La otra realidad de los niños en México

0
451

La primera infancia, de los cero a los cinco años de edad, representa una etapa
decisiva en el desarrollo de las capacidades físicas, intelectuales y emotivas de cada
niño, siendo ésta es la más vulnerable del crecimiento.
En esta fase se forman las capacidades y condiciones esenciales para la vida, la mayor
parte del cerebro y sus conexiones. El amor y la estimulación intelectual permiten a los
niños desarrollar la seguridad y autoestima necesarias.
Para ello, su entorno y las condiciones de vida de la madre son fundamentales.
En México existe la otra cara de la moneda, la que pasa desapercibida, los niños de la
calle, aquellos que luchan día a día por una migaja de pan.
¿Cuál es la situación de los niños de la calle en México?
El 3 de mayo de 2017, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF),
presentó su Informe Anual 2016, en el que señala que un tercio de la población en
México son niños, niñas y adolescentes, de los cuales 21 millones viven en condiciones
de pobreza (UNICEF, 2017). A propósito de la publicación de este Informe, vale la pena
reflexionar sobre la situación que viven los niños de la calle en la Ciudad de México.
Existen 14,322 niños que viven y trabajan en la calle, de acuerdo con una encuesta
levantada en el año 2000 por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del
Distrito Federal y UNICEF (INEGI, 2004).
En México hay niños que duermen en las calles, que se drogan, roban y se prostituyen,
niños que tienen hambre, están desnutridos y enfermos, con pocas probabilidades de
tener un desarrollo físico, intelectual, afectivo y emocional adecuado y con esas
condiciones están condenados a sobrevivir con serias desventajas y limitaciones para
enfrentar su vida como adultos.
También es hablar de una sociedad que olvida y margina a los niños que ella misma
produce, y con cuyo silencio y contemplación se vuelve cómplice de la injusticia en la
que los menores viven.
¿Qué se esta haciendo para ayudar a erradicar este problema social?
Afortunadamente existen múltiples instituciones, fundaciones y organizaciones que
tienen como fin ayudar a las personas en condiciones vulnerables. Una de ellas es
Fundación DB comprometida desde hace 10 años con los niños de México, a cargo de
la Psicoterapeuta y Presidenta Norma Farca Hamui.
“Somos una asociación civil sin fines de lucro, en memoria de una gran persona que
siempre inspiró la paz y la alegría de vivir. Nuestro objetivo es brindar oportunidades y
apoyar a las poblaciones más vulnerables del país, ayudando en el desarrollo humano
a través del cumplimiento de nuestros objetivos y metas de compartir y dar a quien más
lo necesita.” Comentó Norma Farca en entrevista.
Fundación DB, pretende brindar oportunidades de desarrollo a los niños creando una
institucion sólida que brinda soporte a personas que se encuentran en situación
vulnerable, fortaleciendo su desarrollo y mejorando su calidad de vida y de quienes los
rodean, a través de la participación activa de toda la sociedad.
Actualmente la fundación cuenta con dos casas hogar, dividido en Casa de hogar de
Ellas DB y Casa hogar Le Jaim DB.
En casa hogar de Ellas DB se apoya a personas del sexo femenino con historial de
maltrato, violencia, abandono y abuso que son canalizadas por medio de convenios
con diferentes DIF de México. Con el objetivo de eliminar los patrones de violencia y
reintegrarlas a la sociedad con habilidades y capacidades para que puedan ser
madres, profesionistas y ciudadanas con un mejor futuro.
En la casa Ellas DB da Apoyo actualmente a 13 niñas que tienen de 3 a 17 años de
edad, a quienes brindan atención personalizada con trato digno y cálido, así mismo ya
existen otras menores que han logrado reintegrar a la sociedad, a quienes dan
seguimiento a su situación al estar en continuo contacto con ellas.
En Casa hogar Le Jaim DB apoyan a menores del sexo masculino de entre 3 y 17 años
de edad con perfil de violencia nuestra institución por medio del DIF.
En los ultimos 5 años la casa hogar ha albergado a más de 80 niños, a los cuales se
les ha regularizado en la escuela con talleres y tutores personales para brindar apoyo
integral, se les ha proporcionado apoyo psicológico individual y grupal para una
reintegración sana a la sociedad, así mismo se les realizan chequeos médicos
regulares, se les lleva al dentista, dermatólogo, quiropráctico y oculista, para un sano
desarrollo físico.
En los casos que se ha requerido se les da apoyo con paidopsiquiatra (psiquiatra
especializado en niños y adolescentes) se les lleva a las citas de manera mensual y se
les proporciona el medicamento necesario.
Se desarrollan actividades extra curriculares basadas en las necesidades de las
beneficiarias que apoyan el desarrollo integral de las menores.
Todos nuestros esfuerzos están enfocados a proporcionar una niñez y adolescencia de
calidad, feliz y con mucho amor para las beneficiarias
¿Cómo los menores llegan a esta lamentable situación?
La misma fundación, gracias a la experiencia recogida en estas dos décadas,
caracteriza así a los menores:
• Provenientes de familias en extrema pobreza y/o disfuncionales.
• Desertores de la educación formal.
• Tiempo libre en calle.
• Migrantes permanentes y ocasionales que recurren a la mendicidad.
• Hermanos/as de niñas, niños o adolescentes callejizados.
• Con antecedentes de maltrato físico, sexual y psicológico.
• Desertores de otras instituciones de acogida y reparación, como el Sename.
• Han roto o mantienen un débil vínculo familiar.
• Algunos se encuentran en infracción menor y consumo primario de drogas.
Esta situación conlleva a que los niños y adolescentes no sólo se encuentren
expuestos a escenarios de riesgo, sino también al deterioro progresivo y a
la deshumanización personal profunda.
¿Por qué?Porque sufren una grave vulneración de sus derechos a la protección, a la
recreación y los espacios para vivir su infancia, a educación y seguridad. Esto genera
traumas profundos que requieren procesos terapéuticos educativos y experiencias
sanadoras de gran alcance.
¿Que opinan los menores?
“Me gusta todo de aquí. Me gusta jugar fut, basket, baseball, me gustan las mamis, me
gusta la psicóloga, me gusta jugar con los niños, me gusta jugar con las niñas, me
gusta jugar con mi pista, me gusta leer, escribir, colorear, jugar con los carros de
Arturo. He aprendido a jugar con los juegos de aquí, a hacer tarea, a pedir prestadas
las cosas. Me gustan los paseos. Aquí me dan mucho de comer, aquí me tratan bien,
no como allá. Me gusta jugar con mis hermanos, ver películas”.
“Las mamis nos cuidan. A mi me gusta de la casa que nos dan bien de comer y que
vamos al fut y que nuestras psicólogas a veces nos traen cosas. Me gusta que
tenemos terapia”.
“Todos me caen bien. Nos cuidan bien. Nos dan rico de comer. No nos falta nada.
Nunca queremos que se vayan estas mamis. Todos nos ayudan a las tareas y al aseo
de la casa”.
Falta mucho por cambiar, apenas hemos dado el primer paso, cualquiera de nosotros
puede ayudar, si se lo propone, hacen falta más manos que aporten de su tiempo y
conocimiento, acerca a Funadación DB y al cambiar la vida de un niño, cambia tu vida.

Deja un comentario