Las playas de Yucatán, para re-enamorarse este 14 de febrero

0
124

Un viaje a la playa, lejos del ruido de la ciudad, con atardeceres espléndidos, clima perfecto y una hermosa compañía son los catalizadores para renovar el cariño y amor en una relación. Una opción perfecta para re-enamorarse es la playa Celestún. En el que los colores azules del mar y la  dorada arena, te acompañarán en paseos tomados de la mano.

Y si de amor se trata, no te puedes perder los flamencos color rosa y los corazones que se forman cuando engarzan sus cuellos. Este es uno de los grandes atractivos de Celestún, pues brinda un paisaje único que, junto con el agua color turquesa y la arena casi blanca, dan una sensación de tranquilidad impensable.

También pueden visitar el manantial Baldiosera, cerca de la playa Celestún, y el manantial Cambay. Sitios que les harán pasar un momento distinto y fuera de lo común, ya que permiten nadar y bucear admirando los hermosos paisajes.

Otra actividad interesante es el paseo en canoa que recorre una serie de canales naturales. Durante el recorrido de 4 horas se pueden escuchar aves y contemplar peces y la fauna que habita en los canales, mientras se relaja en este paraíso natural.

Si buscan explorar un poco más, al norte de Celestún, a unos 30 kilómetros, se ubica El Palmar, una de las más importantes reservas ecológicas, donde viven aves migratorias como el pato canadiense. En El Palmar se encuentra el faro más alto de la entidad y, aunque es una playa casi virgen, la zona cuenta con cabañas y restaurantes, para degustar delicias como una sopa de lima, una cochinita pibil o unos panuchos, solo para comenzar.

Les recomendamos aprovechar una tarde para hacer una observación nocturna de cocodrilos búhos, luciérnagas o peces brillantes, en la reserva natural ‘Ría Celestún’.

La playa Celestún es solo una de las decenas de playas que ayudan a vivir momentos únicos. La playa las Coloradas, en Río Lagartos, ofrece un espectáculo encantador, con la ayuda del sol. Mientras más intenso es el sol, el reflejo del agua se vuelve más rosa, lo que la convierte en una de las favoritas de los visitantes.

Y si están pensando en el hospedaje, el rango de precio y comodidades que ofrecen los hoteles ubicados en el corazón de Celestún es amplio. La gran mayoría de los hoteles de la zona están cerca de la playa, lo que evita el tráfico o el usar algún medio de transporte.

Incluso, existen opciones como la ‘Hacienda San Antonio Millet’ que, si bien se ubica lejos de la playa Celestún, ofrece el paquete ‘Yucatán Romántico’, donde pone a disposición de los huéspedes, vehículos con conductor y guía de turistas para visitar los lugares que deseen. 

Romance para intrépidos

Si tú y tu pareja tienen un perfil más atrevido, otra de las playas para visitar es Puerto Progreso, pues ofrece una variedad extensa de actividades que incluyen aventura como el kitesurf, windsurf, esquí acuático y pesca. Además, el malecón regala una vista increíble a playas de color turquesa y, claro está, los restaurantes nos dan una probada de la rica gastronomía de la zona.

En Chuburná, en la costa de Progreso, Yucatán Adventures ofrece lecciones y renta de equipo de kitesurf para quienes gusten sentir adrenalina. El kitesurf es un deporte extremo donde el viento impulsa un paracaídas y, mediante un arnés, una persona navegará sobre una tabla de surf.

Esta zona es uno de los mejores destinos en Yucatán para practicar dicho deporte y con la facilidad que, generalmente, opera seis días a la semana.

El kayak es otra buena aventura para disfrutar en Progreso; en específico en el parador turístico. El recorrido de 2 horas se hace rodeado de la naturaleza en su máximo esplendor, donde lo que dominan son los manglares. Si una pareja quiere más aventura, se puede entrar a un túnel de mangle con obstáculos naturales.

Otra opción para elevar el pulso en ‘La Ría Progreso’ es el ‘flyboard’, que fusiona la propulsión de agua y aire para impulsar a las personas al cielo, dando vueltas y agregando acrobacias.

Progreso también ofrece una visión más tranquila de la naturaleza, como la pesca sábalo en ‘La Ría Progreso’, que forma parte de la Reserva estatal de ciénagas y manglares de la costa norte de Yucatán.

La pesca recreativa, ubicada en la marina ubicada en Progreso, Yucatán, es otra alternativa para quienes busquen algo tranquilo y sin sobresaltos. Mar adentro se puede contemplar el muelle y la zona de atraque de los cruceros en puerto Progreso. Una vez que se terminó de pescar, se prepara el ceviche y el pescado frito, para relajarse en las instalaciones del Hotel Costa Club que cuenta con alberca, camastros y hamacas.

Salir de la monotonía, recorrer una playa, observar los paisajes y pasar tiempo con nuestra media naranja, se volverán momentos que permanecerán en nuestras mentes para siempre. Por eso y muchas razones más, Yucatán es un destino obligado este 14 de febrero.

Deja un comentario