Ver el aura de los demás

0
460

Ahora te vamos a proponer una serie de prácticas para ver el aura de los demás. Ten en cuenta que generalmente para ver el aura de los que te rodean primero deberías haber conseguido ver con facilidad tu propia aura, pero no pasa nada por practicar los siguientes ejercicios aunque no tengas dominado el tema.

Los vamos a dividir en dos tipos diferentes: por un lado los que puedes practicar en tu casa con un amigo/a y por otro los que puedes practicar cuando sales todos los días a la calle.

A) Ejercicios para practicar junto a tus amigos/as:

Te proponemos dos tipos, uno sobre un fondo o pantalla blanca que puede ser perfectamente la pared y otro utilizando un foco de luz ambiental para experimentar con diversos colores.
Sobre una pared blanca:

Reúnete con unos amigos a los que le apetezca practicar la visión del aura en una habitación preferentemente blanca, pero si no lo puede ser, al menos procura que el color sea uniforme. Las figuras, manchas, diversos colores tan utilizados en decoración te dificultarán la visión. Podéis reuniros cuantos queráis, obviamente al menos debéis ser dos. Después os sentareis en un lugar que os resulte muy cómodo, un cojín, un sofá o una silla teniendo en cuenta que debéis situaros unos frente a otros a una distancia de 2 a 4 metros. Si quieres realizar realmente el ejercicio sobre una pantalla blanca para facilitaros la visión puedes utilizar una sábana como fondo si tu pared no es del color requerido.

A continuación centra tu mirada en el entrecejo de tu amigo/a y sin dejar de fijar tu mirada en esa parte del cuerpo intenta prestar atención al resto de su cabeza, observa a ver si eres capaz de ver alguna luz o resplandor que le rodea, algún color, alguna banda, … Todo ello formará parte de su campo energético.

Tanto como si has conseguido ver algo como si no, prueba también a intentar verle otras partes del cuerpo. Prueba a verle la mano, como has aprendido en el artículo anterior. O también si quieres puedes ver parte de su contorno fijando tu mirada en uno de sus hombros o en el centro del pecho y la atención en lo que le rodea.

Luz ambiental y diversos colores:

La luz ambiental suele ayudar mucho al principiante ver con más claridad y facilidad el aura. Se entiende por luz ambiental los focos de luz alógena que puedes calibrar dando mayor o menor intensidad a la luz de una habitación, pero también a la luz de las velas por ejemplo.

Prueba a ver a tu compañero/a calibrando la intensidad de esa luz ambiental, para observar cual es la más fácil para vosotros, practicando como te hemos indicado. Seguramente podrás observar como una neblina rodea al cuerpo de tu amigo/a e incluso serás capaz de ver como un resplandor le rodea, quizá incluso puedas ver su color.

Otro experimento también muy divertido y que facilita la visión del aura es jugar con varias bombillas de colores y practicar con cada una de ella el ejercicio de visión como te hemos estado enseñando.
B) Ejercicios para practicar cuando sales a la calle:

Aquí también te proponemos varios ejercicios para que practiques en dos tipos de sitios diferentes: en un espacio abierto y en espacios cerrados.
En espacios abiertos:

Búscate un lugar donde puedas estar sentado y tranquilo y donde sabes que vas a encontrar mucha gente como una estación, un parque, una feria, … Comienza a observar a la gente como te hemos enseñado, obteniendo diversos objetivos: un anciano, un niño corriendo, una pareja paseando, un turista, un vendedor, etc. Verás un resplandor brillante a su alrededor que variará incluso en función de lo que estén haciendo.

En espacios cerrados:

Por ejemplo una cafetería, bar o restaurante; una conferencia; un concierto; etc. Estos lugares son maravillosos para practicar la visión áurica de los demás porque suelen disponer de luces ambiente que te facilitarán el trabajo. Además puedes estar tranquilo por ejemplo en una conferencia o en un concierto y depositar con total tranquilidad tu mirada en algún músico, el director o en el que está dando la conferencia. Seguramente podrás ver con mucha más claridad el resplandor luminoso que en los espacios abiertos.

Deja un comentario