Llega Sylvia Pasquel al “Teatro 11 de julio” con la obra que le enseñó a ser mejor persona: No seré feliz, pero tengo marido

0
88

Luego de tres años de gira con esta pieza, la actriz cuenta que ha aprendido una mejor forma de amar y relacionarse con las personas

Hace tres años que Sylvia Pasquel se “casó” con un muñeco de tamaño real. Desde entonces, ha sido la relación que más cosas le ha enseñado sobre el amor: “He aprendido que la primera a la que debo jurar fidelidad y amor eterno es a mí misma”.
En 2014, Pasquel estrenó el monólogo de stand up llamado “No seré feliz pero tengo marido”, en el que comparte escenario con un muppet que representa al personaje de su marido (se llama Jorgito) pero también a todos los hombres que están entre el público.
Luego de tres años de una gira por estados de la República en la que ha llenado foros del tamaño del Teatro Diana de Guadalajara con capacidad para dos mil espectadores, la actriz trae esta obra a la ciudad de México para presentarse en el Teatro 11 de julio, ubicado en Dr. Vertiz 668, casi esquina con Xola, a partir de la primera semana de julio.
Escrita por Viviana Gómez Thorpe, la obra comienza cuando Jorgito le informa a Vivi que después de 25 años de casados ha decidido separarse para irse a vivir con una mujer más joven.
“A partir de ahí –cuenta Pasquel –la obra es muy chispeante, muy burbujeante y veloz. La gente se identifica con todas las anécdotas afortunadas y desafortunadas que va contando Vivi pero también identifica la vida de personas a su alrededor, del tío, el compadre, el hermano que han pasado por situaciones similares”.
El texto, escrito en tono de comedia, resulta tan poderoso que efectivamente ha alcanzado a tocar la vida no sólo del público sino de la propia actriz.
“A lo largo de estos tres años he aprendido que debo poner límites a mis cariños y a mis afectos. Antes de esto, yo era una persona demasiado buena, demasiado generosa. Y no hablo sólo de relaciones de pareja, también de hermana, de madre-hija, con los nietos, los empleados, con todos”.
Cuando se planteó la posibilidad de montarla en 2014, Pasquel convenció a la directora Claudia Ríos de que a la obra le faltaba una escena final, un momento que permitiera una reflexión sobre el sentido profundo del monólogo y que ella identifica así: “La primera con la que debes casarte es contigo misma”.
Juntas, Ríos y Pasquel agregaron una emotiva escena que mueve al público a entender que las equivocaciones que cometemos al estar casados sólo podemos comprenderlas cuando hay una separación.
El aplauso que ha generado ese final en todas las ciudades donde se ha presentado muestra el tino de actriz y directora pero también es signo de un peculiaridad.
“Curiosamente, aunque está contada desde el punto de vista de Vivi, los primeros que se paran a aplaudir son los hombres, porque no es una obra sólamente para mujeres, es para la pareja”.
El secreto del éxito entre los hombres es Jorgito, el muñeco de tamaño natural que Pasquel manipula en diferentes escenas y hace que, por ejemplo, se ponga a bailar música disco.
“Amo al muñequito porque también me hace aprender mucho y a veces hace cosas que me sorprenden”, cuenta Pasquel entusiasmada por la “vida” que adquiere el muppet en escena.
“Claro que yo lo manejo pero bajo mi mano, bajo mi voz y con mi cuerpo, él se expresa y representa a los hombres que están en las butacas. Puedes jurar que adquiere vida”.
“No seré feliz pero tengo marido” se presentará cinco fines de semana a partir del primero de julio. En septiembre volverá a emprender gira por la República para seguirse enriqueciendo con un aprendizaje que también es histriónico. “Como está en formato de stand up, me da la oportunidad de improvisar, crear dinámica con el público y aprovechar la facilidad que tengo para pasar de la comedia al drama”.
Esa habilidad de Pasquel también es notoria por las reacciones del público, al que entre risa y risa, le caen muchos veintes de reflexiones profundas.
De entre ellas, quizá la más importante sea la de que la vida no termina cuando termina una relación, sino que es una oportunidad que la vida nos da para retomar nuestros sueños, nuestras ilusiones y decidirnos a ser felices.
“En una frase, mejorar como persona, tal y como me ha sucedido a mí con esta obra”, confiesa Pasquel.

Leave a Reply