Masaje Espalda – MASAJE DE LOS HOMBROS DESDE LA CABEZA

0
467

Concéntrese antes de iniciar el masaje.

Cuando haya extendido el aceite por la espalda, empiece a trabajar sobre los hombros, uno después del otro. Comenzar por el hombro opuesto al que está mirando el receptor. En primer lugar, los masajes han de rodear al omóplato y subir por las costillas. Después empiece con las fricciones más firmes, amasando las partes carnosas de los hombros. Ejercer cada vez más presión, pero de forma gradual, con los pulgares, rodeando la base del cuello y el trapecio. Deberá concentrarse más en los nudos de tensión que encuentre, intercalando masajes más amplios y suaves para relajar los músculos. Puede terminar con presiones alternadas de los pulgares a lo largo de la columna vertebral.
Amasamiento de los hombros Apretar y juntar la carne empleando una mano después de la otra. Amasar toda la zona que rodea al omóplato y la región de las costillas, así como el mismo hombro, siguiendo sus curvas.

Rodamiento de los pulgares en la base del cuello Puede empezar a dar masajes más profundos rodando los pulgares en el triángulo formado entre la parte superior del hombro y la base del cuello. Las presiones deberán ser cortas y firmes, y cada vez más profundas para aliviar cualquier tensión. Hay que comprobar que la presión no parezca excesiva para la otra persona.

Presiones con los pulgares junto a la columna vertebral Empezar desde la base del cuello, trabajar con los pulgares alternativamente y con presiones firmes y cortas a lo largo del surco que forma la columna vertebral. Bajar así hasta la mitad de la espalda, luego deslizar las manos hasta la base del cuello y repetir el proceso.

Deja un comentario