Las empresas avícolas mexicanas ganan el caso de dumping en pierna y muslo de pollo de Estados Unidos y urgen a la SE que se impongan las cuotas compensatorias que resultaron en la investigación

0
1017

Las empresas que solicitaron a la Secretaría de Economía (SE) la investigación de dumping en la importación de pierna y muslo de pollo provenientes de Estados Unidos (EE.UU.), Bachoco, Buenaventura Grupo Pecuario y Productos Agropecuarios de Tehuacán (PATSA) celebraron el anuncio por parte de la autoridad en el que les dio la razón y confirmó que, efectivamente, se presentó esta práctica comercial desleal y hubo un daño a la industria. Sin embargo, rechazan la recomendación de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI) respecto de la no aplicación temporal de las cuotas compensatorias debido al brote de la influenza aviar H7N3 en algunos lugares del país.

Las empresas mexicanas demandantes destacaron la importancia de esta determinación favorable para los productores nacionales, importadores, comercializadores y consumidores mexicanos.

Las empresas solicitantes confían en que los términos definitivos de la resolución final, que serán publicados en los próximos días en el Diario Oficial de la Federación, se establezcan las cuotas compensatorias correspondientes de conformidad con los márgenes de dumping que se determinaron en la resolución preliminar. Por otro lado, rechazan la recomendación de la UPCI de no aplicar temporalmente las cuotas compensatorias debido a la influenza aviar, ya que no encuentra justificación alguna. En efecto, la influenza aviar no ha afectado en absoluto al mercado de la carne de pollo ni su precio.

A este respecto, la UPCI estableció que sí existen ventas de pierna y muslo provenientes de EE.UU. debajo de costos de producción. De igual forma, la UPCI determinó la existencia de daño a la industria avícola nacional y que éste fue causado por las importaciones en condiciones de dumping.

Es muy importante subrayar que el brote de influenza aviar no ha afectado el precio del pollo en pie o procesado ni de la pierna y muslo de pollo. En efecto, sólo se han observado los efectos estacionales de los precios del pollo. Inclusive el índice de precios observado en junio de 2012 (190.57) es menor al valor observado en el mismo mes del año anterior (191.72), y a partir de julio dichos precios comienzan su descenso.

Lo anterior se confirma con información de la Unión Nacional de Avicultores. Los precios al productor del pollo en granja y pollo en pie hacia la última semana de julio se ubican en los mimos niveles de la primera semana de junio, alrededor de 18.16 y 18.80 pesos por kilogramo respectivamente. Los incrementos observados durante junio corresponden a la estacionalidad, como ya se ha afirmado, y ya regresaron a los niveles anteriores al brote de influenza aviar.

Por otra parte, es importante mencionar que más del 80 por ciento del pollo que consume la población mexicana no está considerada en la investigación citada y, por lo tanto, no estará sujeta a ninguna cuota compensatoria.

Dichas cuotas compensatorias se aplicarán exclusivamente a la pierna y muslo de pollo estadounidense que ingresan a México por debajo del costo de producción. Es decir, no afectarán al pollo entero que se vende en México y que es lo que consume la mayor parte de la población. En otras palabras, únicamente se detendrá a la competencia desleal, equilibrando el comercio entre ambos países.

Las empresas solicitantes reconocen el trabajo desempeñado por la SE y la UPCI para defender los derechos de la industria avícola mexicana y garantizar las condiciones de equidad a lo largo de este largo proceso de investigación, y seguirán exigiendo que los EE.UU. abran sus fronteras al pollo mexicano. Lo anterior debido a que a pesar de que en virtud del Tratado de Libre Comercio con América del Norte deberían tener libre acceso desde 1994, se les ha prohibido la entrada a dicho mercado.

Bachoco, Buenaventura Grupo Pecuario y PATSA mantendrán su lucha para defender a la industria avícola mexicana generadora de inversiones y de los miles de empleos que dependen de la actividad avícola en México para seguir ofreciendo productos derivados del pollo como la proteína más accesible para las familias mexicanas.

Deja un comentario