100 trucos sobre SEXO – parte 2

0
2532

21.Un truco infalible para que él te desee siempre es mantener vivo tu instinto de seducción. Coquetea con él del mismo modo que lo hacías al comienzo de vuestra relación. Ésta actitud tuya lo mantendrá pendiente de ti y de tu conquista.

22.Mírale al tiempo que te comes un «chupa-chups», una barrita de chocolate, un helado, un plátano,… cualquier cosa que pueda incitar su imaginación. Chúpalo, lámelo, mordisquéalo y dale vueltas con tu boca. Más que comer, juega con el objeto para provocar su deseo y excitar su imaginación.

23.Acariciaros ligeramente, al comenzar vuestro encuentro sexual. Utilizad, para ello, una pluma, un pañuelo de seda, el pelo, la yema de vuestros dedos, el leve roce de la lengua, el aliento…, e ir aumentando el ritmo, la presión y la pasión, progresivamente. La sensibilización de la piel será máxima y la excitación extrema.

24.El uso de un lubricante puede ser un gran aliado a la hora de acariciar su sexo, en el caso de que él tenga problemas para mantener su erección. De este modo reducimos la fricción y aumentamos el placer.

25.Acaricia su boca con tus labios, sin dejar que te bese; besa, momentáneamente, su pene, para pasar a lamer el lóbulo de su oreja más tarde; siéntate sobre él y deja que te penetre parcialmente, luego levántate y hazle un masaje en sus piernas y pies, o besa todo su cuerpo. El truco está en mantenerlo excitado todo el tiempo, sin que sepa que va a ocurrir después.

Curiosidades sobre el beso…
*Según K. Davis el beso comunica amor y provoca cambios metabólicos y químicos en el organismo, hasta tal punto que puede mitigar el dolor y ser una fuente de felicidad.

26.Existe una técnica infalible para detener la eyaculación precoz: el truco del «apretón». El hombre debe permanecer en una posición pasiva, mientras la mujer acaricia su órgano sexual –o practica los movimientos del coito-; en el momento que se vaya a producir la eyaculación, la mujer detendrá su movimiento –si practica el coito sacará el pene de su vagina- y apretará con fuerza sobre la base del glande, en el lugar llamado frenillo. Una vez haya desaparecido la urgencia de la eyaculación se volverá a acariciar o introducir el pene en la vagina, hasta que vuelva a aparecer, nuevamente, la necesidad eyaculatoria.

27.Tras el orgasmo no abras tus piernas en plan «desparrame». Mantén una postura femenina que lo enamore. puedes ponerte de lado y replegarte sobre ti misma, pegándote a su cuerpo y mirándolo, de vez en cuando, con satisfacción: lo seducirás totalmente.

28.Si deseas dar con el «punto G» existe un truco para ello: ponte de cuclillas e introduce tus dedos por tu vagina, de manera que éstos queden apoyados sobre la cara interna del pubis –este punto se halla a escasos centímetros de la entrada de la vagina-, estimula con tus dedos esa zona y pronto notarás una calidez que se expande por tu sexo y un placer sensual que invade tu parte inferior.

Curiosidades sobre el coito…
*Según un estudio, a los hombres les gusta mucho más practicar el coito por la mañana porque es cuando experimentan una erección más intensa y fuerte. Sin embargo, a las mujeres les atrae más hacia el atardecer.
*Mientas las mujeres sólo queman 45 calorías, cada diez minutos que pasan haciendo el amor, los hombres queman 60, aunque mantengan la misma actividad.

29.En la mayoría de casos la lubricación vaginal es sinónimo de excitación, pero no siempre es así. Si estás excitada, pero no lo suficientemente lubricada y quieres evitar las fricciones que ello con lleva, no lo dudes y recurre a este pequeño gran truco: moja tus dedos con tu propia saliva –o con la de él- y humedece tu vulva con ésta. Además de solucionarte el problema, para él es sumamente incitador ver como «mojas» tu sexo.

30.Lo volverás loco si lo masturbas acariciándolo con tu pecho. Puedes ponerte sobre él y acariciar, en primer lugar, con tus senos toda la zona genital –incluidos los testículos y el perineo-; después, coge tu pecho y acarícialo igual que lo haces manualmente. Otra opción es que él se sitúe sobre ti y coloque su pene entre tu pecho y realicéis conjuntamente la fricción.

31.Para alcanzar el sueño quimérico del orgasmo simultáneo, el hombre y la mujer deben situarse en la posición del «misionero» -él encima, ella debajo-. pero en este caso intentarán acoplar sus caderas y, para ello, él se deslizará un poco hacia arriba. Ambos debéis moveros por igual, de manera que los embites del pene estimulen el clítoris y –tal vez- el «punto G». El movimiento de la mujer debe de ser ascendente, hacia arriba, mientras que el hombre descendente, hacia abajo: la clave es mantener en contacto la base del pene con el clítoris, mientras se realiza el movimiento del coito.

32.Una de las posturas más excitantes, en la práctica del coito –tanto para el hombre como para la mujer- es la de espaldas. Para él la sensación de dominio se intensifica; además, la contemplación de la zona anal y las nalgas, junto con la consecución de una penetración más profunda, será irresistible para él. En tu caso, la vulnerabilidad de la postura es excitante y además, el hecho de no ser vista por tu pareja, te permitirá dar rienda a tu fantasía.

33.Otro detalle para conocerlo sexualmente es tener en cuenta sus gustos: si le vuelve loco el chocolate, seguramente es un amante muy pasivo, pues el chocolate tiene propiedades tranquilizantes.

34.Para practicar una felación satisfactoria se debe comenzar –primero- por acariciar los testículos con los labios y la boca, detrás de éstos hay una zona muy receptiva que, estimulada debidamente, les hace subir al cielo. Luego no hay que olvidar regodearse en la zona del frenillo: un punto subliminal…

35.Lamer la zona que rodea la abertura de la vagina e introducir la lengua por ésta, moviéndola de dentro hacia afuera, te provocará un placer exquisito.

36.Jadear, suspirar, exagerar para arrancarse el miedo a perder el auto control –el bloqueo que con más frecuencia incide en la anorgasmia- es un truco fantástico para preparar nuestra mente y cuerpo para el logro del orgasmo. Se debe utilizar este truco como terapia y no como engaño o fingimiento.

37.Frota fuertemente tus labios para enrojecerlos y darles una tonalidad muy sensual; además, de este modo, se hincharán un poquito y todavía se harán más «apetecibles»: entreabre –entonces- tu boca y muéstrale la humedad de su interior; moja tus labios con tu lengua y –con una expresión de absoluto deseo y placer- lánzale, desde la distancia, tiernos y pequeños besos al más puro estilo «Marylin». (Estos besos volvían loco a John Kennedy).

38.Un truco que aumenta, al máximo, la excitación durante el coito es mirarse a un espejo mientras se practica. Si no hay espejo, mirarse a la cara, observarse, el uno al otro, incrementa la pasión y la excitación, en ese momento, hasta cotas insospechadas.

39.Un truco cien por cien eficaz para despertar su deseo es mirarle a los ojos y provocarle en el lugar menos oportuno: ellos se derriten ante tanta osadía «peligrosa». Les fascina tener al lado una mujer-sorpresa a la que le gusta las situaciones límite. Actuando así mantendrás su mente atada a la tuya.

40.Excítalo: desnúdale tú. Desabrocha con ansiedad cada uno de los botones de su camisa y hunde tus labios sobre su torso desuno: besa sus pezones, lámelos y luego desciende hasta su ombligo, acariciando con tu lengua toda esa zona. Después asciende hasta su boca y bésalo con pasión, mientras desabrochas su pantalón, abres su cremallera y acaricias -¡por fin!- su sexo. En ese momento, con decisión y firmeza, túmbalo y ponte sobre él, mientras acabas de quitarle los pantalones: tu actitud agresiva y masculina le excitará.

Te recomiendo leer, en mi blog, obvio:

Deja un comentario