“Primer año”: el desafío de estudiar medicina

0
131

El competitivo, estresante y sofocante mundo de las universidades de medicina es el tema principal de Primer año (Francia, 2018), el cuarto largometraje del cineasta francés Thomas Lilti, quien hasta hace tres años todavía ejercía su profesión de médico general a la par de su trabajo cinematográfico.

La cinta cuenta la historia de Antoine Verdier (Vincent Lacoste) y Benjamin Sitbon (William Lebghil), dos estudiantes que aspiran a cursar la carrera de medicina en una universidad de París, donde se encuentran con un complejo entramado de intereses y reglas que está muy lejos del compañerismo escolar. Un mundo en el que se privilegia la competencia por encima de la amistad y en el que los protagonistas deberán sortear toda clase de obstáculos emocionales para lograr su objetivo: ser el mejor.

Con más de 340 mil espectadores en Francia durante su semana de estreno, el filme, también escrito por Lilti, aborda de manera crítica y con toques de humor el sistema educativo moderno, que mide el talento de los alumnos únicamente a través de puntuaciones y exámenes. Además, pone sobre la mesa la intransigencia con la que se realizan los procesos de selección para los estudiantes de esta licenciatura. 

De esta manera, Thomas Lilti culmina su trilogía no cronológica sobre las problemáticas sociales, culturales y éticas de la medicina. La primera fue la comedia “Hippocrate” (2014), en la que el realizador reflexiona sobre el papel que juegan los principios éticos de los médicos en los hospitales; la segunda fue la tragicómica “Médecin de campagne” (2016), en la que se expresa la necesidad de formar doctores con vocación humanista.

Primer año, en ese sentido, abarca una temática mucho más amplia. Así lo dijo el propio Lilti en una entrevista: “A diferencia de mis dos películas anteriores, Primer Año no es directamente una película sobre la práctica de la medicina. Lo que me interesa aquí son los jóvenes y cómo el sistema no hace nada para ayudarlos y valorarlos. Quería contar la violencia y el reto que representan estos exámenes que determinan toda una vida”.

Aunque Lilti ha aclarado que sus producciones no son autobiográficas, sí ha admitido en varias ocasiones que experimentó muchas de las cosas a las que se enfrentan sus protagonistas en la pantalla.

Primer año es su película más íntima, pues para hacerla Lilti tuvo que recordar varios episodios que vivió durante su primer año de la carrera, e incluso dijo que visitó nuevamente la universidad para constatar que el ambiente de ahora es mucho más competitivo y violento que el de antes. “Hay demasiados estudiantes, no hay suficientes aulas y no hay suficientes maestros: es una carnicería pedagógica”, comentó.

La cinta, que tiene una duración de 92 minutos y cuya producción estuvo a cargo de 31 Juin Films y Les Filmes du Parc, se rodó en distintos lugares de la capital francesa, principalmente en la facultad de medicina de la Université de Paris-Descartes. Sin duda se trata de un sencillo pero novedoso paseo por París desde los ojos de dos jóvenes acostumbrados al ritmo de las grandes ciudades.

Todos estos recursos, aunados a un conflicto dramático que no da tregua al espectador en ningún momento, hacen que los diálogos de los personajes sobre arterias y mitocondrias sean tan digeribles como sus emociones.

El diario español El País describió a Thomas Lilti como “la prueba palpable de que, en una misma trayectoria, pueden compatibilizarse dos carreras tan exigentes como las de médico de familia y cineasta”. Le Monde, el periódico más importante de Francia y uno de los más reconocidos del mundo, sostiene que la película refleja “la contradicción entre el conocimiento inculcado mecánicamente y la complejidad humana de los estudiantes”. Otro medio francés llamado, Le Figaro Magazine, la calificó como “un largometraje protagonizado por un formidable dúo de actores que mezcla una historia de amistad, una película de iniciación y una virulenta crítica al sistema universitario francés con una admirable delicadeza”.

Del otro lado del Atlántico, su recepción también fue positiva. La revista estadounidense The Hollywood Reporter señaló que, con Primer Año, “el espectador se convierte en una especie de tercer amigo invisible del dúo”.

La película fue seleccionada en festivales de todo el mundo, como el Festival Internacional de Cine de Haugesund 2018 (Noruega), el Festival Internacional de Cine Francés de Helvecia 2018 (Suiza), el Festival de Cine de El Gouna 2018 (Egipto), el France Odeon (Italia), el Festival de Cine Francés del Reino Unido 2018 y el Rendez Vpus With French Cinema de Nueva York 2019 (EU).

Deja un comentario