Aceitunas españolas, el alma de Carapelli

0
84

(segunda parte)

VARIEDADES DE ACEITUNA EN ESPAÑA

Como sabes, los maestros de Carapelli recorren el mundo visitando multitud de almazaras y realizando miles de catas para garantizar que puedas saborear el aceite de más alta calidad y con el mejor sabor. Entre esas visitas destaca España, máximo productor por delante de Italia. Pero ¿qué variedades de aceitunas destacan en España?

Arbequina: este tipo de aceituna ofrece un aceite delicado y ligeramente dulce y afrutado. Dependiendo del tiempo de cultivo su sabor puede variar y ofrecer notas verdes. Más afrutada y balanceada en su cosecha temprana.

Hojiblanca: muy apreciado sobre todo por su ligero sabor dulce al inicio. Combina con la amargura y el agradable sabor picante de frutas verdes. Y deja un regusto a almendras.

Picual: es una aceituna compleja. Su sabor característico de higuera solo aparece cuando las frutas maduran. Tiene un toque amargo y picante al final, así como un intenso aroma. Su intensidad y persistencia es mayor en una cosecha temprana.

Cornicabra: traslada al paladar un aroma y sabor a frutas maduras, picante y con toques frescos y ligeramente amargos.

Picudo: deja un regusto final a almendra tras su sabor afrutado y fresco, con nota a manzana y un aroma más dulce. Córdoba es el lugar en el que crece esta variedad.

Verdial: el aceite que se extrae de esta aceituna resulta ligero de amargor y picante, pero sí afrutado y dulce.

Manzanilla: también se conoce a esta variedad como ‘cacereña’. Su aceite tiene aroma a hierba y frutos maduros, siendo su sabor picante y amargo. En definitiva, un aceite con mucho cuerpo.

ACEITUNAS MÁS ALLÁ DE ITALIA Y ESPAÑA

La cuenca del Mediterráneo se alza en el mapa como la cuna que mece y protege los admirados olivos. En todos sus territorios, en menor o mayor cantidad, crecen estos árboles que han sido símbolo importante para muchas culturas.

Por ejemplo, en la mitología de la Grecia Clásica, la diosa Atenea fue quien hizo germinar el primer olivo en Atenas. En el país heleno, este árbol ha simbolizado la paz, la prosperidad, la resurrección y la esperanza. Y es que ellos promovieron en gran medida el aceite de oliva a partir de sus variedades de aceituna. Por ejemplo: koroneiki, tsunati, mastoidis o athinolia.

No olvidemos países como Portugal o Túnez, que también son importantes productores y cuentan con sus variedades típicas de olivas.

Deja un comentario