Los niños que crecen con abrazos son adultos más felices

0
399

• Huggies celebra el Día Internacional del Abrazo e invita a descubrir los grandes beneficios para los bebés.
• Investigadores indican que los niños cuyos padres muestran afecto por medio de besos, abrazos, caricias y palabras afectuosas crecen como adultos más felices y menos deprimidos o ansiosos.

Te preguntarás ¿en serio, un abrazo puede traer muchos beneficios?, pues sí y más, literalmente un abrazo “resetea” tu cerebro, ya que el recibir un fuerte y efusivo apretón, éste tiene la capacidad de reducir los niveles de cortisol (hormona del estrés) y producir mayor oxitocina, lo cual hará sentir a tu hijo o a cualquier persona más calmada y en conexión.

Para un bebé, los abrazos de mamá y papá son los mejores y es que, esta muestra de afecto favorece al vínculo afectivo entre él y sus padres. De acuerdo con J. Bowlby, psicoanalista y creador de la “Teoría del apego”, los bebés tienen respuestas instintivas destinadas a la supervivencia, tales como succionar, llorar, seguir a la madre y ABRAZAR.

Desde las primeras 12 semanas de vida, el bebé ya logra alternar miradas y señales de afecto con sus padres y logra demostrar placer, interés o malestar, así como ser reconfortado con abrazos y caricias suaves. Después a los nueve meses, el bebé incrementa su capacidad y comprende al “otro” con deseos e intenciones, enriqueciendo así sus experiencias cuando interactúa en juegos que conllevan el contacto físico y la comunicación verbal y no verbal con sus padres.

En 2010, la Universidad de Duke publicó una investigación en la cual comprobó que los bebés con madres afectuosas crecían como personas más resilientes y menos ansiosas. Mientras que, en 2015, la Universidad de Notre Dame también demostró que los niños cuyos padres muestran afecto por medio de besos, abrazos, caricias y palabras afectuosas crecen como adultos más felices y menos deprimidos o ansiosos.

En Huggies® están convencidos del poder que tienen los abrazos en el desarrollo de los bebés. Por ello, al celebrarse este día tan especial, la marca cuyo nombre en español significa “abracitos”, comparte contigo los beneficios que un abrazo tiene para tus hijos:

Niños más inteligentes y hábiles. Los investigadores revelaron en estudios los beneficios específicamente de los abrazos, ya que estos promueven los cambios a nivel de la química cerebral que puede moldear a su vez el cerebro por completo.

Esto se ha comprobado principalmente al observar el desarrollo de niños prematuros, quienes al ser estimulados presentan mejores tiempos de actividad y alerta, y una mejor respuesta en escalas de desarrollo motor y conductual.

Los bebés prematuros que son estimulados al menos una hora por medio de la técnica canguro, es decir, el contacto del bebé contra el pecho de su madre, presentan una mejor respuesta en las valoraciones mentales y motoras de escalas de neurodesarrollo.

Niños más seguros. Psicólogos estadounidenses detectaron que los niños más seguros, son aquellos cuyos padres o cuidadores se mostraban más sensibles, accesibles y disponibles con ellos para cubrir sus necesidades, entre ellas la contención por medio del abrazo.

De acuerdo con la Dra. Beatriz Romo, neuróloga con Maestría en Ciencias Médicas, y especialista de la plataforma Abrazando su desarrollo by Huggies®, los niños privados de estímulos táctiles amorosos como el abrazo presentan problemas de autoestima y seguridad. Se les dificulta controlar sus emociones. Al recibir estímulos táctiles como un abrazo se produce oxitocina la cual funciona como un “amortiguador” contra el estrés. De esta forma, también los ayudas a aprender a manejar sus emociones y ser niños con mayor capacidad de auto regularse.

Niños con una buena disciplina. Los pequeños al encontrarse en situaciones estresantes o de berrinche les cuesta mucho trabajo escuchar a los padres, seguir las reglas y calmarse solos, un abrazo sin duda los ayudará a reconectar con sus padres, para poder después redirigir la conducta que tuvieron en ese momento y no fue la correcta, de acuerdo con la psicóloga Andrea Díaz, especialista de la plataforma Abrazando su Desarrollo by Huggies®.

Abrazar no significa consentir o pasar por alto la situación, sino darles la contención necesaria para poder reducir el estrés y como se menciona anteriormente producir oxitocina que permitirá que los niños estén más abiertos a escuchar a sus padres.

Niños con mejor crecimiento. Los pequeños que no reciben abrazos y muestras de afecto suelen ser más pequeños en estatura, peso y tamaño de su cabeza. Esto se ha visto tanto en niños que han crecido en orfanatos y los pequeños prematuros que no han recibido la técnica canguro.

Niños más sanos. Al dar un abrazo a tu bebé estás ayudándolo a ser más sano porque apoyas el desarrollo de su sistema inmune, con lo que podrá protegerse de infecciones de una manera más eficaz el resto de su vida.

Sin duda, un abrazo siempre es bienvenido. Aprovecha cada oportunidad para hacerlo con tu hijo. Desde el momento que llega a casa, abrázalo y, aunque a veces tengas prisa, practícalo cuando juegas con él a “las atrapadas”, al bailar o cuando vean una película juntos.
Encuentra más información en Facebook.com/ClubHuggies y ¡Descubre qué otros beneficios le brindan a tu bebé!

Deja un comentario