Rendimiento: 4 piezas (500 g)
Tiempo de preparación: 40 minutos
Caducidad: 6 meses
Ahorro: 30% con respecto al producto comercial
Ingredientes:
• 1/4 de taza de agua purificada
• 1/2 taza de azúcar moreno (estándar)
• 2 cucharadas de piloncillo rallado
• 2 cucharadas de miel de maíz
• 2 tazas de cacahuates frescos y sin cascarillas
• 50 g de margarina

Utensilios:
• bolsa de plástico
• cacerola de 2.5 litros
• molde de vidrio refractario
• papel celofán

Procedimiento:
1. En la cacerola vierta el agua y agregue el azúcar, el piloncillo y la miel de maíz. Póngala a fuego alto y agite con una cuchara para que se disuelva todo formando un jarabe.
2. Cuando alcance el punto de quebrado grande (vea “Puntos de cocción del azúcar” en el vínculo “Procedimientos y técnicas”), añada los cacahuates y la mantequilla (reserve una cucharadita para engrasar). Revuelva para que todo el cacahuate se bañe con el jarabe y retire del fuego.
3. Vacíe la mezcla sobre el molde engrasado, acomódela y compáctela un poco con una palita de plástico. Corte rectángulos con un cuchillo húmedo y deje enfriar.

Conservación:
Envuelva cada una de las palanquetas con papel celofán y guárdelas dentro de una bolsa de plástico que quede perfectamente cerrada.

Recomendaciones:
• No mantenga demasiado tiempo la mezcla de cacahuates con jarabe al fuego porque pueden comenzar a quemarse, lo que dará sabor poco agradable a la palanqueta.
• Tenga mucho cuidado al preparar el caramelo porque el jarabe puede alcanzar temperaturas verdaderamente altas (por encima de los 140° C) y, debido a su viscosidad, tarda mucho tiempo en enfriarse, por lo que una quemadura resultaría muy seria.
• Pruebe diferentes semillas o cereales para hacer la palanqueta, como nueces, almendras, semillas de girasol o incluso palomitas de maíz