UTERQÜE | SS19 CAMPAIGN

0
84

Del trazo vanguardista de Franz Marc al cine futurista de Kubrick, pasando por la
cultura urbana afroamericana. Uterqüe traza una singular epopeya contemporánea
en su nueva colección primavera/verano 2019, con prendas y accesorios que se
inspiran en diferentes momentos culturales que, de manera independiente
tuvieron como propósito dibujar o imaginar el futuro.
La amalgama de referencias va desde la intuitiva libertad del expresionismo
alemán o el universo colorista del movimiento underground afropunk, hasta la
revolucionaria técnica de estampado milenaria wax o la estética retrofuturista del
cine del siglo pasado. Una colección que reivindica la imaginación, la simbiosis
cultural y la moda como reflejo de un tiempo en que la fusión de estilos marca el
ritmo a las tendencias.
Clásicos que nunca mueren
Trajes de dos piezas con cortes acentuados, trenchs oversizes, y bodys con escotes
en V de aires retrofuturistas con Odisea en el Espacio en el horizonte. También, una
versión minimalista del clásico little black dress convive, esta temporada, con
blazers de sastrería, pantalones palazzo, faldas midi abotonadas y de tubo con
aberturas, y piezas de piel –ponchos, bermudas y el clásico perfecto–. Un conjunto
de propuestas que construyen los distintos armarios de la mujer de hoy.
Patrones fluidos y siluetas rectas y minimalistas se alían con tejidos acharolados,
metálicos e irisados –en un guiño a las esculturas futuristas de la coreana Soo
Sunny–, favoreciendo la caída y dando lugar a prendas que favorecen la
comodidad y la libertad de movimiento, sin renunciar a la sofisticación. Detalles
como encajes, pliegues, tachuelas y volantes llegan para otorgar carácter y
personalidad a las prendas.
Tonos ácidos vs. tonos tierra
La tensión entre pasado y futuro se manifiesta también en una rica paleta de color
que va desde gamas protagonizadas por el granate, el coral y el kakhi –inspirada en
la obra de Franz Marc–, a otras donde prevalecen pantones vibrantes, flúor y
marrones, como alusión a la frescura del afropunk, o diferentes tonos de azules –
cielo, ópalo, índigo y pastel–, como homenaje a las ilustraciones de Charles
Schridde de los años 50 y a su personal visión sobre el futuro. También los colores
tierra, el amarillo, el lima o el verde hierba empiezan a cobrar fuerza con la entrada
de la primavera en prendas que nos transportan al continente africano de las
fotografías de Jehad Nga.
Mix & Match
El juego de estampados está presente en la colección de la mano de microdibujos y
prints de topos, rayas, jacquard, flores o letras en tonos que evocan los interiores
de las casas de mediados del siglo XX. También el estilo étnico está presente en
esta colección a través el uso de telas wax, una técnica de estampado surgida en
Indonesia en el siglo XIX a manos de los africanos reclutados por el ejército
holandés. La firma rinde así homenaje al know how de estas poblaciones, que a día
de hoy siguen cautivando a occidente con su alegres y característicos estampados
repletos de formas y colores.
La piel como complemento
La gama de complementos incluyen bolsos bandolera, clutchs, shopper, macutos,
bolsos caja y carteras confeccionados en piel de alta calidad; con detalles en carey,
estampados de cebra y serpiente, efecto tejus, asas en bambú, y pespuntes a
contraste. El calzado lo protagonizan botines, salones con tacón, botas, bailarinas
atadas a un lado, destalonada o asimétricas, mules y deportivas. En los acabados,
encontramos piel con efecto coco, hebillas metálicas, detalles brillantes, diseños
trenzados y tacones en madera o transparentes.
La piel utilizada es caprina y de vacuno, y procede de las mejores curtidurías de
España e Italia, siguiendo la tradición de la firma en el trabajo de este material.
Completan la colección un conjunto de foulards con diferentes estampados (zigzag,
líneas, cuadros, lentejuelas…), pendientes, pulseras, collares y anillos con
geometrías, flecos y detalles en piedras (nácar o ágata); broches de pedrería, y
cinturones fajín, elásticos y con joyas incrustadas. Además de una colección de
gafas de sol que va desde las clásica aviador o de media luna a metálicas
rectangulares y con montura invisible.
La campaña. Quentin de Briey y Georgina Grenville: el fotógrafo y la modelo
Una de las protagonistas del clan de las supermodelos del clan de los noventa, “la
chica Gucci” de la era de Tom Ford, la top model de los años 90 Georgina Grenville
protagoniza la nueva campaña de Uterqüe tras varios años retirada de los focos y
convertida en madre de tres hijos. En la campaña SS19 de la firma, la modelo posa
ante el objetivo del prestigioso fotógrafo Quentin de Briey con su característica
mirada seductora y fría y ese halo boheme bourgeois a lo Jane Birkin que hicieron
de ella una de las favoritas de la industria.
Oriunda de la ciudad de Durban, en Sudáfrica, Georgina Grenville (1975) empezó
a trabajar como modelo a sus 14 años, momento en que se hizo con el primer
puesto en el concurso Elite ‘Look of the Year’ sudafricano de 1990. Tras un tiempo
trabajando para las pasarelas en Milán, se mudó a Nueva York, donde firmó con la
agencia Next. A partir de ese momento, su rostro pasó a protagonizar campañas de
firmas como Versace, Christian Dior, Valentino o Armani, y portadas de
publicaciones como Vogue, Harper’s Bazaar, Elle o L’Officiel, posando para Steven
Meisel o Mario Testino, entre otros.
Belga de nacimiento, el fotógrafo Quentin de Briey vive actualmente a caballo
entre Barcelona y París. De forma paralela a sus aportaciones al mundo de la moda,
Briey lleva desde sus inicios desarrollando un trabajo personal que se enmarca en
una línea de corte intimista y que, por primera vez ahora, se refleja en un trabajo
para una firma. En la nueva campaña de Uterqüe, Briey captura la esencia de la
colección en el espacio íntimo de una habitación, mostrándonos –como en
sus instantáneas menos comerciales– a una Grenville natural, cercana y
espontánea.
Comenzó su carrera como skater profesional, mundo que rápidamente despertó su
interés en la fotografía y que comenzó a capturar tan pronto como cayó en sus
manos una cámara Nikon. Tras lesionarse gravemente, aparcó el monopatín y se
centró de lleno en la foto. Desde ese momento, ha colaborado publicaciones de
todo el mundo, que incluyen Vogue España, Telegraph Magazine, Metal, El País, I-D
o WSJ. Magazine, retratando a personalidades como Olivia Palermo, Cara
Delevingne, Alicia Keys, Isabelle Hupert o Lara Stone.
Gran parte de su trabajo personal está recogids a modo de diario visual en el libro
The Other day, publicado en 2016 por la prestigiosa editorial Yvon Lambert.

Deja un comentario