La responsabilidad ambiental de las empresas

0
163

Las empresas representan un impulso fundamental para el desarrollo económico y social de un país. En México hay más de 694 mil empresas registradas en el Sistema de Información Empresarial Mexicano[1], además de aquellas que no se hayan dado de alta en él. El total se estima en más de cinco millones y, sin embargo, solo 934 cuentan con el certificado de Empresa Socialmente Responsable[2].
La sustentabilidad y la protección del medio ambiente son aspectos fundamentales a considerar en la actualidad, sobre todo en un país como México que ha ratificado distintos acuerdos en ese sentido. Aunque tengan estrictos cuidados dentro de sus operaciones, las compañías no están exentas de sufrir accidentes con implicaciones para el ambiente y las poblaciones aledañas, por lo que se deben prever respuestas y posibles soluciones.
Aquí es donde entran los Seguros de Riesgos Medioambientales. Normalmente, un seguro de Responsabilidad Civil, esencial para todo tipo de empresa, cubre ciertos accidentes, riesgos e implicaciones legales. Pero cuando se trata de consecuencias directamente relacionadas con el manejo de sustancias potencialmente dañinas para el ecosistema, o contaminación gradual o histórica, se debe recurrir a un seguro ambiental para estar protegido.
Entre las diferencias más destacadas se pueden mencionar la cobertura de la limpieza reglamentaria, la responsabilidad y el daño ambiental, así como la mitigación de la pérdida. Este tipo de eventos, desafortunados pero no imposibles, quedan cubiertos y la empresa responsable se mantiene protegida. Por mencionar un ejemplo, según la Contraloría Social al programa de Tratamiento de Aguas Residuales, en 5 de cada 6 acuíferos no se sabe si se vertieron contaminantes que pudieran comprometer la calidad del agua y afectar la salud humana[3].
Así pues, también el entorno y las ciudades, ríos o pueblos de los alrededores se benefician de estos productos de prevención. Sea que se trate de centros de acopio, empresas de electrónica, empresas médicas, entre otras, estos seguros pueden adaptarse para brindar la mayor protección de acuerdo a las necesidades y al nivel de riesgo.
Chubb cuenta con dos tipos de Seguros Ambientales: para predios y para contratistas. El objetivo es siempre la protección del asegurado y del entorno. Si se actúa con rapidez y de manera eficiente, los daños serán mucho menores, existirá un debido control y tanto la biodiversidad, como las personas y las propiedades de terceros, estarán protegidas.

Leave a Reply