El 30 de Marzo se celebra el Día del Lápiz, una de las herramientas más importantes del mundo

0
872

Faber-Castell, una de las marcas pioneras en su descubrimiento y uso.

El 30 de marzo, Día del Lápiz, se celebra a una herramienta imprescindible, incluso en la era digital. Incluso en su día especial, millones de personas utilizarán uno sin especialmente pensarlo. Lo usarán, lo dejarán, lo buscarán, lo encontrarán, lo rodarán entre sus dedos y tal vez incluso lo masticarán. Eso es porque el lápiz es parte normal de la vida cotidiana.

El 30 de marzo es el Día Nacional del Lápiz; una ocasión para reflexionar sobre un objeto cotidiano que sigue siendo la herramienta básica indispensable de la comunicación humana, la creatividad y el aprendizaje a pesar de todos nuestros avances técnicos, digitales y virtuales. El Diccionario de Inglés de Oxford define un lápiz como “Un instrumento para escribir o dibujar, que consiste en una varilla delgada de grafito o una sustancia similar encerrado en una pieza de madera larga o fija en una caja cilíndrica”. Millones de ellos se venden alrededor del mundo cada año.

Pequeñas notas, grandes obras
Los niños en la escuela usan lápices para escribir sus primeras letras y más tarde sus primeras cartas de amor. Se utilizan para diseñar casas y colecciones de moda, anotar noticias y escribir novelas de gran éxito. Se dice que el autor del Premio Nobel de Literatura John Steinbeck utilizó hasta 60 lápices diferentes al día y gastó nada menos que 300 escribiendo su novela Al Este del Edén.
Desde que se desarrolló por primera vez, en el siglo XVI, el lápiz “de plomo”, llamado así porque el brillante grafito que contenía fue confundido con mineral de plomo, ha inspirado a innumerables artistas una y otra vez, convirtiéndolos en fans de este utensilio aparentemente mundano. Vincent van Gogh, por ejemplo, el hombre que allanó el camino para la pintura moderna, insistió en utilizar únicamente lápices Faber (ahora Faber-Castell). Y la leyenda dice que la primera palabra del precoz artista Pablo Picasso fue “piz”: una abreviatura infantil de “lápiz”. Tras el ataque de los terroristas islamistas a las oficinas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo en enero de 2015, se hizo evidente cuán estrechamente está asociado el instrumento de madera, que suele medir 17 centímetros de largo y 7 milímetros de grosor, con la creatividad humana: Miles de carteles, portadas y medios de comunicación social portaban imágenes de lápices – a veces rotos, pero siempre orgullosos – como el símbolo universal de la libertad de expresión artística y la palabra escrita.

Pionero productor de lápices: Lothar von Faber
Una varita mágica para todos, un “dispositivo para zares y carpinteros”: el lápiz fue capaz de conquistar el mundo en el siglo pasado gracias principalmente al espíritu pionero técnico y comercial de un empresario alemán: Lothar von Faber (1817-1896), que convirtió su negocio familiar en Spitzgarten, Baviera, en una marca global, haciendo que el instrumento de escritura sea accesible a la gente de todas las naciones y todas las partes de la sociedad.
Cuando von Faber, a la edad de 22 años, se hizo cargo de la empresa familiar en la cuarta generación, los mejores lápices -una mercancía cara y rara- se fabricaban todavía en el extranjero, mientras que los de la zona de Núremberg eran considerados de calidad inferior. Eso estaba a punto de cambiar con la ayuda de mejoras cualitativas decisivas, a través de la apertura de la producción internacional y los canales de ventas y el desarrollo de una marca con una excelente reputación.
Por ejemplo, Lothar von Faber mejoró las propiedades de la mina del lápiz. Desde entonces, el grafito molido se ha mezclado con arcilla, dándole la forma. Eso permitió que los lápices se hicieran en diversos grados de dureza por primera vez, que permitió crear todo de un amplio rango de trazos desde una línea de precisión ultra-fina a una marca gruesa. El visionario francón también modernizó las líneas de producción de su fábrica y descubrió y aseguró los mejores recursos de materia prima mundial en ese momento.
Al combinar el grafito de Siberia y la madera de cedro de Florida, fue capaz de perfeccionar los legendarios lápices “Polygrades” indelebles, y poco después presentó sus instrumentos de escritura hexagonales, cuya nueva forma, entonces revolucionaria, proporcionó el prototipo para los lápices que embellecen casi todos nuestros escritorios actualmente; creando así los primeros instrumentos de escritura de marca, adornados con la inscripción de dorada “A. W Faber”. Von Faber creó una red de distribución con oficinas en Nueva York, Londres, París, Viena y San Petersburgo. Eventualmente, incluso se extendió hasta Medio Oriente y China. Fue igualmente tenaz en la ampliación de su cartera de productos, complementando sus lápices con utensilios de escritura, de artista y para la oficina de todo tipo.

“Escribiendo la historia” no sólo en tinta
Von Faber fue también un líder pionero. Su fuerza de trabajo cada vez mayor, hasta el cambio de siglo el sitio en Stein era el más grande de su clase, empleando a cerca de mil personas, ofreció pago regular y la seguridad social mucho antes de que éstos se hubieran consagrado legalmente en Alemania. Lothar von Faber fundó un sistema de seguros de salud de la empresa, el “Lebensversicherungs-Bank”, estableció instalaciones educativas y deportivas y, una vez más, adelantado a su tiempo, presionó por una Europa unificada.
Los principios rectores de Lothar von Faber han permanecido modernos hasta nuestros días, no sólo con respecto a Europa. Hoy en día, la responsabilidad laboral, social y medioambiental es parte tanto del ADN de Faber-Castell como de su pasión por el desarrollo técnico y económico. Con una producción de lápices de alrededor de dos mil millones por año, la empresa es el mayor fabricante de lápices en el mundo.
Y como siempre lo ha hecho, continúa cautivando mentes creativas, artísticas y no convencionales. Así, el clásico Castell 9000 verde inspiró al artista de efectos especiales Carlo Rambaldi para esbozar el extraterrestre extravagante que conmovió a millones de cinéfilos hasta las lágrimas viendo la película E.T. También incitó a Günter Grass, ganador del Premio Nobel de Literatura Alemana, a crear una acuarela de un sostén de lápiz. El actual “club de fans” incluye artistas como el arquitecto británico Sir Norman Foster, el pintor alemán Neo Rauch y el zar de la moda Karl Lagerfeld, quien diseñó la espléndida “Karlbox” para Faber-Castell, efectivamente una versión de alta costura de un conjunto de escritura.

200 años de Lothar von Faber
Nombres famosos y grandes diseños serán el escenario central en el castillo de Faber-Castell este verano, cuando Lothar von Faber sea honrado y conmemorado en el 200 aniversario de su nacimiento el 12 de junio. Una exposición especial y numerosas charlas analizarán la vida y obra de este destacado emprendedor, mientras que una edición limitada del histórico modelo “Polygrades” celebrará el lápiz como un fenómeno que vive no sólo un día al año, sino 365. Un objeto cotidiano con una historia que es cualquier cosa menos cotidiana.

Los valiosos lápices “Polygrades” de 1847 ya estaban disponibles en diferentes grados de dureza y se vendían en envases exclusivos. Copyright: Faber-Castell

Pionero del lápiz: Lothar von Faber (1817-1896) aseguró desde el principio que sus lápices fueran de excelente calidad. Al agregar la inscripción “A.W. Faber “, creó el primer lápiz de marca. También es considerado el hombre que allanó el camino para la legislación de protección de marcas de Alemania.
Copyright: Faber-Castell

Lothar von Faber es visto como el inventor del lápiz hexagonal – hecho de esta manera para que ya no resbalara de las mesas. El clásico Castell 9000 verde fue introducido por el conde Alexander von Faber-Castell en 1905. Todavía está disponible en 16 grados diferentes de la dureza. A lo largo de sus 112 años de historia ha inspirado a muchos artistas, entre ellos Joseph Beuys y Günter Grass.
Producto: Castell 9000, Faber-Castell. Copyright: Faber-Castell

El Grig 2001 plateado, triangular, con su zona característica de agarre con puntos negros en relieve, revolucionó el mundo del lápiz y se talló una reputación internacional. Este multi-premiado clásico ahora forma parte de una extensa gama de productos.
Producto: Grip 2011, Faber-Castell. Copyright: Faber-Castell

La simplicidad del lujo: El Lápiz Perfecto de la gama Graf von Faber-Castell, con un extensor, afilador y un borrador incorporados, proporciona así todo lo necesario para escribir, dibujar o tomar notas.
Producto: “Lápiz Perfecto”, Colección Graf von Faber-Castell. Copyright: Faber-Castell

Sobre Faber-Castell
Fundada en 1761, Faber-Castell pertenece a una de las empresas industriales más antiguas de todo el mundo, que lleva ocho generaciones en manos de la misma familia. Hoy en día estamos representados en más de 120 países y contamos con 16 plantas de producción y 19 sociedades distribuidoras en todo el mundo. Faber-Castell es una de las empresas líderes a escala internacional respecto a productos de alta calidad para escribir, dibujar y diseñar de forma creativa, así como uno de los fabricantes más importante. www.faber-castell.com.mx
https://www.facebook.com/FaberCastellMexico/

Leave a Reply