Viajes

Jalisco es tierra sagrada de humedales

Desde hace muchos años, los viajeros aman las hermosas playas de México, pero muchos desconocen las múltiples joyas acuáticas que se esconden a lo largo del país. Uno de estos sitios mágicos son los humedales y Jalisco puede presumir de tener más de una docena de ellos. 

Por ellos las tierras jaliscienses son consideradas destinos sagrados, el lugar perfecto para quienes aman el contacto con la naturaleza, el avistamiento de aves, los deportes acuáticos como la pesca, entre otras actividades.

Actualmente en México existen 144 sitios Ramsar (áreas naturales protegidas) que abarcan una superficie de más de ocho millones y medio de hectáreas. En Jalisco hay 13 de estos sitios (más de 156 mil hectáreas) distribuidos a los largo y ancho del estado, así que no hay pretexto para conocer estos tesoros acuáticos. 

Algunos de estos destinos naturales son la Laguna de Zapotlán, ubicada al sur del estado, entre los municipios de Gómez Farias y de Zapotlán el Grande. En esta laguna viven casi 50 especies de aves acuáticas y 10 de peces, lo que la hace ideal para pasar un día increíble de descanso y relajación. 

Otro humedal de gran relevancia es la Laguna de Sayula, que se encuentra dentro de la llamada Cuenca Zacoalco–Sayula y donde se han identificado 170 sitios históricos prehispánicos y de interés arqueológico. Así que, además de los bellos paisajes naturales que brinda este sitio, este lugar es perfecto para los amantes de la historia y la arqueología.  

La lista continúa con la Laguna de Atotonilco, localizada en el centro del estado. Este humedal es de los más importantes para las aves acuáticas migratorias, ya que aquí viven más de 100 especies aladas, además de peces, anfibios, reptiles y mamíferos en peligro de extinción o que necesitan protección especial. 

Este sitio es perfecto para caminatas, canotaje, deporte de vela, rapel, pesca artesanal y observación de aves. Por si fuera poco, la vegetación de Tule (Typha) es aprovechada por los habitantes para elaborar artesanías. 

En el Estero El Chorro habitan más de 50 especies de aves acuáticas residentes y migratorias, además de una gran variedad de peces, mamíferos y reptiles (algunos de ellos amenazados o en peligro de extinción). Aunque no es tan grande como otros humedales del estado, es visitado por muchas personas que aman el birding y los paseos en lancha. 

Si de humedales se trata, el Lago de Chapala es uno de los máximos referentes de Jalisco y de todo México. Es considerado el lago más grande del país, debido a su extensión de más de 114 mil hectáreas, en las que todas y todos los visitantes pueden descansar y pasar momentos únicos y especiales con amigos, familia o en pareja.

Su enorme tamaño hace que sus aguas la compartan varios pueblos de los estados de Jalisco y Michoacán. Entre ellos está Chapala, donde destaca el precioso malecón que brinda una vista maravillosa de la espectacular sierra que rodea las orillas de este lago. Otro gran atractivo es el Mercado de Artesanías, donde se mezclan infinidad de colores, texturas y piezas típicas provenientes de distintas regiones del país.

También hay paseos en lancha, aguas termales, comida típica y un clima envidiable.

Un humedal es una zona de tierras generalmente plana donde el suelo se cubre de agua de forma estacional o permanente. Puede ser agua dulce, salada o salobre (más salada que la de ríos y lagos, pero menos que la de los océanos). Existen 6 tipos principales de humedales: Marinos, Estuarinos, Lacustres, Palustres, Ribereños y Artificiales, como son los criaderos de peces para venta.

Estos sitios, además de su impresionante belleza, tienen una relevancia muy importante a nivel nacional y mundial, ya que están entre los ecosistemas más diversos y productivos del planeta. Son refugio y hábitat de una infinidad de especies de flora y fauna, pero sobre todo, captan el agua de lluvia, filtran acuíferos, absorben sustancias tóxicas y contaminantes, además proveen de humedad al ambiente.

Además, regulan el flujo de ríos, reducen el embate de las tormentas, son barreras naturales contra huracanes, brindan protección contra inundaciones y maremotos, detienen  la erosión de las líneas costeras 

y contribuyen a mitigar y adaptarse al cambio climático.

Por estas y más razones, los humedales son indispensables para mantener en perfecto equilibrio los mantos acuíferos del estado y el país, por eso son un destino natural que todos deben conocer.  

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Discover more from Style by ShockVisual

Subscribe now to keep reading and get access to the full archive.

Continue reading