Pueblos de ensueño en este viaje al corazón de las Rocosas canadienses

0

• Con Rocky Mountaineer, el tren de lujo de la Columbia Británica y Alberta, es posible visitar los pueblos más pintorescos del oeste de Canadá como Quesnel, Jasper, Lake Louise y Banff; dignos de ser retratados por paisajistas.
El recorrido a bordo del tren de lujo Rocky Mountaineer acerca al viajero a los más bellos parajes del oeste canadiense como Quesnel, Jasper, Lake Louise y Banff; pueblos inmersos en el corazón de las Montañas Rocosas que por su encanto son ideales para obtener impresionantes postales de la naturaleza, perfectas para un concurso de fotografía.
Durante este viaje, el pasajero puede tener en un solo trayecto dos niveles de servicio (GoldLeaf Service y SilverLeaf Service), tres temporadas de visita y cuatro rutas de exploración para ser testigo de los asombrosos paisajes que van desde inmensos bosques lluviosos hasta planicies desérticas y continúan hacia vistas alpinas:
1. First Passage to the West
2. Journey through the Clouds
3. Rainforest to Gold Rush
4. Coastal Passage
Los platillos de clase mundial como salmón del pacífico acompañado de un vino Sauvignon Blanc del Valle de Okanagan y la atención de los anfitriones en todo momento, deleitarán tanto al viajero que no querrá bajarse de este cómodo tren, sin embargo, la aventura se extiende a pueblos de ensueño del auténtico oeste canadiense con sitios naturales que van más allá de su imaginación:
Quesnel
Ubicado al norte de la Columbia Británica, el lugar es parada obligatoria de una noche para tener un poco de paz y tranquilidad a lo largo del viaje. La ciudad, originalmente minera, se ha transformado en un tesoro de edificios patrimoniales de la época que convierten a cualquier visitante en amante de la historia de la legendaria Columbia Británica.
Jasper
Pueblo tranquilo ubicado en la provincia de Alberta repleto de vida silvestre, restaurantes y aventura que además, aguarda el Parque Nacional de Jasper con la segunda reserva de cielo oscuro más grande del mundo. Ideal para quienes buscan serenidad antes o después de su viaje en Rocky Mountaineer.

Lake Louise
Este enigmático sitio es un destino imperdible para el viajero ya que conserva uno de los lagos más prístinos y fotografiados del mundo, una pintoresca estación de tren y un ambiente montañoso apacible. Perfecto para practicar senderismo y disfrutar aún más de la naturaleza.
Banff
Inmerso en el corazón de las Rocosas, este atractivo pueblo representa todo aquello que tiene en mente el viajero cuando imagina las montañas del oeste canadiense. Como parte del abanico de atracciones principales se encuentran sus aguas termales conocidas por sus propiedades terapéuticas, un lujoso hotel estilo castillo escocés y el primer parque nacional de Canadá protegido por la UNESCO.
El viajero no debe dejar pasar la oportunidad de conocer estos emblemáticos lugares, asombrarse de la naturaleza y dejarse consentir por el servicio excepcional a bordo del tren turístico de lujo más grande del mundo.

Deja un comentario