenario de un centro nocturno, que una suite del Talk of the Town en Londres
• La temporada concluye este sábado 12 de mayo en el Teatro ‘Rafael Solana’ del Centro Cultural y Social Veracruzano

Uno de los grandes atractivos con los que cuenta el reestreno en la Ciudad de México del drama musical “El final del arcoíris”, producido por Rosa Alicia Delain y Alis Ortega para ReCrea Teatro, es su escenografía, la cual nos traslada al Talk of the Town en Londres, lugar en el que Judy Garland llega en 1969 en compañía de su nuevo novio Mickey Deans y de su pianista y amigo Anthony, para ofrecer una serie de conciertos pensados primero, para obtener recursos monetarios y seguidos de un intento por rescatar la imagen de la artista.

El diseño de la escenografía original de esta producción en México, que se escenifica en el Teatro ‘Rafael Solana’ del Centro Cultural y Social Veracruzano y cuya temporada concluye este 12 de mayo, corrió a cargo de Jesús Escamilla, joven pero experto diseñador de escenografías, quien cuenta también con una amplia carrera como dramaturgo, actor, director y productor, cumpliendo al pie de la letra con esta misión en específico, logrando transportar al teatro una suite de lujo y al mismo tiempo el escenario del legendario Talk of the Town.

“Quería que la escenografía se viera pensada, elegante y de buen gusto. Nada ostentoso, porque para hacer algo así se requiere de una gran inversión, la cual no se tiene. La misión fue que tenía que recrear dos lugares en el mismo espacio”, dijo Jesús Escamilla, productor y actor de la obra “1939, Lo que el viento no se llevó”, musical de época para teatro-cabaret que fue protagonizado también por Alejandra Desiderio.

Otro elemento base en la creación del diseño de escenografía de “El final del arcoíris” son los focos, mismos que en los conciertos de Judy Garland eran muy recurrentes y hoy día siguen siendo un sinónimo de glamour en el mundo del espectáculo, “por lo que fue el único elemento que usamos para recrear Talk of the Town. Al empezar a colocarlos en el diseño, la estructura de los focos me dio las paredes de la habitación; además de que nos ayudó también el diseño del piso, que se hizo especial para la obra, en el que la apariencia de mármol le da el toque de máxima elegancia al hotel”.

Al hablar sobre el trabajo de los escenógrafos teatrales mexicanos Jesús Escamilla, quien ha trabajado en producciones realizadas en lugares como Dubái, Lisboa, Seúl y Yakarta, entre otros, mencionó que aunque los trabajos de sus colegas son buenos, muchas veces se dejan traicionar más por el deseo de destacar que por defender las necesidades que los libretos requieren.

“He visto diseños de calidad mundial, concebidos para obras mexicanas, pero creo que hay muy pocos escenógrafos que ponen su talento en función de la historia. Es obvio que quieren mostrar sus capacidades con grandes escenografías, que a veces no son necesarias. Además, para grandes escenografías se necesitan grandes teatros y son pocos los inmuebles que tienen las facilidades técnicas para este tipo de montajes.

“Los diseñadores a veces se olvidan que hay espacios pequeños que también requieren escenografías funcionales y creativas; pero los precios que quieren cobrar son elevados, sin contar la construcción de las mismas. Finalmente, termina el director o el productor pidiendo a un carpintero su idea, que escribieron en una servilleta y el carpintero se convierte en el escenógrafo haciendo que la propuesta visual pase de noche”, aseguró.

El drama musical de Broadway “El final del arcoiris” nos permite entrar en la intimidad de Judy Garland (Alejandra Desiderio), leyenda del mundo del teatro, el cine y la música, quien llega a Londres acompañada de su joven prometido Mickey Deans (Mario Sepúlveda), y de su pianista e íntimo amigo ‘Anthony’ (José Antonio López Tercero), todos listos para trabajar las seis semanas de conciertos que tienen en puerta.

Sin embargo, también los fantasmas del pasado van con ellos, revelándose así una cara de Judy Garland que nadie conocía hasta esos momentos.

Además de las situaciones dramáticas, la puesta en escena está llena de momentos de humor, música vibrante y un gran desenlace que llevará al público a encontrar algo al final del arcoíris.

EL FINAL DEL ARCO IRIS concluye temporada el VIERNES 11 y los SÁBADO 12 de mayo en AMBAS FUNCIONES a las 20:00 horas, en el Teatro ‘Rafael Solana’ del Centro Cultural y Social Veracruzano, ubicado en Av. Miguel Ángel de Quevedo 687, San Francisco, Coyoacán. Localidades: 350 pesos. 30 por ciento de descuento socios INAPAM y estudiantes con credencial vigente. Venta de boletos en el Sistema Ticketmaster y taquilla del teatro.

Leave a Reply