Los pasos para abandonar el sedentarismo

0
130

En el marco del Día Mundial de la Actividad Física, estos tips facilitarán crearnos el hábito del ejercicio cotidiano sin morir en el intento.

Por: Hania González, médico con especialización en Nutrición Clínica y autora del libro Managing patients with obesity

El sedentarismo es una constante en el estilo de vida actual de la mayoría de la población, y es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de sobrepeso, obesidad y enfermedades crónico-degenerativas. Se estima que a nivel mundial mueren cada año 3.2 millones de personas sedentarias.

El 6 de abril se celebra el “Día Mundial de la Actividad Física” con el objetivo de invitar a la comunidad a ser consciente de la importancia del ejercicio como parte fundamental de la salud y a ponerlo en práctica.

Desde 2002 la Organización Mundial de la Salud (OMS) invita a conmemorar este día con el objetivo de promover el movimiento físico para conseguir salud y bienestar, y por su parte, la Organización de Naciones Unidas (ONU) estableció la fecha como el “Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz”, y reconoce el potencial del deporte para la generación de entornos de tolerancia y comprensión.

La práctica cotidiana y constante de actividad física ayuda a mantenernos sanos y con más energía, éstas son las claves para dejar de ser sedentarios y activarnos:

Haz una elección inteligente. El ejercicio es uno de los pilares del estilo de vida saludable, y aunque existen diversos tipos de actividad, tanto en intensidad como en frecuencia, es importante que cada persona inicie con lo que más le guste, o lo que menos le desagrade, y poco a poco ir poniendo metas precisas pero alcanzables que permitan crear un hábito de manera natural.

Conoce la duración correcta. De acuerdo con la Secretaría de Salud se recomienda que los niños y adolescentes realicen 60 minutos diarios de actividad física moderada o intensa como juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas y educación física. Para los adultos mayores de 18 años se recomienda realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada semanal como paseos a pie o bicicleta, tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados.

Busca ayuda profesional. La OMS sugiere realizar diariamente al menos 30 minutos de actividad física. Sin embargo, es importante que cada persona inicie esta meta con una adecuada asesoría de un profesional de la salud o un entrenador certificado para evitar lesiones y alteraciones cardiopulmonares. Se debe iniciar poco a poco e ir incrementando la duración y la intensidad gradualmente y hacerlo de preferencia supervisado por un experto para evitar lesiones. Una opción que está al alcance de todos y no requiere una gran inversión puede ser las aplicaciones de teléfonos inteligentes que constan de diferentes rutinas de ejercicios que se pueden realizar dentro de casa.

Conoce y disfruta las ventajas. Las enfermedades más representativas que se benefician de la actividad física son: el sobrepeso y obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y cáncer. Sin embargo, cabe destacar que la actividad física fortalece el sistema circulatorio de todo el cuerpo y mejora la condición física del corazón y los pulmones.

Además de los beneficios en el control de peso y los niveles en sangre de glucosa, colesterol y triglicéridos, la actividad física puede ayudar a disminuir el estrés, mejorar los niveles de cortisol y favorecer el control de la presión arterial. Incluso hay una correlación directa entre la práctica de ejercicio y el bienestar emocional.

Aunque al inicio la mayoría de las personas sedentarias experimentan dificultad por empezar una actividad física, poco a poco notarán el beneficio de su práctica constante hasta que se vuelve un hábito saludable y mantengan la motivación por continuar. Y de eso se trata la salud, de construir día a día mejores hábitos, haciendo pequeños esfuerzos, pero constantes y que perduren en el tiempo.

Deja un comentario