AutosVida y Estilo

Sea Foam, la espuma del mar que llegó a los motores

Pocas cosas pueden ser tan relajantes como sentarse frente al mar, ver el ir y venir de las olas, sentir la brisa húmeda y remojar nuestros pies en la espuma que llega a la orilla. Esa sensación de las burbujas de la espuma marina “chispeando” en los pies es estimulante.

La espuma se genera cuando las olas chocan con el aire y, gracias a los compuestos orgánicos disueltos en el agua marina, se forma una emulsión que atrapa el aire y forma burbujas resistentes. Las burbujas llegan a la playa y se extienden por la arena con el impulso de la ola, brindando una sensación de “agua suave” a quienes están en la orilla. ¿A quién no le gusta esa sensación?

Bueno, para empezar, a los dueños de motores que se ven expuestos a las condiciones salinas del mar. Si bien, la espuma no ayuda a los motores, esa sensación de suavidad y tersura “inspiró” el nombre de un tratamiento para estabilizar el combustible por largos periodos y mantener limpias las partes internas del motor.

El inicio de una aventura

En la década de los años ’30 del siglo XX, Fred Fandrei, un vendedor de la industria petrolera, quería pasar más tiempo pescando que arreglando el motor fuera de borda de su bote, por problemas relacionados con el combustible. Con ayuda de varios expertos de la industria, a quienes conocía bien, desarrollaron una fórmula para evitar que el combustible se deteriorara con el tiempo y ayudara al motor a funcionar mejor.

La fórmula desarrollada, con base de petróleo, se comenzó a hacer muy popular entre sus compañeros de pesca, a quienes Fred se la vendía en botellas de cerveza y frascos. Uno de sus amigos lo llamó para pedirle que le mandara más de ese producto que parecía “espuma de mar” (sea foam). Y de ahí quedó el nombre con el que se comercializa desde entonces: Sea Foam.

Así nació el Tratamiento Multiusos de Sea Foam, que con el tiempo se convirtió en uno de los aditivos más vendidos en Estados Unidos, y fue atrayendo al público apasionado por los vehículos motorizados, así como una opción comprobada para los mecánicos y todo tipo de personas que dependen del funcionamiento y rendimiento de sus motores. La versatilidad del producto es tal que puede usarse en todo tipo de motores de combustión a gasolina o diésel: autos, motocicletas, motores fuera de borda, productos de poder, camiones y equipos industriales, sin ningún problema.

Ante la cada vez mayor demanda de su “espuma de mar”, se creó Sea Foam Sales Company en 1942 para producir y comercializar los productos Sea Foam en los Estados Unidos, ya como marca registrada y con patente de su producto. Su participación y distribución fue creciendo con los años, pero fue hasta 1982 que logró tener una comercialización a nivel nacional.

La expansión a mercados internacionales

En 2004 Sea Foam comenzó a distribuirse también en Canadá como una extensión de la operación, pero fue hasta 2015 que se creó Sea Foam Internacional, con el objetivo de comercializar los productos alrededor del mundo, con la ayuda y soporte de la empresa matriz. Los productos se fueron extendiendo por diversos lugares de Europa; en México se comenzó a partir del 2019 y en China a partir del 2020.

El producto insignia de la empresa sigue siendo el Tratamiento Multiusos para motores, que es un aditivo único y diferente para los motores, ya que es un aditivo multi sistema que puede llegar al sistema de admisión a través del tanque de combustible, o puede agregarse al aceite del motor; y en ambos casos ayudará a eliminar las tres amenazas principales de los motores: fricción, humedad y residuos de carbón.

Aunque Sea Foam tiene relativamente poco tiempo de haber llegado oficialmente a México, tiene una larga historia y tradición entre los entusiastas de los autos y demás vehículos motorizados en Estados Unidos, por los buenos resultados constantes que se obtienen de sus productos. Tan solo en los últimos años, la empresa comercializó más de 100 millones de tratamientos para motor alrededor del mundo y tiene el 70% de participación en el mercado de aditivos multi sistema en Estados Unidos.

Pero desde su inicio el enfoque de la empresa sigue siendo el mismo: ofrecer productos probados de alta calidad, buena reputación y un historial sólido para mantener los vehículos y los motores funcionando al máximo. Todos los ingredientes han sido y son derivados del petróleo, sin químicos ni detergentes agresivos, sino lubricantes e ingredientes de limpieza que no dañan los motores o componentes del sistema de combustible.

Hoy se cuenta, además, con un portafolio de productos para diferentes aplicaciones, pero todos con la calidad y la misión de siempre: ofrecer al público tratamientos diversos para motores y sistemas hidráulicos que ofrezcan protección contra el desgaste, mejoren su funcionamiento y durabilidad, reduzcan el consumo y las emisiones, y ofrezcan un mayor tiempo de disfrute a sus propietarios sin tener que preocuparse por sus vehículos y posibles fallas.

Por: Francisco Dimas, Gerente de Ventas Internacionales de Sea Foam

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar