¿Cómo te puede ayudar un ‘mind coach’?

0
410

 

Cuando escuchamos hablar de un mind coach o entrenador de la mente, solemos pensar en gente de negocios y sobre todo en deportistas de élite. Lo cierto es que el entrenamiento mental ha demostrado ser clave en el deporte profesional, y resulta ya habitual ver que los preparadores físicos se acompañan de preparadores mentales. La importancia de este tipo de entrenadores es todavía más evidente en los llamados “deportes mentales”, como el ajedrez o el poker, o en actividades que no requieren un gran esfuerzo físico pero sí mucha concentración, como en el golf. Hay personas que disponen de esta fortaleza mental por su propia naturaleza, pero cada vez son más los deportistas que recurren a los servicios de un profesional; es el caso del joven prodigio del poker Fedor Holz con el entrenador Elliot Roe o del golfista español Jon Rahm, que cuenta con la ayuda de un ex agente de la policía.

Sin embargo, no solamente los profesionales que trabajan con un alto nivel de concentración y el control de las emociones necesitan un mind coach. Gran parte de la tarea que realizan los coaches tiene que ver con la consecución de objetivos; en el caso de los deportistas pueden ser ganar un torneo o establecer determinada marca, pero todo el mundo puede establecérselos. Nuestros objetivos pueden ser de todo tipo: ahorrar, cuidarse, viajar, ser más felices… Por eso se ha pasado del coaching deportivo a aplicar estos conocimientos a otras áreas, desde llevar una vida más saludable hasta mejorar nuestra relación de pareja. Entrenar la mente sirve para mucho más que para conseguir una medalla.

Otra falsa idea sobre el coaching es que es una especie de terapia psicológica, cuando son cosas totalmente distintas. La principal diferencia es que la psicología o la psiquiatría trabajan el pasado para resolver problemas del presente, mientras que el coaching trabaja los problemas del presente para mejorar el futuro. De ahí la importancia de saber qué queremos lograr y de ponerse objetivos para conseguirlo.

Igual que los deportistas de élite, incluso los que tienen una mente privilegiada, trabajan con un mind coach para poder mejorar, todos deberíamos ser conscientes de que no es malo pedir ayuda. A veces la rutina y el ritmo que llevamos hacen que no nos demos cuenta de los malos hábitos que repetimos constantemente. Nos referimos aquí a respuestas equivocadas que damos a las mismas situaciones una y otra vez sin ser conscientes del error. Estamos rodeados de muchos estímulos que a veces no nos permiten ver la esencia de las cosas ni de nosotros mismos.

Un mind coach te puede ayudar a detectar y corregir esos malos hábitos, y también a centrarte en la esencia de las cosas. Sus servicios sirven para conseguir objetivos concretos pero también para lograr transformaciones más profundas, como aprender a relacionarnos mejor con los demás –sea a nivel personal o profesional- y a sentirnos mejor con nosotros mismos.

Muchas veces la gente que va al gimnasio recurre a un entrenador personal cuando quiere hacer ejercicios específicos o simplemente acelerar resultados, del mismo modo, podemos solicitar los servicios de un mind coach cuando vemos que no somos capaces por nosotros mismos de llevar la vida que queremos llevar o si queremos conseguirlo de una manera más rápida y eficaz.

Entre todos los aspectos en los que te puede ayudar un mind coach, seguramente el más importante sea la concentración. Es muy difícil, y más en los tiempos que corren, ser capaz de poder concentrarse realmente; siempre encontramos una excusa o algo que nos distrae. El mind coach trabaja para que pongamos la atención donde la queremos poner.

El trabajo de un entrenador mental puede entenderse como el de un guía, alguien que nos acompaña en el camino que queremos seguir. A veces no somos conscientes de los éxitos que logramos. El mind coach estará ahí no sólo para recordarnos que debemos seguir los pasos que nos habíamos planteado para lograr nuestro objetivo, sino también para reconocerlos y animarnos cada vez que superemos uno de esos pasos.

No se trata de convertirnos en una especie de robots, de hacernos creer que somos invencibles y podemos con todo. El entrenamiento mental se centra más bien en saber cómo aprovechar lo positivo y gestionar lo negativo lo mejor posible. En la vida es inevitable que nos encontremos con situaciones adversas, decepciones y frustración. Pero si nuestra mente está preparada para enfrentarse a ello y cuenta con las herramientas para salir adelante, nos resultará más fácil superar esos momentos. Los errores son un aprendizaje fundamental y muy valioso; admitirlos y enmendarlos nos servirá para ganar confianza en nosotros mismos y para ser más resolutivos en el futuro.

Podríamos decir que, en resumen, la labor del mind coach consiste en ayudarte a encontrar las herramientas para alcanzar tus objetivos y asegurarse de que los alcanzas. Ahora bien, esta tarea es mucho más compleja de lo que parece, no cualquiera puede hacerlo. Si en el gimnasio no nos conformaríamos con un entrenador personal que no estuviera cualificado, en el entrenamiento mental tampoco debemos caer en modas o simples buenas intenciones. Con el ‘boom’ del coaching ha habido mucha gente que se ha autoproclamado coach sin cumplir ningún requisito para ello. Por ello en México, con el fin de profesionalizar este sector, se ha creado la Asociación Mexicana de Coaching, donde puedes encontrar muchísima información de confianza.

Deja un comentario