Presentación “Lo que no está escrito” de Rafael Reig

Rafael Reig nació en Cangas de Onís (Asturias) en 1963, vivió en Colombia durante su infancia, y estudió Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Madrid. Dio clases de literatura en Nueva York, donde se doctoró, y en varias universidades norteamericanas. Es profesor de la escuela de creación literaria Hotel Kafka y colabora en diversas publicaciones, tanto en papel como digitales. Con Todo está perdonado ganó el VI Premio Tusquets Editores de Novela en 2010. Es autor de las novelas Sangre a borbotones (2002, Premio de la Crítica de Asturias), Esa oscura gente (1990), Autobiografía de Marilyn Monroe (1992), La fórmula Omega (1998), Guapa de cara (2004) y Hazañas del capitán Carpeto (2005) –algunas de ellas traducidas a varios idiomas–, del exitoso ensayo literario Manual de literatura para caníbales (2006) y de la recopilación de artículos Visto para sentencia (2008). Brillantísima pieza de cámara, Lo que no está escrito es un thriller psicológico en torno a los rencores en la relaciones de pareja, enmarcado en una naturaleza desasosegante, y una trama de terror hábilmente construida a partir de diferentes perspectivas que confirma la versatilidad y la maestría de su autor.

 

Lo que no está escrito
Rafael Reig
Carlos, padre divorciado, recoge a su hijo Jorge de catorce años para pasar un fin de semana de excursión en la sierra y, como por descuido, le deja el manuscrito de
una novela que acaba de terminar a su ex mujer, Carmen. La lectura de ese manuscrito, una novela negra de extorsión y bajos fondos, que Carmen no podrá
soltar en esos dos días, será para ella, sin embargo, muy reveladora de las intenciones de su ex marido. Carlos, a su vez, tiene que superar los problemas de
comunicación con su hijo, un adolescente asustadizo, y también las primeras dificultades de la excursión, que ponen en evidencia sus propias carencias.
Entretanto, crecen los temores de Carmen y su angustia por lo que pueda suceder en la sierra. ¿O es la lectura del manuscrito la que lo provoca? «Al vivir con
alguien, como al escribir, uno se delata», piensa uno de los protagonistas. También al leer, cuando acabamos interpretando lo que no está escrito

 

Algunos comentarios de la prensa sobre la obra de Rafael Reig:

Lo que no está escrito
«Reig acaba de poner en librerías una nueva novela, Lo que no está escrito, donde despliega a la perfección la verdadera intención del escritor de nuestros años de indignación más recientes: el descubrimiento del hecho literario a partir de la intimidad de los personajes. Lo no escrito, pues.»
Mauricio Flores, Milenio
«Intriga y eficaz pulso narrativo distinguen a la nueva obra del autor español.»

Vértigo
Todo está perdonado
«La bomba escrita por Rafael Reig es de las que hacen época… En Todo está perdonado está el Marsé más turbio, el Mendoza más firme, el más inteligente Vázquez Montalbán, diálogos enteros de Chandler o Hammet, policías corruptos, hijos de papá que juegan a la izquierda y la revolución, terroristas, obreros, mercenarios, asesinatos raros y mucho fútbol.»
J.J. Armas Marcelo, Abc Cultural
«Acaso la novela más ambiciosa y compleja del autor… Reig es un escritor imaginativo y brillantísimo, capaz de ofrecer ángulos nuevos e inesperados de lo consabido.»
Ricardo Senabre, El Cultural de El Mundo
«Mucho más que una novela comprometida: una crónica de la España del último medio siglo al compás de las Eurocopas de fútbol; un retrato con trazos muy logrados de la evolución sociológica e ideológica durante los años sesenta y setenta; páginas que rezuman humor, sátira e ironía.»
Íñigo Urrutia, El Diario Vasco

 

FRAGMENTO

Estaba esperando a que Carlos viniera a por el chico para irse al trabajo. Siete años después, las aguas habían vuelto a su cauce y Carmen ya ni recordaba cómo habían llegado tan lejos, hasta la demanda de divorcio, las medidas provisionales y la prohibición de que el padre viera a solas a su hijo. Se le había ido de las manos, se había dejado llevar por la abogada, pero había sabido rectificar. Al final, con el tiempo, habían reconstruido una relación nueva basada en lo único que tenían en común: para los dos lo más importante era el bienestar de Jorge. Carlos siempre sería el padre de su hijo. Puede que hubiera sido el peor de los maridos, pero ahora hasta ella misma reconocía que era un buen padre. No había más que ver a Jorge. Durante la última media hora había ido cuatro veces a hacer pis.
—¿Nervioso?
—¿Yo? Pero qué dices. Es que he bebido demasiado zumo.
Ese viernes no había instituto y su padre se lo llevaba los tres días de acampada, hasta el domingo por la tarde.
—¿De qué tienes miedo? ¿De los lobos?
—Muy graciosa. Es que me parto. Ja, ja y ja. En el Guadarrama no hay lobos, para que lo sepas.
—Siempre hay un lobo —dijo Carmen cuando sonó el telefonillo—. Ese es tu padre, ábrele la puerta.
Al verlos a los dos juntos, se sintió orgullosa. Lo habían hecho bien, las cosas como son. Al principio había sido difícil y el niño sufrió mucho. Sólo tenía siete años. Intentó suicidarse. O quizá sólo estaba pidiendo auxilio, como afirmaba la doctora Cuétara, pero lo hizo sentado en el alféizar de la ventana del salón, con los pies hacia el lado de fuera, desde un quinto piso. Tuvo que visitar a la psicóloga durante quince meses, en la clínica del doctor León. Y había que verle ahora en cambio, un chico alegre de catorce años, casi tan alto como su padre, y feliz, aunque con tendencia a engordar. Lo habían hecho bien, muy bien, por qué no iba a decirlo y a sentirse orgullosa.
—Un momento, se me han olvidado las pilas de repuesto —recordó de pronto.
—Date prisa, mamá, que perdemos el tren.
Volvió de la cocina con las pilas para la linterna y salió al descansillo a despedirlos, dejando la puerta abierta.
—No nos llames —advirtió Carlos—. Estaremos fuera de cobertura. Ya te iremos llamando cuando po-damos.
—¿Y Yolanda? ¿No va con vosotros? —preguntó Carmen.
—Tiene trabajo, no creo que pueda —explicó Carlos.
—Vamos los dos solos —declaró el chico con satisfacción mal disimulada.
Yolanda era la nueva pareja de Carlos. O no tan nueva, porque era su antigua novia, una alumna a la que abandonó cuando conoció a Carmen, igual que dejó el colegio en Los Molinos y empezó a trabajar en el museo.
Carmen sólo la había visto un par de veces, hacía tiempo, y le daba cien patadas: era demasiado joven, casi llamativa, una pazguata. Pero era su vida y Carlos tenía derecho a vivirla como le pareciera. Además, a Jorge se le veía muy contento. Esa mujer era de un pueblo de la sierra y su familia tenía una cabaña en mitad del monte, un antiguo refugio de guarda forestal. Jorge y Carlos iban a acampar una noche en la montaña y luego irían a aquel refugio.
—Ten cuidado con el lobo feroz.
—¿Qué lobo? —preguntó Carlos.
—Es que mamá se cree muy graciosa.
—Cuida a mi hijo, Carlos —no pudo evitar decír-selo.
Le dio un beso a Jorge y los vio descender juntos, el padre y el hijo, encerrados en la caja acristalada del ascensor.
Vistos desde arriba las cabezas parecían dos piedras de río lanzadas hacia el fondo de un pozo, cada uno con su mochila a la espalda.
Ninguno de ellos alzó la vista hacia Carmen. Su hijo comprobaba el cinturón de herramientas, del que colgaban una linterna, una cantimplora, una navaja suiza, una brújula y una soga de cinco metros enrollada.
La puerta de la casa comenzó a cerrarse, debía de haberse dejado alguna ventana abierta. Tuvo que correr para no quedarse encerrada fuera, sin llaves ni móvil, y sin los papeles que necesitaba. Era una enorme puerta blindada que pesaba como un muerto y le golpeó en el codo, pero consiguió entrar.
Entonces fue cuando vio el manuscrito encima de la silla del recibidor. Carlos debía de haberlo dejado allí mientras ella iba a por las pilas. Estaba encuadernado en canutillo y serían poco más de doscientas páginas. Entre la primera y el plástico de la cubierta había una hoja suelta con una nota escrita a mano: «No es ningún compromiso, ya tengo editor (Cosmos). Sólo quiero que tú lo leas. Carlos».
Así que por fin lo había logrado, había escrito la novela de la que siempre hablaba, la que tal vez les había costado a los dos su matrimonio y la que tal vez lograría redimir la vida de Carlos.
Antes de meter el manuscrito en la cartera, sólo tuvo tiempo de mirar un par de páginas al azar y el título: Sobre la mujer muerta.
Acabáramos: otra policiaca. El problema con las policiacas era ya mucho peor que la falta de originalidad: cada vez se vendían menos. Si alguien lo sabía era Carmen, que era subdirectora comercial del grupo Osiris, con ocho sellos editoriales, desde infantil a ensayo, pasando por dos de novela y uno de poesía, Galatea, donde había conseguido que se publicara en 2002 La luz azulada, la obra poética de Carlos Mendoza, entonces su marido. Se vendieron 57 ejemplares. Al fin y al cabo era un libro de poemas y la poesía no se vende, pero da prestigio. Lo peor fue que, aunque se enviaron 110 ejemplares a «prensa y personalidades», sólo apareció una minúscula reseña en un periódico de provincias. Nadie se dio por enterado. Ante un fracaso tan rotundo, se preguntó si la nota de Carlos sería menos amable que rencorosa. Tal vez sólo quería decirle: esta vez no te pido nada, ya me las arreglo por mi cuenta, muchas gracias.
Por la mañana tuvo dos reuniones seguidas y a las dos y media tenía una comida con el jefe de compras de una cadena de supermercados, el poderoso señor Ortigosa. Fueron en el coche de su jefe, el director comercial, Miguel Caturla, con quien Carmen mantenía una relación intermitente que a ambos les parecía muy europea, casi escandinava: higiene sexual sin complicaciones sentimentales; expectativas limitadas y explícitas, cero exigencias; puro nervio, sin gota de grasa.
Así lo veían ellos y así se lo decían el uno al otro.
El día era otoñal, parecía que aún estuvieran en septiembre. Miguel iba de traje gris. Carmen llevaba una blusa de manga corta y un traje sastre de un azul tenue y dubitativo. Dobló la chaqueta con el forro hacia fuera y la dejó en el asiento de atrás. El bolso lo apretaba sobre los muslos, como si quisiera protegerlo o protegerse.
—¿Qué te ha pasado?
—Ah, eso. No es nada. Me di contra una puerta —respondió Carmen contemplando el moratón que le había salido en el antebrazo, casi a la altura del codo.
—Ya. Claro. Contra una puerta, ¿verdad? ¿No es eso lo que siempre dicen las mujeres maltratadas? —bromeó Miguel.
Al salir del coche hacía frío, estaba cambiando el tiempo y volvía a ser noviembre.
Tuvieron que esperar al poderoso señor Ortigosa durante quince minutos. Y total ¿para qué? Sólo quería más descuento, un diez por ciento más. Y tuvieron que dárselo, a pesar de que Carmen dudaba que valiera la pena: el margen en el libro de bolsillo ya era estrecho y ella no creía que el volumen de ventas de Ortigosa compensara el descuento.
—¿Nos tomamos el resto de la tarde libre? —propuso Miguel Caturla.
—Sí, pero por separado.
—De acuerdo. Te llamo el fin de semana.
Así era su relación escandinava, parecida a la visión más favorable que cada uno tenía de sí mismo.
Se despidieron en la puerta de la editorial. En su despacho, Carmen ordenó su mesa y le echó un vistazo al manuscrito. Tenía una dedicatoria: «Para C.M., in memóriam».
Había que ser cabrón. C.M. era ella, por supuesto: Carmen Maldonado. In memóriam, como si estuviera muerta. Pero qué cabrón. ¿Qué había querido decir? ¿Que para él era como si ella ya estuviese muerta? Y el título ¿qué significaba entonces? ¿Acaso era ella la mujer muerta? ¿No sería una amenaza? ¿Una venganza, tantos años después?
Sobre la mujer muerta. Podía entenderse en dos sentidos: acerca de una mujer muerta o por encima de ella, sobre el cadáver de una mujer. ¿Por encima de su cadáver? Qué pedazo de cabrón. Lo acababa de recordar, cuando apretó el interruptor para apagar la luz de su despacho. Eso era lo que ella le había respondido cuando Carlos le pidió que le dejara ver más a menudo a Jorge. «Por encima de mi cadáver, ¿me oyes? ¡Por encima de mi cadáver!»
Hacia el norte, entre los picos de la sierra, se levantaban nubes grises. El viento era frío.
Había metido en la cartera los datos para el informe trimestral, pero ya sabía que no iba a terminar el trabajo. Tenía que leer la maldita novela de Carlos. Cuanto antes. «Quiero que tú la leas», había escrito él. Tú. ¿Por qué ella?

 

 

Yesica Floreshttp://www.elblogdeyes.com
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Deja un comentario

Discover

Latest

ER: Los 10 momentos que casi nos llevaron a la sala de urgencias

Inaugurando los festejos por sus 20 años en Latinoamérica, en julio Warner Channel presentará el regreso de una de las series más icónicas de...

Actívate e incrementa la dosis de la felicidad

• En México más de 28 millones de personas mayores de 12 años reportan haber sufrido depresión . • Las principales causas de la depresión son: problemas...

Victorinox abre inscripciones para su concurso de diseño 2020

Los diez mejores diseños, serán los elegidos para la próxima colección Classic Limited Edition.  Victorinox, marca suiza con...

IZAL ​El fenómeno de la música española llegará a México

IZAL El fenómeno de la música española llegará a México. Estrenan "Copacabana" primer adelanto del nuevo disco     Copacabana es el título que da nombre al nuevo disco...
video

Los Pasos de Papá (Brad’s Status), película protagonizada por Ben Stiller, se estrena en México este 10 de noviembre.

CDMX, Noviembre, 2017. Del director Mike White este viernes 10 de noviembre estrena Los Pasos de Papá (Brad’s Status) cinta que protagoniza...