La mexicana Paulina Magdaleno imprime su sello en la Ópera de Fort Worth

0
1751

***La periodista, consultora y productora es la única latina en la compañía; busca dignificar la identidad mexicana a través del arte y los trabajos hechos por creadores de habla de hispana

Fort Worth, Texas, EU.- Oficialmente, el cargo de Paulina Magdaleno en la Ópera de Fort Worth en Texas es Directora de eventos especiales y comunitarios. Pero en el día a día, ese cargo no refleja la importancia de su desempeño para la compañía estadounidense.
Paulina imprime su sello en Noches de Ópera, un programa de la Ópera de Fort Worth que promueve y celebra trabajos operísticos en español, y en donde se puede comprobar el ideal que mueve su labor.
“Quiero que la gente de Estados Unidos se fije en nosotros, los mexicanos y en general los latinos, por las razones correctas y, no por las mentiras que difunden falsas ideas”, afirma.
Paulina es la única mexicana que trabaja en esta, la compañía de ópera más antigua de Texas. Su capacidad para entender y difundir la esencia de la cultura de México la ha llevado a convertirse en una asesora indispensable para todos los proyectos que involucran talento hispano.
“El último sueño de Frida y Diego” es el título de la ópera que la compañía de Fort Worth produce actualmente y que estrenará en el 2020. Cuando Paulina tuvo acceso al libreto, leyó que Frida soltaba la frase “Eres un fresco”.
“Les dije que en México no decimos ‘fresco’, decimos ‘eres un descarado’. Son pequeños detalles, pero muy importantes, porque sabemos que tendremos la lupa de todo mundo en nuestra ópera. Cuando Salma Hayek hizo su versión en cine de la vida de Frida Kahlo, tuvo que sortear muchas críticas”.
La nacida en Guadalajara Jalisco -migró a Estados Unidos en 2003 para trabajar en la fundación de una edición en español del Dallas Morning News-, también corrigió “caramelo”, palabra que los mexicanos rara vez usan.

Y el Emmy es para…
En el 2011, Paulina tuvo un breve regreso a México, retomó su faceta como consultora en comunicación y, tras seis meses de trabajar a distancia, lejos de la familia, se tomó un descanso para convertirse en mamá.
En eso se ocupaba, cuando le llegó una oferta de trabajo que, al cabo de tres años, la llevaría a ganar un Daytime Emmy en el 2016 por su labor como productora del show “SuperLatina”.
“Fue un cambio de giro porque mi entonces jefa Gabriela Natale me pidió ayuda primero para manejar las redes sociales del programa ‘SuperLatina´, que ella produce y conduce. Pero poco después me involucré en la producción del programa y tuve el honor de ganar uno de los premios más importantes de la industria de la televisión estadounidense”.
De “SuperLatina” dio el salto a la Ópera de Fort Worth, donde tomó las riendas de Noches de Ópera, que el año pasado presentó “Cruzar la Cara de la Luna”, una ópera con el Mariachi Vargas de Tecalitlán, acorde con el alma ecléctica de la compañía. En abril de este año, deleitaron a las audiencias con “María de Buenos Aires”, la operetta del argentino Astor Piazzolla.
Algo que Paulina tiene muy claro es que la difusión de los trabajos de la Ópera de Fort Worth no debe concentrarse sólo en el público latino, sino también en el anglosajón.
“Es un momento difícil para las artes en general y, en ese sentido, el gran reto es promover la ópera para que la gente deje de pensar que es algo aburrido. Yo les digo que es como una telenovela, porque no hay mejor drama que el de la ópera”.
Así es como el trabajo de esta mexicana egresada de Ciencias de la Comunicación del ITESO se ha convertido en pieza clave para el esfuerzo de dignificar la imagen de los latinos en Estados Unidos con ayuda del arte.
“Más allá del proyecto de Noches de Ópera, mi prioridad es que nuestras producciones en español sean auténticas y no se conviertan en Mexican curious”.
Por eso ahora trabaja para que “El último sueño de Frida y Diego” tenga por lo menos un mexicano en su elenco principal, ya sea un barítono, una soprano o una mezzosoprano.
“Y mi deseo es que sea dirigido por una mexicana”, remata.

Crédito de fotografía: Ryan Lathan, Fort Worth Opera

Deja un comentario