Materiales innovadores para edificios resistentes

0
279

México se encuentra dentro de los 19 países con más rascacielos superiores a los 200 metros de altura, refiere el Skyscraper Center, quien destaca edificios como la Torre Mayor, la Torre Reforma y la Torre Latinoamericana , ubicados en la Ciudad de México, lo que muestra un crecimiento considerable de la urbe, que actualmente tiene una densidad poblacional de 5,967 habitantes por km2 .
En este sentido, la industria de la construcción demanda el empleo de materiales que puedan ser considerados por los arquitectos e ingenieros desde los cálculos y diseños de los sistemas de cimentación, hasta la protección de paredes, tomando en cuenta, por ejemplo, las zonas de riesgo sísmico y la resistencia de los productos a usarse, ya que los desastres de la naturaleza no dejan de ser impredecibles, como en el caso de los sismos.
La utilización de los materiales adecuados para la construcción –aseveró Esteban Pérez, Director de Recubrimientos, Adhesivos y Especialidades (CAS) de Covestro México– son indispensables para la seguridad, tanto de los edificios como de las personas. “En la compañía entendemos que incluso la mínima fragilidad estructural puede causar grandes problemas, es por eso que nos centramos en fortalecer estas debilidades desarrollando productos innovadores”, añadió.
Estos materiales benefician no solamente a la industria de la construcción, sino a las grandes urbes que buscan responder al rápido crecimiento poblacional, como la Ciudad de México, que de acuerdo con el Centro Público de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), proyecta que para 2030 la mancha urbana ocupará el 38.8% del territorio de la cuenca del Valle de México , identificada como una zona de riesgo sísmico .
Al respecto, el Director de CAS explicó: “en la compañía, y a fin de cumplir con nuestra filosofía de hacer del mundo un lugar mejor, logramos que sea realidad un papel tapiz sísmico que mitiga los efectos de los terremotos, producido con nuestro innovador adhesivo de poliuretano, junto con un refuerzo a base de fibra de vidrio bidimensional, que ayuda a los sistemas de construcción de ladrillos y bloques de cemento o mampostería a permanecer estables por más tiempo, cuando se ven expuestos a movimientos telúricos”.
En las últimas décadas, los materiales de construcción han sido desarrollados con el propósito de mejorar su comportamiento térmico y mecánico ante determinados eventos, como en el caso de los sismos, con el objetivo de establecer cuáles son los más adecuados para los diferentes proyectos y poder asegurar la seguridad de los edificios.
“Nuestros adhesivos proveen la adherencia necesaria entre este papel tapiz especial y el sustrato, para que el sistema absorba la energía de impacto del terremoto distribuyéndola por toda la superficie de la pared, manteniendo unidos los ladrillos y las juntas constructivas, que unen dos partes de la misma estructura, inclusive en el caso de agrietamiento ligero durante un temblor”, agregó Esteban Pérez, Director de Recubrimientos, Adhesivos y Especialidades (CAS) de Covestro México.
Es importante mencionar que si bien dicha innovación ya existe en otros países, aún no se encuentra disponible en México. “Estamos conscientes de que existen opciones desde el punto de vista de los ingenieros civiles y arquitectos, cada vez más visibles en los nuevos edificios y rascacielos en nuestra hermosa Ciudad de México. Sin embargo, vemos una gran oportunidad en áreas rurales donde no cuentan con los recursos para acceder a este tipo de tecnologías, y en conjunto con nuestras autoridades, apoyarles y reducir el número de desgracias en estos impredecibles eventos naturales”, concluyó el experto.

Deja un comentario