Ocho razones para tener una dieta basada en plantas y así cuidar el agua en el marco del Día Mundial del Agua

0
148

Adoptar una dieta basada en plantas puede reducir nuestra huella hídrica a la mitad.

Para el Día Mundial del Agua este 22 de marzo, Humane Society International exhorta al público a tener una dieta basada en plantas para ayudar a combatir la escasez de agua alrededor del mundo. La seguridad del agua es uno de los mayores desafíos que enfrenta nuestro planeta, por lo que el Día Mundial del Agua es la oportunidad ideal para afrontar una de las principales causas del uso excesivo del agua: la producción de carne, lácteos y huevo.
A nivel mundial, 2.1 mil millones de personas viven sin agua potable y alrededor de 4 mil millones de personas, casi dos tercios de la población mundial, experimentan una grave insuficiencia de agua durante al menos un mes del año. Según las Naciones Unidas, 700 millones de personas en todo el mundo podrían ser desplazadas por la intensa escasez de agua para el 2030.
Con más de 83 mil millones de animales criados y sacrificados a nivel mundial para la industria alimentaria cada año, la ganadería a nivel industrial perjudica gravemente nuestro medio ambiente. No solo es uno de los principales contribuyentes al cambio climático y la deforestación, sino que también requiere grandes cantidades de agua. Los estudios muestran que un avance hacia una alimentación basada en plantas podría reducir nuestra huella hídrica a la mitad, por lo que al modificar nuestra dieta para reducir o reemplazar la carne, los productos lácteos y el huevo por alternativas a base de plantas que requieren de menos agua, todos podemos ayudar a preservar este recurso en nuestro planeta.
Las 8 razones principales para tener una dieta basada en plantas este Día Mundial del Agua
1. La agricultura y ganadería representan aproximadamente el 70 por ciento del agua utilizada en el mundo hoy en día, y hasta el 92 por ciento del agua dulce, con casi un tercio de ésta destinada a la cría de animales y cultivos para alimentarlos.
2. La mayor parte del volumen total de agua utilizada para la ganadería (98 por ciento) se destina al alimento para los animales. Aproximadamente un tercio de los cereales y el 80 por ciento de la soya del mundo se usa para los animales que criamos para obtener alimentos.
3. La cría intensiva de animales puede causar una grave contaminación del agua, como la eutrofización, una cantidad excesiva de algas en el agua causada por las heces de animales y restos de alimento, lo que a menudo conduce a la pérdida de peces y otros animales acuáticos.
4. En promedio, se necesitan entre 15 mil y 20 mil litros de agua para producir un kilogramo de carne de res, lo que equivale a aproximadamente a 3 mil litros de agua para producir una hamburguesa de carne de res de 200 g, el equivalente a 30 duchas de 5 minutos.
5. El 96 por ciento del pescado que se consume en Europa proviene del cultivo de peces de agua dulce, pero la gran cantidad de excremento y alimento de pescado no consumido que se asienta en el lecho de los estanques constituye el entorno perfecto para la producción del gas de efecto invernadero metano.
6. ¡Una dieta sin carne puede reducir nuestra huella hídrica a la mitad! Los estudios demuestran que una dieta saludable sin carne reduce nuestra huella hídrica hasta en un 55%.
7. La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente señala que las hamburguesas a base de vegetales requieren de 75 a 99 por ciento menos agua; de 93 a 95 por ciento menos tierra; y generan de 87 a 90 por ciento menos emisiones que las hamburguesas de carne de res normales.
8. “Una dieta vegana es probablemente la mejor forma de reducir tu impacto en el planeta Tierra, lo que permite no sólo reducir los gases de efecto invernadero, sino también la acidificación global, la eutrofización, el uso de la tierra y el uso del agua. Es mucho más significativo que reducir tus vuelos o comprar un automóvil eléctrico”, dijo Joseph Poore, de la Universidad de Oxford, quien dirigió el análisis más completo de los daños que la ganadería provoca en el planeta.
Kitty Block, presidenta de HSI, dijo: “Sabiendo que hay miles de millones de personas en todo el mundo luchando para hacer frente a la grave escasez de agua, todos deberíamos de estar buscando reducir nuestra huella hídrica. Una de las maneras más efectivas para poder conservar el agua es reducir o reemplazar la carne y los productos lácteos por una alimentación basada en plantas, lo que es más amigable con el planeta. Las vastas cantidades de agua que emplea la agricultura animal para producir forraje, hidratar a miles de millones de animales, desinfectar equipos de los mataderos y procesar productos de origen animal contribuyen a la escasez de agua en nuestro planeta. Además de los beneficios para la salud humana y el bienestar animal que resultan de eliminar la carne, cuidar los recursos escasos de la tierra es una razón convincente para tener una dieta basada en plantas este Día Mundial del Agua”.

Hay otros beneficios que resultan de reducir o reemplazar la carne y los productos lácteos en nuestra dieta. Numerosos estudios indican que una dieta basada en plantas tiene considerables beneficios para la salud. La Organización Mundial de la Salud estima que la obesidad mundial se ha triplicado desde 1975, con más de 1.9 millones de adultos con sobrepeso y 381 millones de niños con sobrepeso u obesidad. Los estudios muestran que las personas que consumen menos productos de origen animal tienen tasas más bajas de obesidad, de presión arterial elevada, de diabetes, de artritis y de cáncer. Reemplazar la carne, leche y huevo también beneficia a los animales de granja, miles de millones de los cuales pasan toda su vida en jaulas, donde no pueden hacer ejercicio, llevar a cabo sus comportamientos naturales y, a menudo, ni siquiera pueden darse la vuelta por falta de espacio.
Para más información, visita:
http://www.hsi.org/spanish/issues/eating/meatfree_guide/meatfree_meals_guide.html

Deja un comentario