Mi ex es un espía: Notas de producción

0
714

Clasificación: R por violencia, lenguaje altisonante en toda la cinta, algo de crudeza sexual y desnudos explícitos.
Duración: 117 minutos
Fecha de estreno en México: 3 de agosto de 2018

MI EX ES UN ESPÍA
LIONSGATE

Género: Comedia
Clasificación en EUA: R por violencia, lenguaje altisonante en toda la cinta, algo de crudeza sexual y desnudos explícitos

Fecha de estreno en México: 24 de agosto de 2018
Duración: 117 minutos

Reparto: Mila Kunis, Kate McKinnon, Justin Theroux, Gillian Anderson, Hasan Minhaj, Ivanna Sakhno y Sam Heughan
Dirección: Susanna Fogel
Guion: Susanna Fogel & David Iserson
Producción: Brian Grazer, p.g.a., Erica Huggins p.g.a.

SINOPSIS
Audrey (Mila Kunis) y Morgan (Kate McKinnon), dos treintañeras y amigas entrañables de Los Ángeles, caen de repente en una conspiración internacional cuando el exnovio de Audrey se aparece en el departamento de ellas perseguido por un grupo de asesinos mortales. Las dos, para su propia sorpresa, entran en acción y huyen por toda Europa de los asesinos y de un agente británico sospechoso pero encantador mientras fraguan un plan para salvar al mundo.

ENUNCIADO
Mi ex es un espía cuenta el relato de Audrey (Kunis) y Morgan (McKinnon), dos amigas entrañables que sin querer se enredan en una conspiración internacional cuando una de ellas descubre que el novio que la dejó era en realidad un espía.

Lionsgate presenta una producción de Imagine Entertainment / Lionsgate.

MI EX ES UN ESPÍA
SINOPSIS
Mi ex es un espía cuenta el relato de Audrey (Mila Kunis) y Morgan (Kate McKinnon), dos amigas entrañables que emprenden una aventura internacional repleta de acción al descubrir que Drew (Justin Theroux), que no hace mucho cortó a Audrey con un mensaje de texto, en realidad es un espía.

Sin más armas que su ingenio, Audrey y Morgan atraviesan a la carrera varias capitales europeas, perseguidas por un grupo de agentes ultra-secretos que quieren ayudarles o matarlas, o las dos cosas. Figura entre ellos el taciturno agente británico Sebastian Henshaw (Sam Heughan), el patán pretensioso de Topher Duffer (Hasan Minhaj), la calculadora jefa de espías Wendy (Gillian Anderson) y la adolescente asesina a sangre fría Nadedja (Ivanna Sakhno).

Conforme aprenden a moverse en el palpitante mundo de balaceras, persecuciones a alta velocidad y escapatorias audaces, las dos grandes amigas pronto se dan cuenta de que no pueden confiar en nadie excepto en la otra.

Estelarizan la película Mila Kunis (El club de las madres rebeldes, El cisne negro), Kate McKinnon (Cazafantasmas, Fiesta de Navidad en la oficina), Justin Theroux (“The Leftovers”), Sam Heughan (“Outlander”), Gillian Anderson (“American Gods,” “Los expedientes secretos X”), Hasan Minhaj (“The Daily Show”) and Ivanna Sakhno (Titanes del Pacífico: La insurrección).

Mi ex es un espía está dirigida por Susanna Fogel (Life Partners), coguionista con David Iserson (“Mad Men,” “Mr. Robot”). La cinta es una producción de Brian Grazer y Erica Huggins, de Imagine Entertainment. Son productores ejecutivos Karen Lunder y Julie Oh, de Imagine Entertainment, así como Guy Riedel. El director de cinematografía es Barry Peterson. El diseñador de producción es Marc Homes. Diseñó el vestuario Alex Bovaird. La película fue editada por Jonathan Schwartz.

SOBRE LA PRODUCCIÓN

“Esto es el encontronazo entre Bridesmaids y Bond,” cuenta la coguionista y directora Susanna Fogel.

Fogel y su amigo y colega guionista de comedia David Iserson muchas veces se encontraban en el mismo café de Los Ángeles, trabajando cada cual en su propio proyecto, y de cuando en cuando intercambiaban ideas. Así fue como nació Mi ex es un espía.

“Dos tipos de películas que nos gusta ver son las películas donde la gente es chistosa y te identificas con esa gente que se burlan de sí misma mientras vive sus problemas muy del día a día, y también las películas donde vives la satisfacción de transportarte a otro mundo”, explica Fogel. “Se nos ocurrió hacer el intento de proponer algo que revolviera las dos cosas de un modo emocionante y creamos algo que vale la pena ver”.

“La idea se trata de dos personas que están fuera de lugar en una película de acción”, agrega Iserson, “pero que tienen que sobrevivir cuando se encuentran en un mundo bien, bien agresivo, de mucha testosterona, tipo Identidad desconocida”. Ambos escritores han usado a menudo un mundo así, para puros hombres, para urdir una trama sobre dos mujeres muy diferentes, Audrey [interpretada por Mila Kunis] y Morgan [interpretada por Kate McKinnon], que son amigas entrañables y son más fuertes de lo que ellas mismas sospechan.

“Audrey es una persona que piensa mucho, es muy hábil y lista, pero también es su peor enemiga porque le piensa tanto, que duda de sí misma, y si le late que algo no va a salir bien, juega a la segura”, detalla Fogel. “Morgan es puro corazón, emoción, impulsividad, siempre le entra a todo, es artista escénica nata, ha ido a todas las escuelas de actuación, de canto, de acrobacia… es ESA persona”.

Las diferencias entre los personajes son lo que las convierte en un gran equipo. “Tienen habilidades que se complementan,” observa Fogel. “Morgan siempre dice: ‘Sí podemos, sí se puede’, rebosa confianza. Audrey es la que está pensando cinco pasos adelante. El ingenio de Audrey y la intrepidez absoluta de Morgan desembocan en muchas de las situaciones cómicas y las hacen una buena mancuerna de amigas. Cada cual saca a flote lo mejor de la otra”.

Fogel le mandó el guion primero a Kate McKinnon, estrella del programa cómico “Saturday Night Life”. “Leí los guiones que había disponibles en el universo conocido y este fue el que se destacó de los demás por ameno, bien hecho y chistoso de verdad”, recuerda McKinnon. “Me encantaron de verdad las amistades. Me encantó que no se pelearan. Me acordé de mi relación con mi mejor amiga, que lo ha sido durante 22 años. Pensé: ‘Eso últimamente no se ha visto. Eso quiero hacer’”.

Con McKinnon ya comprometida a ser Morgan, se le envió el guion a Mila Kunis para que fuera Audrey. “Siempre he querido actuar en una comedia de acción femenina avasalladora,” afirma Mila Kunis. “Era una de las comedias más chistosas, más odiosas, más maravillosas que me hubiera tocado leer y estaba avasalladora. Podían ser dos chavos… pero resulta que son dos chavas que pegan con tubo. Kate McKinnon era parte del proyecto y he sido su fan; es chistosísima, talentosísima y muchísimo más chistosa que yo”.

El proyecto lo llevó Imagine Entertainment, la productora de Brian Grazer, con Grazer de productor al lado de Erica Huggins, de la misma empresa.

“El tema de la historia es el autodescubrimiento, el ponerse a prueba y rebasar las expectativas que tengan los demás”, profundiza Grazer. “Es algo que queríamos hacer y sabemos que los públicos responderán porque es conocido pero original. El modo de presentar la amistad entre mujeres en la película es natural, inteligente, inspirador y emocionante”.

Firmadas Kunis y McKinnon, no tardó en juntarse el resto del elenco. “El guion me pareció hilarante”, asegura Justin Theroux, que aceptó interpretar al exnovio de Audrey, Drew. “Cuando me enteré de los talentos que iba a haber en esta comedia femenina de acción que está al nivel de los chavos, quise estar en ella”. Theroux además tenía ganas de experimentar con algo de acción como de las películas de ‘Jason Bourne’. “O sea, partir pescuezos, patear entrepiernas y reventar y disparar. ¡Eso siempre divierte!”

El papel del agente británico Sebastian Henshaw fue para el estelar de “Outlander” Sam Heughan, que se proclama fan de Bond. “Es la primera vez que la hago de agente secreto”, explica el histrión escocés. “En mi mente lo he interpretado muchísimas veces. Yo creo que todo actor joven seguramente ha fingido o ha querido ser Bond. Esta fue una gran oportunidad de ser parte de ese mundo”.

Hasan Minhaj, estelar de “The Daily Show”, aceptó interpretar al contrapunto de Sebastian: el espía estadounidense Topher Duffer. “Duffer es un sangrón”, sentencia Minhaj. “Me pareció que sería entretenido interpretar a este personaje que es un tanto inseguro y se quiere ver bien orgulloso de haber estudiado en Harvard. Además, le tiene un poquito de celos a Sebastian”.

“La primera vez que lo leí, no me pude aguantar la risa”, rememora la actriz ucraniana Ivanna Sakhno, escogida para interpretar el papel de la asesina de sangre fría Nadejda. “De verdad me encantó la travesía de Audrey y Morgan”.

Gillian Anderson, a quien tocó el papel de Wendy, la jefa británica del espionaje, está de acuerdo. “Sientes que estos dos personajes sí te importan y te importa la relación, te importan sus otras relaciones y su futuro y con quiénes interactúan”.

Desde el primer día de rodaje en Budapest, la directora Susanna Fogel tomó la decisión consciente de darle a su talentoso reparto algo de margen para la improvisación.

“Está (Susanna), que sabe exactamente cuál debe ser el tono del material y además es sumamente colaborativa”, reconoce Theroux. “Kate y Mila son muy chistosas como improvisadoras, y pues resulta como un partido de tenis sensacional entre todos los intérpretes”.

“Yo estaba esperando mi pie y las muchachas se pusieron a improvisar con el personaje de Hasan, Duffer, y Susanna dejó que le siguieran y le siguieran”, precisa Gillian Anderson. “¡Cómo me reí! Es que es extraordinario mirar el proceso y contar con buenos intérpretes, buenos actores cómicos que eleven algo por encima de donde ya está”.

Heughan a menudo se tuvo que esforzar para no perder la seriedad del agente británico que representaba. “¡Yo creo que la palabra es ‘heroico’!”, proclama entre risas. “Tener a Kate y Mila en el foro siempre te puede llevar a lo desconocido. Son chistosísimas”.

McKinnon floreció en este ambiente. “A veces, hay momentos de una película que se siente que son los más auténticos y los más improvisados y así se sienten porque son los más auténticos y los más improvisados”, puntualiza.

Una comedia tan confiada, aunada a una acción pulsante y una amistad de corazón, hace de Mi ex es un espía una película que apelará a muchos públicos.

“Nuestra película combinará lo que atrae a la gente a ver una película de acción y lo que atrae a la gente a ver una película de amistad entre mujeres”, asegura Fogel. “Y el deseo cumplido de salirse de la zona de confort y lanzarnos a unas vacaciones de locura con nuestra mejor amistad”.

Coinciden sus dos estrellas: “La historia de Mi ex es un espía es sencilla”, dice McKinnon, “Son dos amigas de piquete de ombligo que se ven envueltas en una aventura de espionaje internacional, y ¿quién no quiere algo así? ¡Yo sí! Los vamos a arrastrar a la mejor aventura de la vida. Se van a sonreír, se van a morir de la risa y hasta puede que por ahí se les salga una lágrima, pero será una lágrima de las bonitas”.

“Espero que se rían mucho”, desea Kunis. “Ojalá que salgan sintiéndose vigorizados y listos para darle con tubo a la vida”.

MUJERES QUE PEGAN CON TUBO. DE AMBOS LADOS DE LA CÁMARA

Mi ex es un espía se concibió como infractora de las normas de género: dos mujeres en el centro de una aventura trepidante y llena de acción. A la hora de contratar director, era fácil suponer que el puesto le tocara a alguien con mucha experiencia en el género de espionaje. En vez de eso, la guionista Susanna Fogel se propuso para el encargo, y su conocimiento íntimo del material convenció a los productores de que era la persona idónea para el cometido.

“Es una historia muy femenina y muy personal que tiene que ver con ser treintañera y ser mujer y tener estos problemas que son muy particulares de mi generación y de mí a esta edad”, subraya Fogel. “Naturalmente se empezó a sentir que, si buscábamos a otro director, sería alguien más alejado que yo de esa narrativa. Se empezó a sentir que era inevitable que lo hiciera yo”.

Fogel había dirigido solo una película anteriormente (Life Partners, 2014), pero abordó esta como cineasta veterana. “El reto, la verdad, es nada más tener la confianza de aventarte e ir tan preparada como se pueda”, expresa Fogel. “Parte del trabajo es juntar al equipo que pueda como crear este organismo que es hacer algo grandioso juntos, y se trata de formar comunidad, que es algo que se nos da muy bien a las mujeres, pero nosotras no siempre sabemos que sí podemos con eso”.

Gillian Anderson nos dice sobre Fogel: “Es increíblemente específica, sabe lo que quiere… y sabe cómo hablarles a los actores”.

Lo que a Fogel le faltaba de experiencia en el cine de acción, lo compensó con su devoción a la verosimilitud: “que cada momento en el cuadro se sintiera genuino y auténtico”.

“Gracias a que Susanna viene del cine independiente, sus personajes se sienten muy aterrizados”, opina Kunis. “Simplemente les sucede que se topan con estas situaciones odiosas. Lo que hace ella es aportarle honradez a una situación bien loca y desquiciada”.

“Susana tiene grandes dotes de escritora cómica, pero también quiere que todo sea real”, secunda McKinnon. “Aprendí mucho de ella, oyendo cómo me orientaba y qué quería que hiciera. De verdad fue diferente para mí”.

Conforme la historia se desenvuelve, las dos “chicas promedio” se empiezan a forjar confianza, arco narrativo que además sintieron natural los histriones. “Así actuaría yo en la realidad si me enredara en una aventura de espionaje internacional”, asegura McKinnon. “Yo no sería la mejor espía de entrada, pero sí empezaría a conocer el terreno a la semana. Soy una clavada de la geografía y me encantan los idiomas extranjeros, y por eso me emocionaría mucho esa parte… tratar de disfrazarme para aparentar ser lugareña de donde sea”.

“Van cinco en motocicleta persiguiéndote, disparándote, y de algún modo sales librada. Simplemente tienes que ir fluyendo”, añade Kunis. “¡Es fingirle hasta que te salga!”

LAZOS DE ESPIONAJE PROFUNDO

En Mi ex es un espía, todo gira en torno a la amistad profunda y auténtica entre los dos personajes principales, Audrey y Morgan.

“Me encantan las películas sobre amistades,” reconoce la directora Susanna Fogel. “Además, es criminal que se hagan tan pocas películas así sobre mujeres. Hay un montonal de películas sobre amigos hombres y no tenemos igual cantidad de películas sobre amigas mujeres. Hay mujeres en comedias románticas, pero no vemos realmente a mujeres con sus amigas y lo ridículas y cercanas que nos pueden resultar esas relaciones y, sin embargo, para muchas mujeres es la relación más importante de su vida. Todos tenemos una mejor amiga o un mejor amigo y todos queremos y odiamos a nuestra mejor amistad en distintos momentos de la vida”.

“Nosotros tomamos una decisión muy específica en esta película”, acota el coguionista David Iserson, “de que esta no iba a ser como otras películas de amistad donde en algún momento se pelean y en algún momento se separan. Nosotros quisimos que estos personajes se quisieran todo el tiempo y que siempre se apreciaran y disfrutaran de la compañía de la otra”.

Esta dinámica halló resonancia en las dos estrellas de la cinta: “Me encantaría que fuera como si Jason Bourne e Ethan Hunt tuvieran un bebé con ‘Yo amo a Lucy'”, detalla Mila Kunis. “Kate y yo somos como Ethel y Lucy. Una de nosotras dice: ‘¡Te vas a meter en líos!’ y la otra dice: ‘Yo te saco de líos’; es ese dúo de amigas entrañables. Kate me recuerda muchísimo a Lucille Ball. Yo soy Ethel y Kate es Lucille”.

“Es importantísimo que esa amistad se sienta genuina y de la vida real, como si llevara décadas de existir”, agrega Kate McKinnon. “Yo mantengo la amistad con mis mejores amigas de fines de la primaria, y la holgura y lo reconfortante de eso… es parte invaluable de la vida”.

Como muchas amistades entrañables, Audrey y Morgan tienen objetivos en común, pero personalidades muy diferentes. “Audrey es muy tímida y no sabe mentir, va por la vida toda nerviosa, a veces se cohíbe y vive muy a la segura”, precisa Kunis. “Morgan es su contrapunto, una actriz que aún busca el éxito, ve la vida como una audición gigante y a cada rato saca voces y personajes, se arriesga con todo. Las dos como que chocan y entran a esta aventura juntas”.

La relación entre los dos personajes dio paso a un lazo entre las actrices aún sin cámara de por medio. Grazer se dio cuenta luego luego. “Fue tal vez la mejor lectura de guion de mi vida”, recuerda. “Fue bien sorprendente porque cada que Kate nos hacía reír, o sea cada que hablaba, Mila le echaba porras. Su química fue innegable y fantástica; eran dos mujeres que se apoyaban a fondo”.

También Gillian Anderson vio la química. “Me impresionó cómo Kate y Mila parecían conocerse desde hacía mucho tiempo” narra ella. “Y su interacción a cuadro y fuera de cuadro, es que es muy claro que se sienten muy bien una con otra”.

“Mila es californiana, Kate es neoyorquina. Kate es como excéntrica, Mila es un poco más de este mundo en sus sensibilidades, y en resumen, somo como Audrey y Morgan”, explica Fogel. “Tienen esa química de dos personas verdaderamente diferentes que tienen mucho en común, pero que funcionan a frecuencias muy diferentes”.

“Yo aprendí muchísimo de Mila Kunis”, acepta McKinnon, “nada más de ver cómo trataba de darle profundidad y sustento a esta relación, y yo di mi mejor esfuerzo por seguir su ejemplo. Es una verdadera dotada y es todo corazón y nomás se reía de mí. Fue muy generosa con su risa y se sentía como que éramos las mejores amigas de siempre. Me apoyó mucho y fue genuinamente amable y de verdad me hizo reír y… ¡es una mancuerna creada en los cielos!”

¡ACCIÓN!

Uno de los distintivos de muchas comedias de acción es la secuencia tibia de acrobacia que solo sirve para lanzar al público a la siguiente situación cómica. En Mi ex es un espía, la directora Fogel se decidió a romper con ese cliché. “Para mí es importante que la acción sea igual de intrépida que la de una película de acción de hombres y que no nos contengamos, que no tratemos como de suavizarle”, puntualiza.

Con esa intención, contrató al legendario coordinador de acrobacias y director de segunda unidad Gary Powell, cuyo amplio currículum abarca las franquicias de Bond y de Bourne.

“Cuando ves una película cómica, a lo mejor piensas: ‘Ay, va a ser más suavecito, tantito más liviano’, pero la verdad es que Gary sí le entra con todo”, refiere Theroux. “Así es su estilo. Hay un par de tomas, la persecución en coche con la moto, donde se ve ¡uno de los choques más recios que haya visto en el cine!”

Powell aceptó las dificultades que imponía la cinta. “Son muchísimos personajes en la misma película”, explica. “Por lo general, si es película de acción, te esperas ciertas cosas; con Sam, que hace de Sebastian, sabemos que es un hombre de acción, que es el agente, pero Morgan y Audrey son gente común y corriente. Al ir diseñando la acción y las acrobacias, tuve que tomar en cuenta que eran gente común y corriente que no pueden transformarse de repente en expertas en artes marciales y pilotos de rally”.

La coreografía que le dio Gary a una persecución vehicular importantísima es un ejemplo perfecto. “Cuando se pone a manejar Morgan u Audrey, yo tengo que tomar en cuenta que, en su mundo, ninguna de las dos es experta del manejo. Cuando empieza la persecución, dejamos en claro muy rápidamente que las persiguen tres malos en motocicletas y ellas se deshacen de los tres, pero en realidad se deshacen de ellos gracias a accidentes. Ellas van cometiendo errores al tratar de escapar, pero al cometer los errores, la verdad es que van saliendo bien libradas”.

Powell también calibró las escenas de acción para reflejar el aumento de habilidades de Audrey y Morgan. “El reto de Powell es hacer que parezca que son dos aficionadas que dan su mejor esfuerzo”, acota Fogel. “Y luego aparece otro nivel, que es cuando las muchachas van mejorando, va aumentando su pericia y empiezan a imitar mejor la acción de espías entrenados que mostramos”.

Ya fuera una balacera en un café, una escena de tortura en un gimnasio o un número palpitante en el trapecio, el reparto aceptó gustoso la pasión de Gary para crear el caos.

“Gary me obligó [a subir al trapecio]. Ahí estaba yo, a 5 metros y medio del piso”, cuenta Kate McKinnon. “¡Es un buen! Está fuerte subirse allá, pero es sensacional”.

“Creo que su padre estuvo a cargo de todas las películas de Indiana Jones, que de chica fueron mi pan de cada día”, agrega. “Me contó anécdotas de eso y yo nomás me zurraba de lo impresionante que es oír lo que pasa en esos sets. Gary es todo un personaje y un gran hombre del que aprendí muchísimo, y su pasión para saltar de un avión, columpiarse por los aires y darle de golpes a la gente no tiene paralelo”.

“Gary es bien intenso,” platica Hasan Minhaj entre risas. “Es un personaje. Es un coordinador de acrobacias de los duros, que quiere que cada escena de pelea se vea impresionante y con mucha garra, pero también trae un collar donde lleva las huellas digitales de los pulgares de sus hijas. Es como una versión real de Búsqueda implacable”.

“Leí unos cuantos guiones y este fue el que sobresalió de todos”, rememora Powell. “Los demás eran prácticamente lo mismo de siempre. Yo creo que esto, cuando salga, va a sorprender a algunos. Y hacer eso me gusta”.

DE RECORRIDO EN CARRETERA

“¿Quién no se quiere ir de recorrido en carretera por Europa con Mila Kunis y Kate McKinnon?”, pregunta Sam Heughan.

Fiel al modelo de tantas otras narraciones de espías trotamundos, Mi ex es un espía manda a sus personajes en una odisea internacional por nueve ciudades: Vilna (Lituania), Los Ángeles, Viena, Praga, París, Ámsterdam, Berlín, Tokio y Moscú. Gran parte de la producción se rodó en escenarios reales en Budapest, Hungría, y también en Viena, Ámsterdam y Berlín.

Filmar en escenarios reales de Europa le dio a la cinta la autenticidad que pedía la directora Susanna Fogel. “Nosotros queríamos que se sintiera que en el recorrido había distintas escalas que se trataran de algo diferente de Europa que a la gente le resultara interesante, exótico, chistoso, diferente”, explica.

La variedad de locaciones y sets requeridos tuvo ocupado al diseñador de producción Marc Homes. “Estamos en un bar futurista de Tokio y luego estamos en un campo de entrenamiento de gimnasia estilo soviético, nos fuimos a hostales de Ámsterdam… muchos sets interesantes para mí”, comenta Homes. “Cada semana había tres o cuatro cosas totalmente distintas por hacer, y eso es agradable. Es un reto y te obliga a actuar rápido”.

La autenticidad fue también el principio rector que movió a Homes a arraigar visualmente los sets en la realidad. “El discurso con el que convencí a Susanna fue este: ‘Yo no quiero hacer que sea obvio que esto es comedia”, subraya Homes. “No quiero poner papel tapiz de piel de leopardo en el interior de un avión ni nada de eso. Quiero llevarla con mucha seriedad y mucha naturalidad’, y así la abordó ella por completo”.

Se escogió Budapest como escenario principal del rodaje por su gran cantidad de personal de cine, su proximidad a otras ciudades y su variada arquitectura. “Está sobre el Danubio y es parte de lo básico de Europa “, explica Homes. “Dentro de un área pequeña hay una cantidad enorme de variedad e interés para filmar. De ahí te vas a París, Berlín y Viena. En la ciudad hay una variedad de distintas arquitecturas y también hay vistas modernas. Toda la ciudad se ha restaurado los últimos 10, 15 años y por eso ahora hay partes de una belleza y un ornato increíbles, igual que lo que se vería en cualquier gran ciudad de Europa.

Para las estrellas de la cinta, Budapest se ha convertido en un segundo hogar. “Si empiezo a hablar de [Budapest], se me corre el rímel del llanto,” confiesa Kate McKinnon. “Yo vivo en Nueva York, adoro Nueva York más que todo. No pensé que ese amor lo pusiera a prueba o lo igualara nada, ¡y casi casi me lo desbancan!”

“Budapest me encanta”, coincide Mila Kunis. “Es de una belleza notable y de una gran riqueza cultura y la gente es maravillosa y cálida”.

Para la directora, Budapest y las otras locaciones son parte crucial de esta cinta multifacética. “Es en parte recorrido en carretera, en parte película de amistad entrañable, en parte bitácora de viaje, en parte película de espías, conforme los personajes van descubriendo su valentía y capacidad internas con su mejor amiga”, concluye.

SOBRE EL REPARTO

Mila Kunis [Audrey] ha sentado sus reales como una de las actrices más solicitadas, vivaces y cautivadoras de Hollywood. Desde el principio de su trayectoria histriónica, ha reunido un catálogo de obras impresionante que abarca grandes papeles tanto en cine como en televisión.

Kunis estelarizó hace poco la exitosa comedia El club de las madres rebeldes, de STX, al lado de Kristen Bell, Christina Applegate, Kathryn Hahn y Jada Pinkett Smith. Luego fue estrella de la muy esperada segunda parte, La Navidad de las madres rebeldes, que se estrenó en noviembre de 2017.

En 2010, tuvo el estelar de “Lilly” al lado de Natalie Portman en el drama sobrenatural de Fox Searchlight El cisne negro, dirigido por Darren Aronofsky, aclamado por la crítica y nominado a premios Globo de Oro® y Oscar®. Su actuación en esa cinta le valió a Kunis el Premio Marcello Mastroianni a la Mejor Actriz Juvenil en el Festival de Cine de Venecia 2010, así como la nominación como Mejor Actriz de Reparto en los Premios SAG®, Globo de Oro®, y Critics’ Choice Awards 2011.

Otros créditos fílmicos notables de Kunis abarcan El destino de Júpiter; Oz, el poderoso, Ted; Amigos con beneficios; Una noche fuera de serie; El libro de los secretos; La fuerza del amor; ¿Cómo sobrevivir a mi ex?; Lazos de sangre; El hombre más enfadado de Brooklyn; Max Payne; Amores infieles y Al averno y de regreso.

Kunis es famosa en particular por sus papeles en dos de los programas de mayor éxito de Fox: “El show de los 70” y “Padre de familia”, nominado a los Premios Emmy®. En “El show de los 70” interpretó a ‘Jackie Burkhart’, papel que le valió dos Premios Young Star a la Mejor Actriz de una Serie de Televisión. En “Padre de familia”, hasta la fecha le da voz a ‘Meg’ en el programa original en inglés.

En 2015, Kunis montó su compañía productora, Orchard Farm Productions, con Susan Curtis, Cameron Curtis y Lisa Sterbakov.

La ganadora del Premio Emmy® Kate McKinnon[Morgan] regresa para su séptima temporada en la emblemática franquicia nocturna “Saturday Night Live” de la NBC.

McKinnon ganó el Premio Emmy® por Mejor Actriz de Reparto en una Serie de Comedia en 2017 y 2016 y fue nominada en 2015 y 2014 por su trabajo en “Saturday Night Live”. Además, obtuvo el Premio de la Crítica a la Mejor Actriz en una Serie de Comedia en 2016 y el Premio de Comedia Americana a la Mejor Actriz de Reparto en 2014.

McKinnon ha entretenido a millones de televidentes con su aclamada imitación de Hillary Rodham Clinton, así como las de otras notables figuras de la vida pública de Estados Unidos como Jeff Sessions, Kellyanne Conway, Ellen DeGeneres y la magistrada de la Suprema Corte Ruth Bader Ginsburg.

Los créditos cinematográficos de McKinnon abarcan su papel de ‘Jillian Holtzmann’ en la nueva versión de Cazafantasmas Paul Feig; Hasta que el cuerpo aguante, con Scarlett Johansson; y Fiesta de Navidad en la oficina, con Jason Bateman y Jennifer Aniston. Además, ha prestado su voz a varios proyectos de animación en cine, como Olé, el viaje de Ferdinand, cinta nominada al Premio Oscar®, con John Cena; Angry Birds y Buscando a Dory. Asimismo, ha participado en series animadas como “El autobús mágico vuelve a despegar”, donde da voz a ‘la Srita. Rizos’, en “Los Simpson” y en “Padre de familia”. Además, fue nominada al Premio Emmy Diurno® 2017 por su trabajo en la serie animada de la PBS “Natugato”.

McKinnon también fue coanfitriona de la entrega 2016 de los Premios Film Independent Spirit con Kumail Nanjiani de “Silicon Valley”, fue una de los presentadores de la 89ª edición de los Premios de la Academia® y fue fotografiada por Annie Leibowitz para la portada de la revista Vanity Fair de noviembre de 2017.

Justin Theroux [Drew] es un consumado actor de cine, televisión y teatro cuya fama comenzó con su inolvidable actuación en Sueños, misterios y secretos, de David Lynch, al lado de Naomi Watts y Laura Elena Harring.

Theroux aparecerá en la comedia negra Maniac, de pronta aparición en Netflix, con Emma Stone y Jonah Hill. Basada en la serie televisiva homónima noruega de 2014, la esperadísima serie de 10 episodios sigue las vivencias de dos desconocidos que se ven envueltos en un ensayo farmacéutico alucinante que sale mal. Maniac se estrena este otoño.

También saldrá pronto al lado de Felicity Jones y Armie Hammer en la cinta On the Basis of Sex, donde la joven abogada Ruth Bader Ginsburg forma equipo con su esposo Marty para levantar una demanda revolucionaria ante el Tribunal de Apelaciones Federal de Estados Unidos y así anular un siglo de discriminación de género. La cinta inspirada en sucesos verídicos se estrena el 25 de diciembre de 2018.

Theroux estelarizó la serie “The Leftovers” de HBO, creada por Damon Lindelof y Tom Perrotta y aclamada por la crítica. El programa ganó un Premio Peabody en 2016 y Theroux recibió una nominación al Premio Critics’ Choice Award por su papel. El periódico Los Angeles Times encomió la interpretación de Theroux como “una de las mejores actuaciones en televisión”, y Vulture la nombró “La Mejor Actuación en Televisión de 2015”. El programa fue proclamado uno de los “Mejores Programas de Televisión de 2015” por The New York Times, Variety, Time, Rolling Stone y Vulture. La tercera y última temporada del programa concluyó en junio de 2017.

Este año, Theroux estelarizó el largometraje Mudo de Duncan Jones al lado de Alexander Skarsgård y Paul Rudd para Netflix. Además, fue la voz del malvado caudillo ‘Garmadon’ en Lego Ninjago: La película, de Warner Bros.

Los créditos histriónicos de Theroux abarcan La chica del tren, de Tate Taylor; El imperio, de David Lynch; Broken English, de Zoe Cassavetes; Miami Vice, de Michael Mann; Zoolander, el exitazo cómico de Ben Stiller; Una loca aventura medieval, de David Gordon Green; Psicópata americano, de Mary Harron; Los diez locos mandamientos, de David Wain; The Baxter; Strangers with Candy, Los ángeles de Charlie: Al límite; Duplex; Yo le disparé a Andy Warhol; Solteros, pero…, la comedia romántica de Greg Berlanti; y Romy y Michele. En televisión, Theroux representó a John Hancock en la galardonada miniserie de HBO John Adams al lado de Paul Giamiatti, Laura Linney y Tom Wilkinson. Tuvo un arco de estrella invitada con Amy Poehler en Parks and Recreation y fue personaje recurrente en la aclamada serie de HBO A dos metros bajo tierra. Theroux ha aparecido también en Alias, Sex and the City, Spin City y Ally McBeal.

Además de actor, Theroux es un talentoso guionista de cine. En 2015 coescribió con Ben Stiller el guion de la secuela de Zoolander, Zoolander 2. Theroux y Stiller también escribieron y fueron productores ejecutivos de Una guerra de película, cuyos estelares fueron Stiller, Robert Downey Jr., Jack Black, Nick Nolte y Matthew McConaughey. En 2012, coescribió La era del Rock para Warner Bros., dirigida por Adam Shankman. La cinta es estelarizada por Tom Cruise, Alec Baldwin y Catherine Zeta-Jones. Theroux también escribió el guion de Iron Man 2 para Paramount Pictures y Marvel Studios. La cinta fue dirigida por Jon Favreau y tiene por estelares a Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Mickey Rourke y Scarlett Johansson.

Theroux se inició de director con Buscando amar, que se estrenó en el Sundance Film Festival de 2006 y fue distribuida por The Weinstein Co. desarrollada por Theroux a partir del guion de David Brombert, la comedia romántica tiene de estelares a Billy Crudup, Mandy Moore, Tom Wilkinson y Bob Balaban.

Theroux abrió su carrera de actor en los teatros de Nueva York, de estelar con Philip Seymour Hoffman en la obra Shopping and Fucking, seguida por Las tres hermanas, con Calista Flockhart, Billy Crudup, Jeanne Tripplehorn y Lily Taylor. Su estelar más reciente ha sido en Observe the Sons of Ulster Marching Towards the Somme, de Frank McGuiness exploración del deseo individual y colectivo de hacerles honor a las creencias y a la patria. Por esta actuación, Theroux mereció un Premio Lucille Lortel, así como el Premio de la Crítica de Boston al Mejor Actor.

La galardonada actriz de cine, televisión y teatro Gillian Anderson [Wendy] alcanzó el reconocimiento internacional con su papel como la ‘agente especial Dana Scully’ en la serie de televisión estadounidense “Los expedientes secretos X”. Con 11 temporadas, de 1998 a 2018, Gillian se ganó un Emmy®, un Globo de Oro® y dos Premios del Gremio de Actores de la Pantalla® por la serie.

En el cine, Gillian ha estelarizado El último rey de Escocia, El último virrey, The Mighty Celt, La casa torcida, La casa de la alegría, Johnny English recargado, Agente doble y Sold. Sus créditos en televisión abarcan la serie aclamada por la crítica “La caza”; “American Gods”, “Moby Dick”, “Hannibal” y la miniserie “Grandes esperanzas”, galardonada con los premios Emmy® y BAFTA®. En el escenario, la actuación más reciente de Gillian fue en el Young Vic Theatre de Londres como Blanche en la obra de Tennessee Williams Un tranvía llamado Deseo, que se trasladó a Broadway la primavera de 2016.

Entre sus proyectos de próxima salida están “Sex Education” y The Sunlit Night.

SOBRE LOS CINEASTAS

Susanna Fogel [directora/guionista] es una guionista y directora originaria de Providence, Rhode Island. Su primer cortometraje, For Real, que hizo a los 14 años, fue selección oficial de los Festivales de Cine de Toronto y Berlín. En las dos décadas posteriores, ha escrito numerosos proyectos de cine y televisión y ha sido cocreadora y productora ejecutiva de la serie dramática de Lionsgate/ABC “Chasing Life”, que duró dos temporadas.

Su primera incursión de directora, la comedia Life Partners, fue desarrollada en el Sundance Screenwriters Lab and Producers Lab y fue distribuida por Magnolia Pictures en 2014. La cinta es protagonizada por Leighton Meester y Gillian Jacobs como amigas entrañables –homosexual la una, heterosexual la otra– cuya codependencia se pone a prueba cuando una entra en una relación romántica. Fue producida por Jordana Mollick, productora ganadora del Independent Spirit Award, y nominada a un premio GLAAD en 2014.

Susanna es además lectora ávida de sátiras y colaboradora periódica de la revista The New Yorker. Su primera novela, Nuclear Family: A Tragicomic Novel in Letters, fue editada por Henry Holt / Macmillan en julio pasado (nuclearfamilybook.com) Asimismo, ha escrito ensayos para la revista Time y otras publicaciones. R

Deja un comentario