Los aperitivos

0
415

El aperitivo sirve para abrir el apetito justo antes de una comida, generalmente el almuerzo. Sin embargo, en algunas ocasiones, lo que debería ser sólo un estimulador, acaba saciando por exceso de abundancia. En un aperitivo podemos encontrar alimentos muy variados, desde quesos, embutidos o mariscos, hasta montados y todo tipo de tapas. Uno de los reyes es el snack, considerado con frecuencia como comida basura, por su poco valor nutricional y, en general, alta aportación calórica. Por ser alimentos que se pueden comer en pequeñas porciones y presentarse en platos donde acuden todos los comensales, comer de aperitivos se le suele llamar popularmente, picar.¿Cómo es un buen aperitivo?
La materia prima
Igual que en el resto de la comida, siempre buscamos la máxima calidad en todos los productos que servimos. Además, a la hora de preparar un aperitivo hemos de encontrar un equilibrio en cuanto a la calidad y que los distintos entrantes guarden coherencia en cuanto a sabores. Por ejemplo, unas virutas de jamón ibérico no deberían estar al lado de un snack elaborado con una pasta de composición dudosa y bañada de colorantes y conservantes.

La presentación
En general se pueden comer de un bocado, por lo tanto, se presentarán en porciones pequeñas. Aunque muchas veces se trata de una comida informal, la vista es muy importante: la disposición en la fuente o en el plato, la forma en la que están cortados los trozos, la proporción adecuada en montaditos, brochetas, etc.

La mayor parte de estos componentes se pueden comer con los dedos y, si ofrecemos alguno que necesite cubiertos o cubiertos especiales, debemos estar seguros de poder proporcionarlos a todos los comensales.

Los palillos pueden ser útiles para la preparación y la presentación al formar pequeños pinchos o brochetas ensartando más de un producto, pero están prohibidos para pinchar los alimentos y llevarlos a la boca. Como ya hemos comentado, en estos casos, utilizaremos los dedos: aceitunas, snacks, frutos secos, quesos, jamón, embutidos, mejillones (si van en su concha), croquetas, canapés y todo lo que no tenga salsa.

¿Cómo comportarse en un aperitivo?
Un cóctel o aperitivo es un acto social. Es un buen momento para ampliar nuestras relaciones sociales y estrechar amistades. La posibilidad de moverse libremente es una ventaja y hay que aprovecharla para hablar con las personas deseadas y para que el encuentro sea, sobre todo, variado y enriquecedor. Pero tiene sus inconvenientes, especialmente porque algunas personas no saben comportarse correctamente.

Es muy conocida la actitud de algunos invitados que acaparan la mesa o comen ávidamente de tal forma que arrasan con todo. Es una cuestión de buena educación y saber estar. La prudencia y la discreción son las bases de una buena imagen. Es muy importante tener en cuenta que no disponemos de un plato exclusivo, sino que hemos de compartir todo lo que está servido con los demás invitados, y que todos picamos del mismo plato. Abalanzarse sobre los alimentos que acaba de dejar el camarero o llenarse la palma de la mano de diferentes alimentos es acaparar.

Otros consejos importantes
En un aperitivo podemos tener bebidas muy variadas: desde vino, hasta champán, sin olvidar los refrescos, zumos, cócteles o agua. Si el aperitivo se realiza de pie, deberemos sostener la copa o vaso con la mano izquierda y comer con la derecha. Como cogemos los alimentos con los dedos, podemos tenerlos untados, lo que no es nada deseable si, además, queremos saludar a un conocido que se nos está acercando. En este momento, debemos estar provistos de una servilleta que sostendremos junto con el vaso, y nos limpiaremos los dedos rápidamente.

Es probable que haya algunas sillas en el salón o jardín, pero debemos reservarlas para personas mayores o que necesiten un cuidado especial. Nunca nos sentaremos alrededor de la mesa, pues debemos dejar el acceso libre a todos los invitados que quieran acercarse.
En cuanto a los palillos, huesos de aceituna o cáscaras, debemos depositarlos en los platos que ya se ponen con tal fin y no en los ceniceros, en el mismo plato de donde los hemos cogido o encima del mantel.
Por descontado, las mismas normas que mandan en la mesa tiene que recordarse aquí. En esta misma sección encontrarás reportajes que te recordaran las mínimas reglas de buenas maneras.
Por Teresa Baró, Asesora de comunicación personal.

Leave a Reply