salud

Cómo aliviar las rozaduras que hacen los zapatos

Ya sea por un par nuevo que nos encanta pero nos lastima, o por esos zapatos viejos que ya nos han hecho más de una herida, las rozaduras son un mal común entre nosotras. Pero no te preocupes, que hoy te traigo algunos trucos para aliviar esas molestias y poder seguir luciendo tus zapatos favoritos sin dolor.

Elegir el calzado adecuado

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no todos los zapatos son iguales, y no todos nos van a sentar bien. Es importante elegir un calzado que se ajuste bien a nuestro pie, sin apretar demasiado ni quedar demasiado suelto. Si los zapatos son nuevos, es recomendable usarlos en casa durante un rato para que se vayan adaptando a nuestra forma de caminar y evitar rozaduras futuras.

Usar calcetines adecuados

Otro factor importante a tener en cuenta son los calcetines que utilizamos. Es recomendable usar calcetines de algodón o de materiales que permitan la transpiración del pie, para evitar la acumulación de humedad y reducir la fricción con el zapato. También existen calcetines especiales con refuerzos en las zonas más propensas a las rozaduras, como el talón y los dedos, que pueden ser de gran ayuda.

Proteger las zonas sensibles

Si ya tienes una rozadura y necesitas alivio inmediato, puedes proteger la zona afectada con apósitos especiales para rozaduras o con cintas adhesivas que eviten el roce directo con el zapato. También puedes aplicar un poco de vaselina o crema hidratante en la zona afectada para reducir la fricción y aliviar la molestia.

Dar descanso a tus pies

A veces, la mejor forma de aliviar las rozaduras es simplemente darle un descanso a tus pies. Si sientes que tus zapatos te están lastimando, no dudes en quitártelos por un rato y dejar que tus pies respiren. Puedes aprovechar para darles un masaje suave o sumergirlos en agua tibia con sal para aliviar la inflamación y reducir el dolor.

No olvides cuidar tus pies

Por último, recuerda que es importante cuidar tus pies para prevenir futuras rozaduras. Mantén tus pies limpios y secos, corta tus uñas de forma adecuada para evitar lesiones, y utiliza cremas hidratantes para mantener la piel suave y flexible. También es recomendable alternar el uso de tus zapatos para no sobrecargar siempre las mismas zonas de tus pies. ¡Cuida tus pies y ellos te lo agradecerán!

author avatar
Yesica Flores
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar