Cómo acabar con el miedo a lavar la ropa nueva y de color

0
207
  • Tres de cada cuatro personas sufren de la ansiedad del primer lavado.
  • El 70% del clóset promedio está compuesto de ropa oscura por temor a las manchas y las lavadas constantes.

Comprar ropa y armar el outfit para una ocasión especial es algo que le gusta a muchas personas, pero después del primer uso llega el momento más incómodo: ¿lavar o no lavar?. A esa sensación de duda se le conoce como la ansiedad del primer lavado y afecta al 75% de la población, según diversos estudios.

La ansiedad la produce el miedo a que las prendas sufran daños en la lavadora, especialmente si son costosas. Si son de color, 40% de los encuestados reconocen que los paraliza el temor a que se destiñan rápidamente.

Para acabar con la ansiedad y que la ropa siga luciendo como nueva después de lavarla, los expertos de Ariel Revitacolor® comparten varios consejos que debes seguir antes, durante y después del proceso de lavado. 

Separar adecuadamente la ropa

Más que un consejo, es un mandamiento. En México casi todo el mundo separa la ropa, no es un problema común, pero siempre es fundamental recordar la importancia de lavar por separado las ropas según su color, su tipo de tela y no juntarla con ropa interior. 

Llenar la lavadora

No solo se gasta menos agua y se hace un uso más eficiente de la lavadora, sino que con una carga llena, las prendas están juntas y quedan menos expuesta al desgaste del lavado.

Elegir un buen detergente

Para proteger los colores de tus prendas hay que elegir un detergente especial para la ropa de color. Ariel Revitacolor® tiene una fórmula especializada que abrillanta los colores y limpia profundamente sin dañarlos.

Utilizar el ciclo rápido

Mientras menos tiempo pase la ropa dando vueltas en agua, mejor se conservarán las fibras, por lo que es mejor utilizar el ciclo rápido. Aunque muchos creen que el ciclo rápido no lava igual, detergentes como Ariel Revitacolor® se disuelven rápidamente y ofrecen el mismo resultado que un ciclo normal, además de que se gasta menos agua.

Secar con poco sol

La primera regla es no utilizar la secadora si la prenda así lo indica y la segunda es no dejar la ropa por muchas horas bajo el sol. Mejor que sea unas pocas horas de sol matutino y después que se terminen de secar a la sombra para no dañar las fibras.

Otro dato relevante que descubrió Ariel, es que la mayoría de las personas compra ropa oscura por temor a las manchas y a tener que lavar la ropa. Estas indicaciones podrán acabar de una vez por todas con la ansiedad de la primera lavada y el miedo a que las prendas pierdan sus colores.

Deja un comentario