María Katzarava debuta con La voz humana, de Poulenc y Cocteau, en el Palacio de Bellas Artes

0
726

— En su retorno a México, luego de una exitosa carrera en Europa y los teatros internacionales, María Katzarava presentará la ópera en un acto con música de Francis Poulenc y libreto de Jean Cocteau, con dirección del italiano Paolo Giani Cei y acompañamiento pianístico de Abdiel Vázquez.
— Desde 2001, en que la soprano Olivia Gorra presentó una versión, esta obra no se presentaba en el Teatro del Palacio de Bellas Artes. Ahora se ofrece un montaje de modo profesional.
— El papel, nunca antes cantado por la ganadora del Operalia, en 2008, representa un gran reto no sólo vocal sino actoral, al tratarse de un monólogo muy difícil, en el que el público se estremece y sufre.
— La producción la llevarán a cabo María Inés Olmedo (Co-Productions) y Claudio Sodi (Magnífico Entertainment), en asociación con Ingrid Novoa y Jacobo Márquez (Lado Be).
— Los boletos para asistir a este espectáculo, que se presentará el lunes 4 de julio, a las 20 horas, están disponibles en taquilla y en el sistema Ticketmaster.

El retorno a México de María Katzarava, la soprano mexicana con mayor trayectoria y presencia en las casas de ópera en la actualidad, será con un montaje profesional de La voz humana (La voix humaine), una ópera en un acto de dos de los más destacados artistas franceses de la primera mitad del siglo XX: el compositor Francis Poulenc y el artista y escritor dadaísta, con acompañamiento de uno de los grandes virtuosos mexicanos del piano, Abdiel Vázquez y dirección de escena del italiano Paolo Giani Cei, en el mayor escenario del país, el Palacio de Bellas Artes, el próximo lunes 4 de julio.

Tras continuar su exitosa carrera en Europa, luego de cantar la novena sinfonía de Ludwig van Beethoven en el Festival de Saint-Denis, en Francia, acompañada de la Orquesta Nacional de Francia con dirección de Michelle Mariotti, y de interpretar a Marguerite en la Ópera de Lausanne, en Suiza, en el montaje del Fausto, de Charles Gonoud, con la conducción de Jean-Yves Ossonce y dirección escénica del escenógrafo Italiano Stefano Poda, la soprano lírica prepara su regreso a los escenarios mexicanos con esta demandante ópera para un solo intérprete femenino.

Obra tardía del gran maestro francés del campo de la mélodie –tras la muerte de Gabriel Fauré– así como de la música sacra, Poulenc compuso esta tragedia lírica en un solo acto y para un personaje, basado en el monólogo teatral homónimo del artista multidisciplinario Jean Cocteau, quien también lo adaptaría como libreto, y representa el punto más alto en las indagaciones del compositor en torno a la capacidad expresiva del canto, así como las reiteraciones matemáticas y dadaístas del escritor respecto a la interpretación actoral.

La obra representa un reto mayor para la intérprete femenina que intente abordarla, ya que se trata de un monólogo en el que explorará no sólo sus capacidades vocales sino actorales, en el que se presentan largos pasajes sin acompañamiento musical pianístico en los que la intérprete ha de sostener la tensión dramática con sus capacidades como actriz, junto con los escasos elementos escenográficos, entre los que destaca un teléfono con el que realiza una postrera llamada con su amante.

La protagonista, “Ella” (“Elle”, en el original francés), es una mujer abandonada con el corazón roto que en lo más alto de la noche está pendiente del teléfono, aguardando la llamada de su antiguo amante, a quien llama “Querido” (“Cheri”), el que ha de casarse con otra mujer al día siguiente, por lo que espera con angustia sostener una última y larga conversación, intentando evitar todo reclamo y con la pequeña esperanza de retenerlo, en medio de una atmósfera desesperante por las continuas fallas en la línea y sus tendencias suicidas.

Mientras yace en soledad con el corazón roto por este amor no correspondido, esta obra desesperada, refleja cómo, en palabras del propio Cocteau: “en ocasiones, el teléfono es más peligroso que una pistola, pues su cable enmarañado consume toda nuestra fuerza al tiempo que nos entrega nada a cambio”.

El concierto del 4 de julio será el debut de Katzarava en esta obra que ella misma define de la manera siguiente: “Me encantaría que pasaran conmigo 60 minutos estremeciéndose, sufriendo, es una obra muy dramática, un monólogo muy difícil”. Después del estreno, el objetivo de la soprano es llevar esta producción de gira a diferentes salas y teatros de la República Mexicana y del mundo.

En México, la obra solamente se ha montado dos veces en el Palacio de Bellas Artes: primero en los años setenta, y en el año 2000, fue cantada por la soprano veracruzana Olivia Gorra. También se montó en el Encuentro Nacional de Ópera en Saltillo, organizado por Artescénica que dirige Teresa Rodríguez. Ahora es turno de la soprano de ascendencia mexicana y georgiana.

María Katzarava es una de las dos mexicanas que han debutado en el gran Teatro alla Scala de Milán. Nacida en la Ciudad de México, ganó el Primer Lugar de Ópera y el Premio de Zarzuela en el concurso internacional Operalia, en el 2008, organizado y fundado por el tenor español Plácido Domingo. Además, ha sido reconocida con distintos premios internacionales como el Carlo Bergonzi, en la competencia internacional Francisco Viñas; el Oscar della Lirica en la Arena di Verona, en 2010, y como la Mejor Cantante de Ópera de los Miami Life Awards y fue nominada, el año pasado, en los Paris Opera Awards.

La soprano se ha presentado, entre otras casas operísticas, en el Royal Opera House –Convent Garden– de Londres; el Teatro Filarmónico en Verona; el Gran Théatre de Genéve; Las Termas de Caracalla, en Roma; el Gran Teatro del Liceu, en Barcelona; el Palacio de Bellas Artes, de la Ciudad de México, así como en escenarios de China y Japón, entre muchos otros, al lado de figuras como Rolando Villazón, Ramón Vargas, Anna Netrebko, Placido Domingo, Andrea Bocelli, Fernando de la Mora y Juan Diego Flórez, entre otros.

Nacido también en 1984, pero en la ciudad de Monterrey, el pianista Abdiel Vázquez es, actualmente, uno es uno de los pianistas más reconocidos de México. Ganador del V Concurso Nacional de Piano Angélica Morales, Yamaha 2006 y del II Concurso Nacional de Piano José Jacinto Cuevas 2010, además de tercer lugar del I Concurso Internacional de Piano Manuel M. Ponce 2010, en Toluca, siendo el mexicano mejor calificado. En su repertorio como solista se encuentran el segundo y cuarto conciertos para piano y orquesta de Beethoven –además de su Fantasía Coral–, el de Edvard Grieg, el primero de Piotr Ilich Chaikovsky, el segundo y tercero de Sergei Rajmaninof –además de su Rapsodia sobre un tema de Paganini– y el de George Gershwin. Además, ha tocado y dirigido el quinto concierto “Emperador”, de Beethoven; la Rapsodia en Azul de Gershwin, y el Concierto Romántico, de Manuel M. Ponce.

El director de escena, diseñador de escenografía, de iluminación y vestuario, Paolo Giani Cei, nació en Turín, Italia, y desde 2008 colabora como asistente de dirección y de escena, vestuario y luces del reconocido Stefano Poda, con puestas como el Tristán e Isolda, de Wagner con dirección de Zubin Mehta para el Maggio Musicale Fiorentino; la Madama Butterfly, de Giacomo Puccini, para el Teatro Verdi de Padua; el Nabucco, de Giusseppe Verdi, para el Teatro Verdi de Trieste, y La Traviata, en el Teatro Verdi de Padua –con María Katzavara–, con dirección de Eduardo Strausser, entre otras.

La voz humana – ópera – fue escrita en 1958 a manera de una confesión personal tras la separación de su amante Louis Gautier y fue estrenada el 6 de febrero de 1959 en la Opéra-Comique salle Favart de París, con la soprano francesa Denise Duval y dirección de Georges Prétre. Entre otras intérpretes destacadas que han cantado esta ópera se encuentran Josephine Barstow, Gwyneth Jones, Felicity Lott, Catherine Malfitano, Julia Migenes, Jessye Norman, Magda Olivero, Anja Slija, Renata Scotto, Elisabeth Söderström, Galina Vishnevskaya, Karan Armstrong y Carole Farley. El monólogo teatral original de Cocteau fue escrito para la comediante belga Berthe Bovy y estrenado en la Comédie-Française en 1930.

Miembro del afamado Grupo de los Seis –Darius Milhaud, Arthur Honegger, Georges Auric, Germaine Tailleferre y Louis Durey–, Poulenc (París, 1899-1963) fue, como todos ellos, estudiante del Conservatorio de París y afecto a las ideas dadaístas de Jean Cocteau, cercanos al estilo temprano del compositor Eric Satie y opuestos al impresionismo, entonces en boga, y a favor de un estilo más profuso en lo melódico y en la tradición de la armonía y del contrapunto.

El novelista, dramaturgo, poeta, ensayista, dibujante y cineasta francés Jean Cocteau (Maisons-Laffitte, 1889-Milly-la-Forêt, 1963), es una de las mayores figuras de la vanguardia europea en las primera mitad del siglo XX. Comenzó a escribir en 1908 como adolescente prodigio que publicó La lámpara de Aladino (1909), Príncipe frívolo (1910), La danza de Sófocles (1912), pero Diaghilev y Stravinski le influyeron para alejarse de los salones –donde conoció a Catulle Mendès, Anna de Noailles, Jules Lemaître, E. Rostand y Marcel Proust– , retirándose al campo, donde compuso Potomak (1919). En 1916 conoció a Picasso y frecuentó a pintores y escritores vanguardistas como Guillaume Apollinaire, Max Jacob, Pierre Reverdy, Blaise Cendrars y Amedeo Modigliani. Los Ballets Rusos estrenaron, en 1917, Parade, ballet realizado por Cocteau, Satie y Picasso, que escandalizó. A partir de 1921, comenzó un período muy fecundo: Los novios de la torre Eiffel (1923), Antígona y Edipo Rey (1928) en teatro; Plain-Chant (1923), Thomas el impostor (1923) y Le Grand Écart (1923) en poesía y novela. La muerte de Radiguet lo sumió en la depresión y le hizo refugiarse en el opio y el catolicismo. En 1924, reunió y publicó Poesías (1916-1923), y al año siguiente escribió Orfeo y algunos poemas de Opéra.

Producción: Este 2016 Co-Productions y Magnífico Entertainment a través de sus directores María Inés Olmedo y Claudio Sodi (respectivamente), en asociación con Ingrid Novoa y Jacobo Márquez de Lado Be, llevarán esta especial puesta en escena a foros mexicanos y del mundo. Será una producción realizada por un gran equipo de talento nacional e internacional reconocido alrededor del mundo. Este montaje invitará al público a dar un paseo por la montaña rusa de la condición humana con una de las sopranos más cautivadoras de nuestros tiempos.

La voz humana (La voix humaine), de Francis Poulenc, con libreto de Jean Cocteau. Soprano: María Katzarava. Director: Paolo Giani Cei. Pianista: Abdiel Vázquez.

Teatro del Palacio de Bellas Artes. Lunes 4 de julio de 2016. 20:00 hrs.
Boletos de $650 a $150 pesos disponibles en taquillas y en Ticketmaster.

Deja un comentario