¿Se acabó tu contrato de arrendamiento? Esto es lo que debes de tomar en cuenta

0
243

Conoce algunos derechos y obligaciones que te serán de utilidad para definir tu situación contractual que Roomgo te comparte

El final de un contrato de arrendamiento implica varias consideraciones que tienen que ver con el posible aumento de la renta, qué hacer en caso de que quieras renovar contrato, cómo resolver el escabroso tema del depósito, entre otros posibles escenarios.

“Resolver la situación contractual para muchos puede ser complicado, por ello lo recomendable es revisarla con al menos un mes de anticipación, esto les dará tiempo de solucionar algún problema que se pueda presentar o de llegar a acuerdos beneficiosos para ambas partes en su caso”, explicó Catalina Undurraga, country manager para México de Roomgo, la plataforma más grande en línea de flatsharing.

Las siguientes recomendaciones te servirán para estar prevenido una vez que llegue la fecha:

¿Piensas renovar contrato?

Lo primero que debes considerar es si deseas continuar viviendo ahí. Esta decisión puede ser consensuada con el dueño, en caso de que sea conveniente para ambas partes. Si es el caso, al ser renovación, tu derecho es que el siguiente contrato sea al menos por un año y por no más de 3. Sin embargo, tienes la facultad de dar por concluida la relación con el propietario, si es lo que más te conviene.

Contrato indefinido

Otra cosa que puede pasar es que una vez finalizado tu contrato decidas de común acuerdo continuar en el mismo lugar, aunque sin firmar un contrato legal. Esta modalidad mantiene las mismas condiciones legales y es reconocida por el código civil de la Ciudad de México, solamente que el acuerdo es por una temporalidad indefinida. Ambas partes están en facultad de dar por terminado el contrato, siempre y cuando se haga el aviso correspondiente con anticipación.

Renta

Algo que debes revisar si estás considerando permanecer en ese lugar, es el tema de la renta. Es posible que tu casero decida hacer un aumento tomando en cuenta factores como la demanda del inmueble o la inflación anual, pero de acuerdo al código civil de la Ciudad de México, en caso de que exista un ajuste al costo de la renta, este no puede ser mayor al 10%.

Depósito

Está previsto en el contrato que la cantidad que dejas a cuenta como garantía, al inicio del arrendamiento, te sea devuelta una vez que finalice tu contrato. Sin embargo, hay situaciones en las que el propietario puede retenerlo: Si quedan facturas pendientes, si el inmueble se entrega en mal estado o si se hicieron modificaciones al inmueble sin autorización del dueño.

Roomies

En caso de que tengas roomies es probable que tu trato haya sido con el subarrendador, sin embargo eso no significa que no tengas acceso al contrato de arrendamiento original. En caso de que tengas algún problema diferencia o situación por arreglar, puedes solicitar que se te presente el documento para aclararlo directamente con el propietario.

Buscar otro lugar

Si lo que has decidido es terminar tu relación con el propietario y cambiarte de lugar, es recomendable que inicies tu búsqueda con anticipación. Hoy en día en entidades como la Ciudad de México, más del 24% de las viviendas están en renta, por lo que no será complicado que encuentres algo para ti con la ayuda de plataformas de flatsharing como Roomgo.

Deja un comentario