Tony Carrera: talento, pasión y disciplina

0
182

• Más de 40 años de experiencia en la industria del estilismo.
• Necesidad, convicción, perseverancia, disciplina y respeto
• La capacitación, un compromiso ético del estilista

Más de 40 años de trayectoria acreditan a Tony Carrera como uno de los peluqueros más importantes y talentosos de México. A pesar de tener el ejemplo de su hermano mayor, quien se dedica a la barbería, Tony no imaginó ejercer esta profesión hasta que se encontró con el salón de Noel Serra.

“En la primera entrevista que tuve con el señor, primera y última, me preguntó: ¿Te gusta esto?, y le dije: No sé, en realidad no sé, nunca he tenido contacto con esto. El señor me dijo: Mira, yo no pago por enseñar. Si quieres venir a aprender, tienes que venir a ayudar en lo que sea necesario. ¿Te parece bien?. Y le contesté: Probemos”

Tony Carrera inició en la época en que los tubos, la laca y el crepé daban paso a los cortes lineales, precisos y con libertad de movimiento. “Antes tardaban cuatro, cinco minutos para realizar los cortes con navaja y se tardaban una hora o más poniendo tubos y metiendo la cabeza al fijador, luego el crepé, luego la laca y les duraba una semana”, relata.

20 años fueron los que Tony trabajó al lado de Noel Serra, uno de los pioneros en peluquería en México. Aquel salón lo vio nacer, crecer y formarse con el ejemplo, bajo la motivación de algún día hacer lo que hacía su maestro.

“Cuando se tiene la convicción de querer hacer algo no hay nada que te desvíe de un objetivo. Se habla mucho de pasión… Hay gente que me viene a pedir trabajo y dice: Esta es mi pasión. Y les digo: Discúlpame, puedes tener pasión, pero no tienes talento. El talento se forja con disciplina y formación”, expresa.

En aquél entonces, Tony madrugaba de lunes a sábado. Llegaba al salón a las 8:30 a.m. y se retiraba alrededor de las 10 de la noche. En ese tiempo aprendió a lavar una cabellera, aplicar ampolletas, enjuagar, secar, peinar y cortar.

“Hasta limpiar un espejo, un tocador refleja mucho que uno quiere hacerlo. Yo le rociaba el agua, le pasaba la toalla, después periódico, luego con la palma de la mano y después el bao. Hoy puedo entender que esa parte de la formación, de esa exigencia que hubo en mí para dejar un espejo bien limpio, trajo después la exigencia de dejar un corte bien realizado o un peinado bien realizado”, recuerda.

Necesidad, convicción, perseverancia, disciplina y respeto son las actitudes que han llevado a Tony Carrera a ser el estilista que es hoy, pero también la capacitación constante. “Mientras yo me dedique a esto, todos los días me voy a actualizar, a capacitar, a mejorar lo que ya he realizado. Y eso tendría que ser un compromiso del estilista, así como parte de la ética”, declara.

“El estilismo actualmente es una moda. Hay un acceso demasiado fácil al estilismo, no hay una certificación, un control de calidad… no existe. Entonces, quien tiene las posibilidades económicas toma un curso de un año y abre un salón”, indica.

Ante este panorama, Tony Carrera aconseja a las nuevas generaciones saber y conocer las diferentes texturas del cabello, empaparse de cultura de belleza: hablar de técnicas y saber quién las creó. Descubrir el mundo inmenso que es el estilismo, vivirlo, sufrirlo y gozarlo.

El encuentro más importante del mundo de la belleza, Expo Belleza Fest, reúne a los profesionales de la industria con proveedores de tecnología, técnicos y tendencias de vanguardia para el cuidado integral. Este evento se llevará a cabo el 3 y 4 de marzo en el World Trade Center de la Ciudad de México.

Deja un comentario