¿Cómo manejar el estrés emocional en esta época del año?

0
562

Por fin hemos llegado a una de las épocas del año que son de las más esperadas por
muchos de nosotros, hablo de la época navideña o del tan bien conocido maratón Guadalupe-
Reyes. Estas fechas se caracterizan por las posadas, las reuniones familiares, los intercambios de
regalos, fiestas en las empresas, ponche, regalos para los niños y para las niñas, comida y
antojitos que consumimos de manera especial en estas fechas, en pocas palabras, son grandes
fiestas.
Sin embargo no todo es felicidad, si bien encontrarse con la familia y tener fiestas de parte de la
oficina pueden ser ocasiones de júbilo, también es cierto que todos estos eventos con llevan una
gran carga emocional. El tener que cumplir con las demandas, deseos y requisitos que se imponen
en esta época puede ser una tarea muy ardua, incluso llegando al punto del cansancio, del
hartazgo y de decir “¿otra fiesta más?”.
Por compromiso, por respeto y por cariño tratamos de satisfacer todas las peticiones y
obligaciones de las fechas, aunque al final del día al tener que comprar el regalo para uno de los
intercambios, ya no sintamos ese placer inicial, ya no nos sentimos con el júbilo, alegría y
satisfacción de los primeros días, al contrario nos sentimos angustiados, presionados, es decir,
comenzamos a vivir con mucho estrés la época navideña.
Las señales de que nos encontramos estresados las podemos observar en nuestro estado de
ánimo al ir a una reunión, somos menos tolerantes, por lo tanto estamos más irritables;
conducimos con mucha prisa, tocamos el claxon a cada oportunidad o nos disgustamos con
aquellos que no conducen rápido; nos encontramos muy cansados al terminar el día, no
disfrutamos por completo de los eventos y sólo deseamos llegar a casa; nos sentimos
desesperados por la falta de tiempo y en ocasiones incluso tristes por no poder cumplir nuestros
deseos, ya sean afectivos o económicos.
¿Qué podemos hacer al respecto? ¿De qué manera podemos evitar que esta temporada sea una
de estrés y desazón en lugar de una de júbilo y disfrute? La respuesta no es difícil, pero sí requiere
de un buen esfuerzo de nuestra parte, estas son algunas sugerencias:
1. Haz sólo aquello que este en tus manos.
Como mencione con anterioridad, ya sea por respeto, compromiso o cariño tratamos de
cumplir con todos los eventos de la temporada, sin embargo existen cosas que están fuera
de nuestro control y que en ocasiones nos imposibilita realizar las actividades; por ejemplo
enfermedades, horarios extendidos de trabajo sin previo aviso o incluso emergencias de
último momento. Esas son algunas cosas que no podemos prever y sin embargo nos
sentimos en la obligación de cumplir, trata de pensar que las cosas no son de esa manera,
hay que darnos la oportunidad de faltar, de no asistir, hay que darnos la posibilidad de
decir “no” sin que esto nos llene de culpa y remordimientos.
2. Organiza tus tiempos.
Al pensar en organizar los tiempos no hay que pensar en que debemos ser capaces de
hacer todo, pero sí de hacer lo posible para que cada viaje y encuentro sea más tranquilo.
Sabemos que en este período del año el tránsito de la ciudad es muy pesado, al igual que
uno muchas otras personas se dirigen igual a alguna reunión; teniendo esto en cuenta trata
de salir con un poco más de tiempo de sobra. Sí, existe la posibilidad de que llegues un
poco antes de la cita, pero es mejor esperar bebiendo un café o leyendo algo en algún
lugar cercano que estar estresado por ver que tienes el tiempo encima.
3. Ten una noción realista de tus finanzas.
En ocasiones al haber recibido el aguinaldo o bonos de parte de tu lugar de trabajo nos
sentimos felices y perdemos un poco la noción del dinero. Trata de organizar tus finanzas y
no gastar dinero de más, gasta sólo aquello que sabes puedes gastar.
4. Se comunicativo.
No quieras cargar con todo el peso a solas, si te estas sintiendo presionado por alguna
situación habla con alguien a quien le tengas confianza y sepas que te puede apoyar, el
simple hecho de hablar con alguien y desahogarse es un gran alivio, incluso la otra
persona te puede dar una visión distinta de la situación y ofrecerte soluciones diferentes a
las que tu tienes en mente.
5. Trata de evitar complacer a todos.
Lamentablemente muchas veces pensamos que ser buenas personas implica decir sí a
todo y satisfacer los deseos de los otros. Trata de evitar esta actitud, con frecuencia nos es
muy difícil satisfacer a todos y nos presionamos por hacerlo, esta es una presión
innecesaria, da lo que puedas dar y dalo con mucho cariño, que no seas capaz de asistir a
una fiesta o comprar el regalo que los otros desean no te hace mala persona, simplemente
significa que como todo ser humano tienes un límite.
Las anteriores sólo son algunas recomendaciones, habrá otras soluciones que puedas encontrar
en tu camino, trata de buscar actividades que te gusten, medita, haz ejercicio, lo que sientas que te
va a beneficiar, claro siempre con moderación, relájate y disfruta de estas fechas, no permitas que
los que pueden ser momentos alegres y llenos de dicha se conviertan en una escena de pelea y
dimes y diretes sólo porque te encuentras estresado.
Y recuerda que para poder hacer felices a los demás primero debes estar bien contigo mismo, si tu
estas relajado y contento serás capaz de compartir y contagiar esos sentimientos a los que están a
tu alrededor, haciendo de estas, en realidad, unas felices fiestas.

Deja un comentario