El Museo Nacional de la Estampa celebra 50 años de trayectoria de la artista Nunik Sauret con la exposición Instantes y silencios

0
775

• Constituye una travesía por el imaginario de la creadora mexicana, miembro de la Academia de las Artes.

El Museo Nacional de la Estampa, del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), inaugurará el sábado 14 de marzo a las 12:00 horas la muestra Instantes y silencios: Nunik Sauret, con la cual se celebran 50 años de trayectoria de esta artista gráfica, en la que confluyen la creación, la investigación y la docencia.

Esta exposición, que estará vigente hasta el 31 de mayo, agrupa más de 80 piezas, entre estampas en litografía elaboradas con diferentes técnicas japonesas en papel y yeso, así como libros de autor e instalaciones, creados por la artista gráfica durante los últimos dos años.

Originaria de la Ciudad de México, Nunik Sauret (1951) ha realizado un trabajo fundamental para la gráfica mexicana, como creadora, impresora y docente. Realizó estudios en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda del INBAL y en el Taller de Grabado Molino de Santo Domingo. Desde 2016 es miembro de la Academia de las Artes.

Acerca de su segunda exposición en este recinto, la artista comenta: “Un instante es una abstracción del tiempo, ya de por sí abstracto e indefinible. Esta muestra es una sucesión de instantes creativos, una relación con el tiempo que queda marcada en la huella directa de la estampación y en los diferentes materiales. En cuanto a los silencios, éstos aluden, por una parte, a las pausas entre una obra y otra; a los silencios creativos que son muy fértiles, aunque no lo parezca y, por otra parte, a esos silencios en los que todo se escucha.”

La producción gráfica que se expondrá en Instantes y silencios se realizó durante los últimos dos años en el Taller Litográfico Blackstone que dirigen Arturo Guerrero y Francisco Lara, con quienes Nunik Sauret ha compartido desde hace tiempo aspectos fundamentales para la creación gráfica, como el dominio de las diferentes técnicas, un lenguaje común, el rigor y cuidado de todos los detalles, así como la pasión por experimentar y el gozo que se vive cuando la imagen surge sobre el papel y lo vislumbrado toma forma gracias a los impresores Óscar Cruz y Joshua Cedillo y a las encuadernadoras Carmen Y. Alférez y Carolina Mauricio.

A partir del año 2000, Nunik Sauret inició su trabajo con las técnicas japonesas de estampación, a las que se acercó gracias al maestro guanajuatense Francisco Patlán (1946 -2008), apasionado de las técnicas y de los procesos gráficos, con quien de inmediato surgió una gran afinidad. El maestro Patlán llevaba años estudiando estos procedimientos e invitó al maestro Keisei Kobayashi (Japón 1944) a impartir un taller en la Universidad de Guanajuato. Fueron ellos quienes la iniciaron en estas técnicas que de inmediato la atrajeron y en las que encontró un medio de expresión para su transformación temática, además de resolver el tema de la toxicidad de los materiales usados en la gráfica y su repercusión en el medio ambiente.

El público de Instantes y silencios verá una exposición conformada por 88 piezas, entre las que se encuentran estampas hechas con técnicas como moku hanga, que integra sistemas y materiales propios de los procesos ancestrales con métodos contemporáneos y procedimientos originales de cada artista-grabador.

Otras técnicas utilizadas es el grabado en yeso conocido como Corograf; también Mokurito o Moku-han-ritogorafu, técnica japonesa de litografía estampada con tintas a base de agua, en la que se reemplaza la piedra calcárea o lámina por madera y con la que Nunik Sauret ha podido experimentar utilizando diferentes tipos de origen mexicano.

Asimismo, la artista hace uso del transfer litográfico, una técnica que integra los procedimientos del dibujo y de la fotografía intervenida que da como resultado una imagen digital mediante el empleo de una impresora láser o de una fotocopiadora.

Por otro lado, el Sosaku-hanga es un movimiento que surge en Japón a inicios del siglo XX, cuyo énfasis está en la creatividad del artista, en el dominio del proceso de producción y en la experimentación e hibridación de las diversas técnicas de estampación, como la xilografía, la litografía, el transfer, mokurito y moku hanga, así como técnicas occidentales que dan como resultado una técnica mixta que podrá ser observada en algunas de las obras que forman esta exposición.

Para Emilio Payan, director del Museo Nacional de la Estampa, “no sólo es un honor tener la presencia de Nunik Sauret en el Munae, sino que nos honra con su trabajo, ya que esta exposición representa su legado a la estampa en México.”

Los 50 años de carrera artística de Nunik Sauret están llenos de momentos: “Un paisaje, una textura, el reflejo de la luz, la literatura, el cine, tomar un café, observar el entorno, cocinar, todos son significativos y ejercen una influencia en mi trabajo. Algo importante es mi labor como docente, que siempre ha ido a la par de mi trabajo creativo. Aprendo mucho de mis alumnos y disfruto transmitirles la pasión y mesura que requiere la gráfica”, agregó.

La obra de Nunik Sauret ha generado elogios por parte de artistas y críticos, como Leonora Carrington (1917–2015), quien alguna vez expresó: “La obra de Nunik es verdaderamente individual, abarcando con la habilidad del conocimiento íntimo de su medio, la visión de su propio ser y de su entorno”.

Asimismo, Joy Laville (1923–2018) había dicho: “En los grabados de Nunik Sauret no hay nada superfluo, nada que se pueda agregar, ni nada que se podría quitar. Cada imagen es completa”.

Instantes y silencios: Nunik Sauret se inaugurará el sábado 14 de marzo a las 12:00 horas en el Museo Nacional de la Estampa, avenida Hidalgo no. 39, en el Centro Histórico, Ciudad de México. 

Deja un comentario