Ya triunfó como compositor, ahora va por su primer largometraje como director Erik Guecha

0
1589

*Tras dirigir teatro y videos musicales, el también actor escribe el guión de unos novios que son felices, hasta que entre ellos se interpone Dios

Ella lo ama. Él la ama. Ambos viven en Zacatecas y son felices hasta que… la religión los separa. Un día ella le dice: “Soy atea”. Y él responde: “Yo soy católico”.
La tormenta de emociones que sucede entre estos personajes es el detonante del guión que actualmente escribe el director Erik Guecha y que se convertirá en su ópera prima en cine. “Me interesa involucrar a mi tierra, Zacatecas, porque ahí hay una tradición en la que cada año se simula durante tres días una guerra de cristianos contra moros. Este conflicto que generan las religiones lo ponemos en este hombre que se entera de que su novia es atea y entonces comienza a dudar y preguntarse qué va a decir su madre, su familia. Es un conflicto que genera mucho movimiento en los seres humanos”.
Mientras termina la escritura de este guión, Guecha se concentra y especializa en la labor de dirección con obras de teatro, comerciales, videoclips y cortometrajes.
“El objetivo final es levantar el proyecto de la película pero el trabajo de director es una pasión que también he desarrollado en otras áreas”, dice al referirse, por ejemplo, al trabajo que hizo con el video del primer sencillo de la cantante Damiana Villa.
“Con Damiana trabajamos desde la escritura del guión. Lo hicimos con un equipo muy pequeño pero con grandes resultados”.
La ventaja de Erik al momento de hacerse cargo de los videoclips es que su primera formación fue de músico. Egresado del Conservatorio Nacional de Música, sus primeros logros los consiguió como compositor: sus temas fueron grabados por Irán Castillo, Flavio César, Límite y Kalimba.
No contento con su éxito en la música, ingresó al Centro de Educación Artística de Televisa. “Ahí me desarrollo como actor y trabajé en varias telenovelas, incluyendo ‘La fea más bella’, que fue la más popular”.
De manera natural, su inquietud por conocer el proceso creativo detrás de escena lo ha llevado a involucrarse en la dirección de escena. “Una de las primeras cosas que me dijeron es que un director se tiene que dividir en cuatro partes: un 25% tiene que ser de un loco creativo, otro 25% de un general de infantería para imponer disciplina, otro 25% de actitud paternal para consentir a los actores y una última parte de maestro para enseñar y aprender al mismo tiempo”.
Con esta filosofía, Erik Guecha emprendió hace un año el proyecto de “Prohibido cazar”, obra de teatro en la que dirigió a Laura Luz y a Lolita Cortés y que formó parte de una de las temporadas de Teatro en corto.
“Es una obra que escribió Valentín Torres y en la que descubrí que el teatro es muy nutritivo”, dice. Sin embargo, tiene muy claro que su objetivo final es ponerse detrás de cámara en un largometraje y en ese camino ya avanzó con un primer corto titulado “Aquí en privado”.
“Escribí la historia de este guión acerca de lo que sucede actualmente con todo lo que grabamos con el teléfono celular, en particular ese material comprometedor que a veces compartimos con nuestras parejas”.
En este su primer cortometraje como director, Erik explora qué pasa cuando esa pareja rompe y entonces cada uno se queda con el material comprometedor del otro. “Y empiezan los chantajes en los que si no cumples lo que el otro te pide, entonces puede publicar tus fotos y videos”.
Antes de la película, el novel director planea realizar un segundo cortometraje después del cual estará listo para la aventura que él llama “la pasión más grande de mi vida”.

Leave a Reply