NOTAS DE PRODUCCIÓN EL REY LEÓN VUELVE A RUGIR ESTE VERANO

0
296
THE LION KING - Featuring the voices of JD McCrary and Chiwetel Ejiofor as Scar, Disney’s “The Lion King” is directed by Jon Favreau. In theaters July 19, 2019. © 2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved.

El director Jon Favreau lleva la clásica historia a la pantalla grande de una manera totalmente nueva

EL REY LEÓN, de Disney, dirigida por Jon Favreau, nos lleva a la sabana africana, donde un futuro rey ha nacido. Simba idolatra a su padre, el rey Mufasa, y está entusiasmado con su destino real. Pero no todos en el reino celebran la llegada del nuevo cachorro. Scar, el hermano de Mufasa y antiguo heredero al trono, tiene sus propios planes. La batalla de la Roca del rey se ve teñida de traición, tragedia y drama, y acaba forzando a Simba al exilio. Con la ayuda de una curiosa pareja de amigos nuevos, Simba tendrá que arreglárselas para crecer y recuperar lo que legítimamente le corresponde.

“Es una propiedad muy preciada”, dice Favreau. “Disney tuvo mucho éxito con la versión animada original y, luego, con el musical de Broadway. Sabía que debía ser muy cuidadoso. Sentía una responsabilidad enorme por no arruinarla. Quería demostrar que podíamos ser respetuosos del material original y, a la vez, darle vida con técnicas y tecnologías alucinantes”.

EL REY LEÓN, la película clásica de Disney de 1994, es ampliamente considerada una obra maestra y muy querida por los fanáticos en todo el mundo. La película ganó premios Óscar® ® a Mejor Canción Original por “Can You Feel the Love Tonight” (Elton John, Time Rice) y a Mejor Banda Sonora Original (Hans Zimmer). En 1997, la producción teatral inspirada en la película hizo su debut en Broadway y lleva ganados seis premios Tony®. Veintidós años después, sigue siendo uno de los mayores éxitos de Broadway y, recientemente, alcanzó las 9.000 funciones.

“En mi opinión, la película original es el mejor film animado que se haya hecho”, opina el guionista Jeff Nathanson. “Desde el primer día, Jon y yo conversamos sobre nuestro amor por la original y cuán importante era mantener el espíritu de la versión animada”.

Favreau agrega: “Estamos lidiando con un público muy comprometido que, a menudo, creció con estas propiedades. Y tienen una conexión emocional con ellas; en ciertos casos, abarca varias generaciones dentro de su familia. Así que no solo recuerdan EL REY LEÓN, sino que recuerdan EL REY LEÓN cuando tenían 7 años, cuando llevaron a sus hijos a verla o cuando la vieron y, luego, se la mostraron a sus hijos. Las personas tienen muchísimos recuerdos y emociones relacionados con esta película, y tienen un cierto sentido de protección con ella porque esos recuerdos les pertenecen”.

Favreau dirigió EL LIBRO DE LA SELVA en 2016, con la tecnología necesaria para contar la historia de una manera contemporánea e inmersiva. La película cautivó al público y ganó un premio Óscar® ® a Mejores Efectos Visuales (Robert Legato, Adam Valdez, Andrew R. Jones, Dan Lemmon), y la experiencia fue reveladora para el director, quien descubrió un nuevo mundo de posibilidades. Pero fue un viaje a África el que lo llevó a la dirección de EL REY LEÓN. “Hice un safari por África seis meses antes de hablar por primera vez con Disney sobre hacer la película”, explica Favreau. “Recuerdo que, cuando un jabalí pasó corriendo al lado de nuestro vehículo del safari, una de las personas de nuestro grupo comenzó a cantar ‘Hakuna Matata’. Y, luego, cuando vimos unos leones parados sobre una roca, todos dijeron: ‘Mira, parece EL REY LEÓN’. La película se volvió un marco de referencia que ahora todo el mundo conoce y acepta. Aparece en la música, en programas de televisión, en rutinas de comedia como parte de un sketch. Continuamente se le hace referencia. Es una parte tan profunda de nuestra cultura que parecía que había una excelente oportunidad para construir sobre eso y volver a contar la historia con una técnica diferente”.

Favreau, que ha admirado durante mucho tiempo el espíritu pionero de Walt Disney, fue un paso más allá a la hora de llevar EL REY LEÓN a la pantalla grande, utilizando una forma muy evolucionada para narrar, que es una tecnología que combina técnicas cinematográficas de acción real con imágenes fotorrealistas generadas por computadora. Los entornos se desarrollaron dentro de un motor de juego; las herramientas de realidad virtual de vanguardia le permitieron a Favreau recorrer el escenario virtual, explorar y montar tomas como si estuviera parado en África junto a Simba.

Según la productora, Karen Gilchrist, el director buscó que la película estuviera basada en la realidad y lo logró de formas inesperadas. “Él quería capturar esas cosas que son difíciles de explicar”, comenta. “Con el director de fotografía Caleb Deschanel a cargo de las ruedas o como técnico especializado en dolly (plataforma móvil para la cámara), se consiguen esas cosas mágicas que suceden con el toque humano.”.

Una vez que la película fue creada dentro de la realidad virtual, Favreau cambió de tema y dirigió al equipo de MPC Film durante el proceso de animación. Finalmente, los artistas, técnicos, profesionales de acción real y animadores de vanguardia crearon lo que es, esencialmente, una nueva forma de hacer una película. Pero ¿es acción real o es animación? “Es difícil de explicar”, opina Favreau. “Es como magia. Estamos reinventando la técnica”.

Pero el director agrega: “No estamos reinventando la historia”. Para Favreau —al igual que pensaba Walt Disney— la historia es lo más importante. Él se propuso conservar el alma de la película original y, a la vez, permitir que las actuaciones, el arte, la música y el humor se desarrollaran naturalmente. “Al comenzar este proceso, comprendí la importancia que tenía esa poderosa relación heredada con la película original”, cuenta. “Hay una tradición muy rica alrededor de este material. Tratamos con arquetipos y luchas que se remontan a Hamlet, de Shakespeare, e incluso antes. Traición, el paso de la niñez a la adultez, muerte y renacimiento —los ciclos de la vida— son las bases de todos los mitos del mundo. Luego, agregar fuertes elementos emotivos, como la música de África y las canciones en las que colaboraron Elton John y Hans Zimmer”.

Así como el espectáculo de Broadway presentaba la historia clásica en un medio diferente, el enfoque contemporáneo de Favreau le aportó dimensión, emoción y realismo a la película. “Definitivamente, no somos tímidos a la hora de volver al material antiguo, pero es increíble cuánto puede uno cambiar y actualizar de forma invisible. Y ese es el truco: no quieres que se sienta que te impusiste en la película. No queremos pasarnos de la raya de que algo se sienta demasiado intenso o se pierda el hilo de lo que recordamos de la película original. La comedia funciona diferente. La música funciona diferente. El combate natural de los animales funciona diferente. Es una película familiar, una película de aventura. Pero hay partes, incluso en la película original y en la obra de teatro, que son muy intensas y emotivas. Hay que hacer malabares porque queremos lograr esos mismos sentimientos y puntos de la historia, pero no queremos abrumar al público de una forma que la producción anterior no lo haya hecho”.

Según el director, las actuaciones le dan vida y humanidad a la historia. “El reparto permite la interpretación a la vez que conserva el espíritu y la personalidad de los personajes clásicos”, explica. El elenco estelar incluye estrellas del cine, la televisión, el teatro y la música, y vuelve a recibir en la pantalla grande a personajes icónicos adorados por la audiencia, pero de una manera totalmente nueva. EL REY LEÓN es protagonizada por Donald Glover (Atlanta, SOLO: UNA HISTORIA DE STAR WARS) como el futuro rey Simba; Beyoncé Knowles-Carter (Dreamgirls, álbum visual Lemonade) como la amiga de Simba que, luego, se convierte en su interés romántico, Nala; y James Earl Jones (ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS, Field of Dreams), como el sabio y amoroso padre de Simba, Mufasa, que repite su icónica actuación de la clásica película animada de Disney de 1994. Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud, DOCTOR STRANGE: HECHICERO SUPREMO, de Marvel Studios) interpreta al tío villano de Simba, Scar, y Alfre Woodard (Juanita, Luke Cage, de Marvel) a la madre sensata de Simba, Sarabi. JD McCrary (Tyler Perrys The Paynes, de OWN, Vital Signs, de Apple) presta su voz al joven Simba, un cachorro confiado que no ve la hora de convertirse en rey; y Shahadi Wright Joseph (Hairspray Live, de NBC, El Rey León, de Broadway) le da vida a la joven y fuerte Nala.

Cada reino viene con uno o dos consejeros confiables. John Kani (PANTERA NEGRA, de Marvel Studios, Coriolanus, CAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WAR, de Marvel Studios) fue elegido como el sabio babuino Rafiki, y John Oliver (Last Week Tonight with John Oliver, de HBO, The Daily Show with Jon Stewart, de Comedy Central) interpreta al toco de pico rojo Zazú, el fiel confidente de Mufasa. Cuando Simba es forzado al exilio, se apoya en dos nuevos amigos: Seth Rogen (La fiesta de las salchichas, Buenos vecinos) le presta sus habilidades cómicas al ingenuo jabalí Pumba, y Billy Eichner (Billy on the Street, American Horror Story, de FX) se une al elenco como el suricata sabelotodo Timón.

Mientras que la mayoría de los animales del reino respeta al rey, las hienas tienen otros planes. Florence Kasumba (PANTERA NEGRA, de Marvel Studios) interpreta a Shenzi; Eric André (The Eric André Show, de Adult Swim, Man Seeking Woman, de FXX) a Azizi; y Keegan-Michael Key (Predator, Amigos de la Universidad, de Netflix) a Kamari.

EL REY LEÓN es dirigida por Favreau (EL LIBRO DE LA SELVA, IRON MAN, de Marvel Studios) y producida por Favreau, Jeffrey Silver (LA BELLA Y LA BESTIA, Al filo del mañana) y Gilchrist (EL LIBRO DE LA SELVA, Chef: La receta de la felicidad). Jeff Nathanson (Atrápame si puedes, PIRATAS DEL CARIBE: LA VENGANZA DE SALAZAR) escribió el guion basado en el guion de 1994, de Irene Mecchi, Jonathan Roberts y Linda Woolverton. Tom Peitzman (coproductor de Kong: la Isla Calavera, ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS), Julie Taymor (directora de Sueño de una noche de verano, El Rey León, de Broadway) y Thomas Schumacher (EL REY LEÓN, LA BELLA Y LA BESTIA) son los productores ejecutivos, y John Bartnicki (EL LIBRO DE LA SELVA, Chef: La receta de la felicidad) se desempeña como coproductor. El galardonado equipo de artistas elegidos para darle vida a la sabana africana y a los animales que la habitan incluye al supervisor de efectos visuales Rob Legato, quien creó la producción virtual de AVATAR, ganó premios de la Academia por su trabajo en EL LIBRO DE LA SELVA, Hugo y Titanic, y fue nominado a un premio Óscar® por su trabajo en Apollo 13, y a Andrew R. Jones, el supervisor de animación ganador del Óscar®  (EL LIBRO DE LA SELVA, AVATAR, Guerra mundial Z). Los supervisores de efectos visuales de MPC Film son Adam Valdez (El señor de los anillos: La comunidad del anillo, El señor de los anillos: Las dos Torres), que ganó un Óscar® por su trabajo en EL LIBRO DE LA SELVA, y Elliot Newman (EL LIBRO DE LA SELVA, Fast & Furious: Supercharged). MPC Film fue fundamental para darle vida a cada personaje y para construir todos los entornos generados por computadora, así como también para trabajar con los realizadores para desarrollar la tecnología de producción virtual.

Caleb Deschanel (Jack Reacher, El Patriota), cinco veces nominado al Óscar® y miembro de la American Society of Cinematographers, es el director de fotografía, y James Chinlund (El planeta de los simios: La guerra, THE AVENGERS: LOS VENGADORES, de Marvel) es el diseñador de producción. El ganador del Óscar® Ben Grossman (ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS, Hugo, Star Trek: En la oscuridad) es el supervisor de producción virtual, y Mark Livolsi (EL LIBRO DE LA SELVA, El sueño de Walt, Un sueño posible), miembro de la American Cinema Editors, ACE, y Adam Gerstel (Transformers: El último caballero, EL LIBRO DE LA SELVA) editaron la película.

La película presenta música inolvidable de un equipo galardonado, que incluye a la superestrella ganadora de premios Óscar®  y GRAMMY®® Elton John, y al letrista ganador de premios Óscar®  y GRAMMY® Tim Rice, así como música del compositor de bandas sonoras ganador de premios Óscar®  y GRAMMY® Hans Zimmer. También incluye arreglos vocales y de coro africanos del productor y compositor sudafricano ganador del GRAMMY® Lebo M (“Rhythm of the Pride Lands”). Pharrell Williams, cantante, compositor y productor nominado a premios Óscar® y ganador de premios GRAMMY® (productor de “Hidden Figures”, “Happy”), produjo cinco canciones de la banda sonora.

Utilizando innovadoras técnicas cinematográficas virtuales para dar vida a los entrañables personajes de la película en una forma completamente nueva, EL REY LEÓN rugirá en los cines de Latinoamérica a partir del 18 de julio de 2019.

QUIÉN ES QUIÉN EN LA SABANA AFRICANA

Los personajes clásicos vuelven a la pantalla grande como nunca antes

Para el director Jon Favreau, la selección del elenco de EL REY LEÓN representó una oportunidad clave para introducir nuevos enfoques a los personajes clásicos, y les dio la bienvenida a famosos artistas del mundo de la televisión, el teatro y la música, cada uno de los cuales les insufla más vida a los adorados personajes.

“Jon tiene un gran respeto por los actores”, opina la productora Karen Gilchrist. “Eligió a cada actor sabiendo que aportaría su talento único a la película. Es genial ver lo que resulta de combinar estos talentos increíbles”.

Los cineastas usaron la técnica que ellos llaman “caja negra” para capturar a los actores representando una actuación de forma tradicional, pero en un espacio no tradicional. El productor Jeffrey Silver dice: “Cuando empezamos, sabíamos que no trabajaríamos con actores en escena, así que tuvimos que hacer algo fundamentalmente diferente sobre la forma en que captábamos las actuaciones de los actores. Entonces, Jon Favreau —que también es actor— estuvo muy atento para mantener la película enraizada en las emociones humanas reales. Empleó el teatro de caja negra para no tener actores parados delante de los atriles con lentes de lectura y guiones. Lo llevamos al siguiente nivel y construimos un anfiteatro para que los actores se involucraran y expresaran sus sentimientos”.

El supervisor de efectos visuales Rob Legato explica: “La idea de la caja negra es ayudar a que los actores se sientan desinhibidos. Podían caminar, improvisar alguna cosa, reaccionar al otro. Y la interpretación que se obtiene de eso es mucho mejor u otra iteración de la actuación”.

“Fotografiamos con múltiples cámaras para que los animadores pudieran ver la intención de los actores, aunque no se traduce directamente porque no son animales”, continúa Legato. “Pero cuando hacen una pausa y miran, y los ves pensar, sabes que eso es lo que impulsa la interpretación. Lo traduces: ¿qué hace un león para hacer lo mismo? Es mucho más informado que solo las voces. Y las voces son incorpóreas; leer de un papel es muy diferente a interactuar en escena y probar tu idea con otra persona. Si cometes un error y yo lo cubro, tal vez, eso sea más interesante. Es como un accidente feliz nuevamente que aprovechas todo el tiempo en una película de acción real”.

Favreau afirma que, en última instancia, las actuaciones —ricas, estratificadas, provocadoras y conmovedoras— no solo lo ayudaron a lograr su visión, sino que lo ayudaron a darle forma. “Es el sueño de todo director —señala— reunir un equipo talentoso como este para darle vida a esta clásica historia. Fui muy afortunado al haber podido ver desde primera fila las maravillosas actuaciones y de colaborar con personas que tienen tanto talento y de las que aprendí mucho con solo mirarlas”.

EL ELENCO

SIMBA está destinado a convertirse en un poderoso rey desde el momento en que nació. Es un cachorro confiado que no ve la hora de convertirse en rey y aprende de su padre, Mufasa, y de su madre, Sarabi, a respetar el ciclo de la vida. Pero no todos apoyan al futuro rey. Sin importar cuánto entrenamiento y consejos reciba, ocupar su lugar en la Roca del rey y ocupar el puesto de su adorado padre será mucho más difícil de lo que imaginaba. El diseñador de producción James Chinlund afirma que, junto con el supervisor de animación Andrew R. Jones, obtuvieron inspiración para Simba de la vida real el último día de su viaje de investigación en Masái Mara, Kenia. “Nos topamos con una manada de leonas y sus cachorros que acababan de darse un banquete con un antílope eland”, cuenta. “Todos estaban muy llenos y soñolientos. Pero un cachorro se despertó y comenzó a moverse entre la manada. De inmediato, nos dimos cuenta de que el cachorrito era especial. Fue muy emocionante verlo tan de cerca”.

Donald Glover presta su voz en la versión original en inglés al futuro rey. Su currículum incluye trabajos musicales ganadores de premios GRAMMY®® bajo su nombre artístico, Childish Gambino. “Donald es un cantante increíble y un improvisador fantástico, que es una de las cosas que me llevaron hacia él”, confiesa Favreau. “Él y yo tenemos raíces similares en el mundo de la comedia. Donald trabajó con muchos actores con los que yo también me relacioné en la escena de la improvisación de Chicago, como el teatro-escuela UCB (Upright Citizens Brigade Theatre) y el mundo de Tina Fey, por eso sabía que íbamos a compartir un mismo enfoque en lo que a comedia e interpretación se refiere. Su éxito en innumerables proyectos, con un gran talento en todas las áreas, sentí que era adecuado. Sabía que Donald le aportaría dinamismo al personaje en lo que respecta a su compromiso creativo y que el público quedaría cautivado”.

No fue nada difícil convencer a Glover que hiciera el papel. “Me siento muy conectado con la travesía de Simba”, plantea Glover. “EL REY LEÓN es una historia muy humana y honesta sobre lo que todos nosotros atravesamos. Creo que la historia es una manera hermosa de contar que la permanencia no es el objetivo. El objetivo es estar aquí y ser responsables con el otro y amarnos entre nosotros. Ocurrirán hechos traumáticos, el objetivo está en no permitir que consuman toda tu vida. Se puede crecer y aprender de esa experiencia”.

Simba aparece en la historia como un cachorro recién nacido, por eso Favreau necesitaba convocar a otro actor para darle vida a ese joven Simba. JD McCrary, que es el artista más joven de la historia contratado por Hollywood Records, colmó las expectativas. “Es fantástico”, comenta Favreau sobre McCrary. “Tuvimos la suerte de encontrarlo. Y, además de ser una sensación en YouTube como cantante que ahora tiene su propio sencillo, colaboró con Donald Glover en un álbum de Childish Gambino. Cuando le conté a Donald que él participaría, estuvo encantado. Tener a JD en el papel del joven Simba, y escucharlos cantar a ambos es maravilloso. Su forma de cantar refleja una tremenda humanidad y personalidad. Me alegra tener la oportunidad de contar con actores que se conectan de esa manera”.

McCrary, que estaba encantado de obtener este papel icónico, fue transportado virtualmente a África para estar en el set. “Me puse el visor de realidad virtual y podía mirar a mi alrededor y ver la Roca del rey y el cementerio de elefantes”, agregó. “Tenía unos controles pequeños en ambas manos y podía recorrer todo hasta la cima del mundo. Podía ver todo. Fue increíble”.

NALA se hace amiga de Simba cuando es cachorra. Juguetones, competitivos, una pareja de iguales: se los ve como una pareja mucho antes de que ellos mismos se den cuenta. Nala, una cachorra fuerte y segura de sí misma, se convierte en una leona poderosa que se preocupa por el futuro de las Tierras del reino. Cuando ella y Simba se reencuentran, la esperanza regresa a estas tierras castigadas, y Nala, audaz y determinada, intenta convencer a Simba de cumplir con su destino.

Beyoncé Knowles-Carter fue convocada para darle vida a esta leona feroz e inteligente. “Si piensas en alguien que te gustaría que interprete el papel de Nala, en especial las secuencias musicales, Beyoncé es inigualable”, explica Favreau. “Cuando tienes hijos preadolescentes y adolescentes en casa, es muy difícil agradarles porque les resultas irritante. Pero tener a Beyoncé en mi película, sin dudas, me hizo ganar mucha credibilidad en casa tanto con mis hijos como con sus amigos. Soy un gran fanático de su música, y me resultaba muy emocionante explorar lo que ella era capaz de aportar”.

“También tiene hijos, y trabajar en EL REY LEÓN es una experiencia que también puede compartir con su familia”, agrega Favreau. “Hacer estas películas, que son tan divertidas, te da la oportunidad de compartir experiencias. Los niños tienen sus opiniones bien definidas, y he tomado muy buenas decisiones en estas películas familiares porque escuché a mi familia. Definitivamente no temen decirme lo que piensan sobre lo que pienso hacer”.

Para el papel de la joven Nala, Favreau necesitaba una actriz que fuera capaz de aportar una gran personalidad tanto a la actuación como al canto. Allí es donde entra en escena Shahadi Wright Joseph, que representó a la joven Nala en la producción de Broadway de El Rey León. “No hubo mucho debate sobre quién interpretaría a la joven Nala. Desde el comienzo, el papel era de ella. Recordaba de haberla visto en TV, en Hairspray Live!”.

Al haber representado el personaje en Broadway, Wright Joseph estaba familiarizada con la joven Nala. “Tiene tanto entusiasmo”, comenta de su personaje. “Es muy inteligente y tan generosa. Creo que solo quiere compartir sus increíbles cualidades con el resto del mundo. Me encanta ese aspecto de ella. Genera tanta inspiración”.

TIMÓN es una suricata graciosa que se encuentra con un Simba afligido después de su huida de la Roca del rey en busca de una vida diferente. Timón y su amigo Pumba acogen a este cachorro solitario y le enseñan a sobrevivir en su hábitat, donde no hace falta cazar. Timón no es ningún tonto, sabe muy bien que tener a un león como amigo puede ser muy útil, aunque este tenga un destino de grandeza.

El comediante y actor Billy Eichner hace la voz original en inglés de Timón, que había sido interpretado por el legendario Nathan Lane en la versión original. “Crecí en la ciudad de Nueva York y fui a innumerables espectáculos de Broadway”, cuenta Eichner. “Nathan Lane era uno de mis héroes de la comedia cuando era niño”.

“Pero preferí no volver a mirar la película”, agrega Eichner. “Toda la película es tan icónica que pensé que me iba a resultar más difícil darle mi toque personal si la voz de Nathan comenzaba a resonar en mi cabeza. Lo único que deseo es haber honrado su trabajo y haber aportado nuevos condimentos, y alguna que otra broma”.

PUMBA es un jabalí que siempre tiene gases y es el mejor amigo de Timón, la suricata. Tras los pasos de su compañero, Pumba se hace amigo del joven Simba, tan pronto dejan en claro que este león no piensa comérselos. Pumba, cuyo nombre significa “tonto” en suajili, tiene un gran corazón y un alma sensible.

Favreau eligió a Seth Rogen para que le diera vida a este adorado jabalí. “Ansiaba en secreto conseguir este papel”, revela Rogen. “Cuando Jon me escribió por correo electrónico y me preguntó: ‘¿Te gustaría interpretar a Pumba?’. Le contesté: ‘¡Totalmente!’”.

Con su experiencia en improvisación, Favreau llegó a las grabaciones de Rogen y Eichner, quienes tienen a su cargo gran parte de la comedia de la película, con un gran nivel de entendimiento. “Por naturaleza, los comediantes son exigentes con ellos mismos”, explica Favreau. “Suelen ser un poco más pragmáticos porque están acostumbrados a un gran éxito o un gran fracaso. Ya sea que estés trabajando en un standup o en una película que está a punto de estrenarse, todo se trata de cómo lo comuniques, hacer reír al público y obtener una respuesta directa de la audiencia. Te haces susceptible a eso. Por eso, fue tan bueno para mí haber comenzado en el escenario porque allí obtienes un sentido del ritmo inherente de lo que es entretenido. Sabes cuando las secuencias divertidas están funcionando o no. Tienes una respuesta inmediata y lo puedes corregir. Billy y Seth tenían esta actitud de ‘probemos otra’ o ‘repitamos la escena, tengo una idea’. Eso fue divertido y se sentía fresco, nuevo y diferente”.

MUFASA es el rey inteligente y capaz de la Roca del rey, y padre de Simba. Mufasa es el compañero gentil y amoroso de Sarabi, y siempre está listo para divertirse con su pequeño cachorro. Está dispuesto a enseñarle a Simba todo lo que sabe con la esperanza de que su hijo, algún día, dirija los destinos de las Tierras del reino con compasión e integridad. Mufasa es un ferviente defensor del ciclo de la vida y sabe que no vivirá para siempre. Su devoción por su familia y su reino no tiene límites.

Según el guionista Jeff Nathanson, el vínculo entre padre e hijo —y la sabiduría que imparte Mufasa— era un hilo fundamental de la película. “Mufasa le dice a Simba: ‘Mientras otros buscan lo que pueden tomar, un verdadero rey busca lo que puede dar’. Este tema se refleja en toda nuestra película”.

James Earl Jones vuelve a prestar su voz a Mufasa en la versión original en inglés. “Cuando tuvimos que asignar el papel de Mufasa, James Earl Jones era tan eterno que era imposible visualizar a otro actor en ese papel”, comenta Favreau. “Se trata del mismo personaje, el mismo hombre, pero James le regala a Mufasa una visión algo diferente porque esta es otra etapa de su vida”.

La emotiva historia todavía conmueve a Jones. “Es una historia sobre la relación universal de padre e hijo”, afirma Jones. “La escena en la que muere Mufasa y Simba intenta despertarlo me conmovió muchísimo. Estaban apenas comenzando la relación más importante de sus vidas y, de repente, quedó incompleta”.

SARABI es la esposa fuerte y sofisticada de Mufasa, la adorada y sensata madre de Simba, y la respetada reina de la Roca del rey. Al lado de todo gran león, hay una gran leona. Favreau aclara: “En la cultura del mundo de los leones, las leonas ocupan un lugar esencial. Una actriz tan maravillosa como Alfre Woodard, que hizo la voz original en inglés de Sarabi, le aportó seriedad al personaje, la sensación de que es de la realeza, la reina y compañera de Mufasa”.

Según Woodard, el enfoque de Favreau dejará asombrado al público. “Nuestra mirada y nuestros sentimientos adquieren un tono refinado en términos de lo que es posible y de lo que se hace norma”, relata la actriz. “Sin dudas, los más pequeños estarán fascinados. Pero para todos los que ya somos más grandes, no sabíamos que se podía generar ese tipo de realismo en una película. Es lo que aún puede sorprenderte. Es como probar helado por primera vez”.

ZAZÚ es un toco de pico rojo y la mano derecha de Mufasa, por así decirlo. Es los ojos y oídos del reino, se encarga de transmitir las buenas y no tan buenas noticias del día. Su lealtad alcanza al pequeño Simba, aunque este leoncito demasiado seguro de sí mismo no aprecia tanto como Mufasa los servicios de Zazú.

Favreau eligió a John Oliver para darle vida a esta entrometida ave. “Creo que Zazú es básicamente un ave a la que le gusta el orden”, opina Oliver. “Solo quiere que todo sea como debe ser. Creo que hay ecos británicos allí porque nosotros solemos favorecer la estructura en lugar de reaccionar de manera emocional a cualquier suceso”.

RAFIKI es el sabio primate chamán y consejero real de Mufasa. Está allí cuando nace Simba y también cuando el futuro rey se encuentra en una encrucijada. Su risa, caracterizada por aires de sabiduría y extravagancia, es desconcertante y contagiosa a la vez. Este personaje fue el elegido para hacer una prueba piloto que mostraba el potencial de la nueva técnica que estaban desarrollando los realizadores. “Estoy seguro de que, si tomaras la prueba que se hizo con Rafiki y se la mostraras a la audiencia, dirían que se trata de un video de un babuino de verdad”, comenta el productor Jeffrey Silver. “Si no hubiera sabido que estaba viendo una prueba, me podrían haber engañado”.

El actor, director y guionista sudafricano John Kani da su voz en la versión original en inglés a este atractivo personaje. “Todos tienen un abuelo que significaba muchísimo para ellos cuando eran pequeños”, explica el Dr. Kani. “Rafiki hace que todos recordemos a ese pariente sabio y especial. Su sabiduría, humor y lealtad a la dinastía de Mufasa es lo que hace que nos agrade. Siempre está feliz y hace bromas como lecciones de vida y supervivencia”.

Según el guionista Jeff Nathanson, crear el personaje de una forma más real no fue tarea fácil. “Rafiki presentó muchos desafíos —afirma Nathanson—, como la forma en que dibujaría la imagen de Simba cachorro en el árbol. En nuestra realidad, esto sería imposible. Así que fue divertido sentarme con Jon y su equipo para intentar resolver estos acertijos y, luego, ver cómo pasaban de ser simples dibujos de desarrollos secuenciales a imágenes totalmente producidas”.

SCAR es el hermano ignorado y subestimado del rey Mufasa. Siempre creyó que era el justo soberano de las Tierras del reino, si tan solo su hermano, de una nobleza irritante, se hiciera a un lado. Cuando nace Simba, los sueños de Scar se alejan todavía más. Por eso, este tío desdichado trama un plan para deshacerse de Mufasa y del pequeño cachorro con la ayuda de sus secuaces, las hienas. Hay un buen motivo por el que Scar nunca debió ser el soberano de la Roca del rey.

Chiwetel Ejiofor fue seleccionado para interpretar a este tío malvado. Para Favreau, la interpretación de Ejiofor es única. “Chiwetel Ejiofor es un actor fantástico que nos trae un poco la cadencia del inglés transatlántico y una nueva mirada del personaje”, cuenta el director. “Aporta la sensación de villano shakespeariano por su experiencia como actor. Es maravilloso contar con un actor tan experimentado como Chiwetel, le da un soplo de vida maravilloso a este personaje”.

Ejiofor ciertamente disfrutó de este papel. “Scar es un personaje malvado y complejo, y, por eso, muy divertido de interpretar”, explica. “Su vida no tiene nada de rutinaria. Quiere poder. Lo quiere todo. Y no hay nada que no haría para conseguirlo. Traspasará todos los límites y hará absolutamente todo lo que haga falta para alcanzar su objetivo. Su personaje está escrito con astucia y un poco de picardía. Eso lo hace tan interesante y divertido de abordar”.

“Todos los personajes tienen un desarrollo increíble”, agrega Ejiofor. “Son grandes héroes y grandes villanos. Es una historia maravillosa con un sentido verdadero de conciencia social en su corazón, y estos personajes te invitan a embarcarte en un viaje emocional, complejo y extraordinario”.

LAS HIENAS son las aliadas y soldados malvadas de Scar. Aunque le temen a Mufasa, con su rugido intimidante e impresionante, las hienas no tardan en aliarse a Scar cuando este les promete el prestigio y el respeto que anhelan. Los realizadores decidieron que el enfoque de las hienas sería único en la nueva versión de la película. Favreau explica: “Dada la naturaleza fotorrealista de la película, tener una mirada muy cómica de las hienas no coincidía con lo que estábamos haciendo. Por eso, optamos por interpretaciones y textos que se basaran más en el interés de la historia en lugar de en la comedia. Quisimos subir la apuesta con Shenzi y darle ciertos momentos cómicos con Azizi y Kamari”.

SHENZI es la líder de la manada. Shenzi, que significa “salvaje” en suajili, haría cualquier cosa por ganar poder. Florence Kasumba fue convocada para hacer la voz original en inglés del ambicioso personaje. “Shenzi quiere poder”, comienza Kasumba. “Ella entra en una habitación y todos se quedan callados, le tienen miedo. Pero no se siente a gusto con su vida. No percibí eso cuando vi la versión animada original. Esas hienas eran graciosas. Estas son peligrosas”.

“En el papel de Shenzi, Florence le aporta una calidad maravillosa”, destaca Favreau. “Su voz tiene una textura hermosa, y ella tiene una concentración increíble. Nos dio un punto de partida fantástico para construir a partir de allí”.

AZIZI no adhiere al espíritu malvado de su manada. Las sutilezas, las metáforas y el sarcasmo suelen pasar inadvertidos para él. Eric André fue el elegido para darle vida a Azizi. “Me encanta interpretar cualquier personaje que me permita reír a carcajadas”, explica. “Mi personaje entiende todo de manera literal y no comprende el sentido figurado de las expresiones”.

KAMARI, por el contrario, es inteligente e impulsivo. Su ingenio es tan filoso como sus dientes. Keegan-Michael Key interpreta a Kamari y acompaña a la perfección al Azizi de André. “Kamari siente que es el segundo al mando”, describe Key. “Piensa rápido y entiende cómo funciona el sistema. Es un soldado leal de la causa de las hienas y le tiene mucha paciencia a Azizi”.

Favreau explica: “Keegan-Michael Key y Eric André tienen experiencia en la improvisación y en la comedia. Ambos son grandes actores y se involucran en las historias. Al tenerlos juntos explorando e improvisando, es como sazonar a gusto. Descubrimos cuánto humor podíamos incorporar y en qué medida”.

Por sobre todas las cosas, Favreau estaba decidido a permitirles a los actores adueñarse de los personajes y de la historia, que, en última instancia, no era una tarea difícil. Key comenta: “Creo que la razón por la que EL REY LEÓN ha perdurado de esta forma es porque la historia nos inspira de modo personal. Cuanto más personal, más universal se vuelve la historia”.

“Disney está contando una historia sobre madurar y convertirte en la persona que estás destinada a ser”, continúa Key. “Creo que es eso lo que resuena en las personas. Simba descubrió lo que debía hacer. Reconoció y aceptó su derecho de nacimiento. Como ciudadanos de este mundo, la raza humana conforma un gran rompecabezas, y cada uno de nosotros es una pieza única”.

INSPIRADOS

Los realizadores viajaron a la sabana africana para obtener referencias de la vida real y lograr un enfoque fotorrealista

EL REY LEÓN, de Disney, dirigida por Jon Favreau, lleva al público a la sabana africana, donde nace un futuro rey. Pero, antes de terminar el guion, antes de reunir al elenco y antes de poder diseñar los sets digitales, los realizadores se comprometieron a asegurar la autenticidad y credibilidad de las criaturas y los hábitats que se crearían para la película.

“Investigamos muchísimo”, asegura Favreau. “Para que esta película pareciera fotorrealista, tuvimos que asegurarnos de hacer bien todo. Lo bueno de la película de 1994 es que también investigaron mucho en ese momento. Y, si bien es en 2D y estilizada, igualmente puedes ver y comprender de dónde partían los dibujos. Intentamos volver al material original y miramos los lugares que exploraron. Eso es lo bueno de estar en Disney: tienes acceso a todo este material”.

La investigación tomó varias formas y comenzó con estudios intensos de imágenes y películas. Los realizadores miraron documentales que capturaban la migración de los animales en África, entre otros fenómenos. El equipo fue invitado a Disney’s Animal Kingdom para estudiar a las estrellas de su película de cerca (leones, hienas y jabalíes, entre otros) y lograr capturar sus comportamientos y particularidades reales. Quizás el punto destacado de sus esfuerzos fue un viaje de dos semanas a África, que demostró ser invaluable para lograr los detalles que necesitarían para llevar el mundo de EL REY LEÓN a la pantalla grande de una manera totalmente nueva.

DISNEY’S ANIMAL KINGDOM

Los realizadores trabajaron con el Departamento de Ciencia Animal de Disney’s Animal Kingdom en Orlando, Florida, para establecer un sistema de cámaras no invasivo a fin de grabar cerca del 75% de los animales que estarían representados en la película. Luego, las imágenes capturadas les servirían de referencia a los animadores de MPC Film.

También grabaron a los leones y otros animales que habitan Disney’s Animal Kingdom para agregarle vocalizaciones auténticas a la película. El equipo de sonido viajó al zoológico de Magdeburgo, Alemania, para grabar audios de leones cachorros y, así, poder capturar el rugido de Simba bebé, que cambia la trama.

HACIA ÁFRICA

Para experimentar el mundo de EL REY LEÓN y sus habitantes salvajes, los realizadores necesitaron viajar al segundo continente más grande del mundo, hogar de Kenia y una enorme cantidad de hábitats con muchos animales. Favreau hizo un safari por África seis meses antes de reunirse con Disney para hablar sobre EL REY LEÓN. Durante ese viaje, se dio cuenta del impacto que tenían la historia y los personajes sobre las personas de todo el mundo. Para honrar la historia y el lugar donde transcurre, Favreau quería encontrar la manera de transportar al público a la sabana para que experimente su majestuosidad. Pero antes, tendría que enviar al equipo de producción.

“Jon Favreau nos envió en una misión a África”, cuenta el productor Jeffrey Silver. “Nos dijo: ‘Que se vea real’. Él quería que todo lo que se viera en la película tuviera origen en la vida real. Sentía que, si empezábamos a mejorar la realidad, empezaríamos una bola de nieve hacia una película poco creíble, sin emoción y con la que las personas no podrían identificarse. Nuestra misión era mantener todo lo más natural posible: las especies correctas, los colores de las rocas correctos, la luz del amanecer y anochecer correctos, el cielo de noche correcto, los tipos de plantas correctos”.

Entonces, a principios de 2017, trece miembros clave del equipo de Favreau se embarcaron en un safari de dos semanas para explorar Kenia con el objetivo de observar de primera mano el entorno natural y los animales de las Tierras del reino, el escenario principal de EL REY LEÓN. En el transcurso del viaje, el equipo observó todas las especies de animales que formaron parte de la película original, visitó toda la región de norte a sur, se hospedó en cinco alojamientos, usó tres helicópteros diferentes y seis camionetas para safari. Necesitaron más de una tonelada de equipos fotográficos para capturar la increíble cantidad de 12,3 TB de fotografías.

Los miembros del equipo que viajaron a África obtuvieron información valiosa e inspiración. Entre los asistentes, se encontraban el diseñador de producción, James Chinlund; el director de fotografía, Caleb Deschanel; el supervisor de efectos visuales, Rob Legato; el supervisor de efectos visuales de MPC Films, Adam Valdez; y el supervisor de animación, Andy Jones. “Andy pudo observar el comportamiento real de los leones en su entorno natural”, dice la productora Karen Gilchrist. “Tenemos un video de referencia que filmó de un león bebé. Nos gustó cómo caminaba el cachorro; se notaba todo en su forma de andar, cuán llena estaba su barriga, el espesor de sus patas e, incluso, la cantidad de moscas que le sobrevolaban”.

Según Jones, el equipo preparó el viaje de investigación mirando muchos documentales. “Pero estar allí me abrió los ojos a muchísimas posibilidades diferentes”, afirma. “Desde Masái Mara hasta el parque nacional de Amboseli y el de Samburu, todos son terrenos variados y climas diferentes. Es increíble lo extremas que pueden ser las temperaturas y lo seco que es por momentos. Los animales aprenden a lidiar con todo eso y sobrevivir. Es realmente sorprendente”.

El productor Jeffrey Silver agrega: “Andy se convirtió en nuestro Dr. Dolittle. Salió a buscar a cada animal bajo el sol, se despertaba al amanecer y grababa hasta el anochecer, filmó rinocerontes, leones y cebras, y estudió la forma de caminar de los animales y sus patrones de pastoreo y movimiento. Fue una experiencia verdaderamente maravillosa para Andy ver tan de cerca a estos animales, que luego influyeron tanto en la animación”.

Los realizadores se esforzaron por capturar detalles que los ayudaran a lograr un mundo creíble y auténtico, no perfecto. Silver comenta: “Queríamos el ejercicio de poner un lente en el paisaje sabiendo cuáles eran los desafíos, así, cuando lo trajéramos a Los Ángeles, podríamos capturar cómo es realmente en el mundo real con todos los desafíos del mundo real. Si haces una película digital perfecta, le quitas la esencia. Queríamos devolverle esa imperfección visual; el polvo y el aire, los destellos del sol, todo lo que filmamos en África a modo de prueba nos sirvió de información cuando creamos la película de forma digital”.

Los objetos de sus filmaciones les dieron, tal vez las lecciones más importantes. Deschanel opina: “Lo extraordinario de Kenia es la variedad de paisajes que tiene: desde la arena del desierto hasta las increíbles montañas, lagos y arroyos, y la vegetación más hermosa y exuberante. También hay, obviamente, la más extraordinaria variedad de animales salvajes que puedas imaginarte. Fue una verdadera revelación”.

Chinlund fue a África con un objetivo importante. “Jon [Favreau] está comprometido con transmitir la verdad de África”, dice Chinlund. “Creo que mi obligación era salir y ver qué partes del mundo servirían para la historia”.

Silver agrega: “Él debía volver y crear el rompecabezas que es la Roca del rey, las Tierras del reino, el exilio y el cementerio de elefantes; todo armado a partir de fragmentos de lo que vio y experimentó en el safari”.

Para Valdez, fueron los animales los que más los impresionaron. “Tuvimos la suerte de poder sobrevolar todo en helicóptero. En el norte, vimos camellos en el desierto, en lechos de lagos secos y agrietados. En el sur, estaban las verdes planicies de Masái Mara. Todo es muy diferente, pero había animales en todos lados, entremezclados con la población humana. No importa la altitud o el tipo de paisaje, hay animales haciendo lo suyo.

“Queríamos retratar a nuestros personajes de la forma más natural posible”, continúa Valdez. “Si haces bien todos los detalles pequeños, funcionan bien. Así que los observábamos desde el amanecer hasta el anochecer”.

Según Valdez, el viaje les reveló lo que se convertiría en uno de los desafíos y oportunidades más grandes para la película. “Captar el cielo africano es complicado”, explica. “Es muy dinámico y cambia segundo a segundo. Hay que considerar el viento y el ángulo del sol, y es un sol ecuatorial brillante. La atmósfera cambia según la hora del día”.

Si bien África fue, por lejos, la mayor fuente de inspiración para los realizadores, ellos no temieron aprovechar zonas más cercanas a sus hogares para visualizar el viaje de Simba de forma más dinámica y convincente.

INSPIRACIONES:

LAS TIERRAS DEL REINO

  • Masái Mara, en Kenia, que es parte del parque nacional Serengueti, fue la inspiración para las Tierras del reino. Los realizadores fotografiaron praderas icónicas y acacias, y también los cielos, que están en constante cambio. Entre los animales había leones, leopardos, guepardos, ñus, búfalos cafre, cebras y antílopes.
  • Los montes Chyulu, en Kenia, son una cordillera que se encuentra en el sudeste del país y que tiene praderas y bosques montañosos. La Roca del rey de la película se inspiró en las formaciones de piedra encontradas allí.
  • Borana, en la región norcentral de Kenia, sirvió de referencia para la zona que rodea la Roca del rey.
  • Challenge Beach, en Kenia, sirvió de referencia para los abrevaderos dentro de las Tierras del reino.

CEMENTERIO DE ELEFANTES

  • Las tobas del lago Mono, en California, proporcionaron una referencia extraordinaria para el cementerio de elefantes.
  • Las áreas geotérmicas de Dallol, Etiopía, fueron muy inspiradoras, pero inaccesibles debido a los gases tóxicos que emanan. Entonces, los realizadores visitaron el parque nacional de Yellowstone, en Wyoming, para fotografiar las áreas geotérmicas.

LA ESTAMPIDA DE LOS ÑUS

  • El cañón de Sesriem, en Namibia, fue una referencia perfecta para la escena dramática de la película en la que Simba practica su rugido. El estrecho cañón tiene casi un kilómetro de largo y 30 metros de profundidad.

EL ESCAPE DE SIMBA

  • Sossusvlei, en el desierto de Namib, en Namibia, y sus espectaculares dunas sirvieron de referencia para la zona en la que se encuentra Simba cuando se va de las Tierras del reino. Turkana, en Kenia, también sirvió como inspiración.
  • El monte Kenia, con su enorme flora, les ofreció a los realizadores el aspecto de bosque nublado que necesitaban para que Simba creciera junto a Timón y Pumba. Los lagos del lugar fueron la referencia perfecta para que Simba viera reflejos de Mufasa.
  • Las cataratas de Aberdare, incluidas las cataratas de Karuru —las más altas de Kenia—, sirvieron de referencia para el regreso de Nala a la vida de Simba.

Según el supervisor de efectos visuales, Rob Legato, la experiencia transcendió las necesidades de la película. “Hay algo espiritual en África”, cuenta. “Hay algo sobre el colectivo de la naturaleza, sobre cómo se equilibra, cómo se comporta una criatura y cómo los demás animales o se alimentan de ella o crean algo que permite funcionar a la ecología del lugar. Nos dimos cuenta de que hay un gran diseño en algún lugar. No puedes terminar un viaje como este sin una sensación espiritual sobre la cuna de toda la vida”.

BUENAS IMÁGENES

Los realizadores crean un mundo impactante inspirado en lugares de la vida real que rinden homenaje a la película original

El objetivo del extenso viaje de investigación a Kenia fue, sin lugar a dudas, captar la majestuosidad y la belleza del paisaje, así como sus condiciones difíciles y, a veces, hasta despiadadas. La película requería la creación de diversos entornos variados, como las Tierras del reino lideradas por Mufasa, el cementerio de elefantes que exploran Simba y Nala, el imponente cañón donde se produce la estampida de cientos de ñus, el desierto y el bosque nublado hacia donde escapa Simba, y, por supuesto, la Roca del rey, a la que el director de fotografía, Caleb Deschanel, llama “el pilar de toda la historia”.

Según el diseñador de producción, James Chinlund, fue importante que los realizadores pudieran partir de la realidad para crear los entornos de la película. “Desde el comienzo, nuestro objetivo fue crear un mapa del mundo que tuviera cohesión. Para ello, nos aseguramos de que la ubicación de las Tierras del reino fuera coherente en relación con el bosque nublado y con el cementerio de elefantes. Queríamos que el espectador se sintiera seguro y anclado en un sentido estable de la geografía”.

Todos los lugares tenían que apoyar y respetar la narración de la historia, y, al mismo tiempo, incorporar el estilo fotorrealista que promete diferenciar la película de Favreau del clásico de 1994.

“Gran parte de la nueva tecnología es procedimental. Utilizas una herramienta para poblar la sabana con los elementos o para crear texturas que se repetirán y que, luego, podrán aplicarse en todos lados”, explica la supervisora de sets de MPC, Audrey Ferrara. “Sin embargo, igualmente necesitas el ojo humano para mantenerlo en orden porque puede complicarse rápidamente. A veces, lo tienes frente a los ojos y te preguntas: ‘¿Es realidad o animación? Realmente no distingo la diferencia en este momento’”.

Tanto artistas como técnicos crearon y poblaron los entornos con vegetación auténtica de África, montículos de termitas, peñas y tierra, elementos variados que tuvieron que ser dibujados, modelados, duplicados, posicionados, iluminados y renderizados para la versión final de la película.

ROCA DEL REY

La Roca del rey es un lugar icónico que se encuentra arraigado en los recuerdos y los corazones del público desde 1994. Por este motivo, los realizadores se propusieron crear una versión que le hiciera justicia. Chinlund comenta: “En la película original, la Roca del rey es una torre de roca en el medio de un enorme paisaje cubierto por vegetación, totalmente desprovisto de colinas u otras rocas. Al construirla en el mundo animado, nuestra preocupación era de dónde provenían esas rocas”.

La pregunta sirvió de puntapié inicial para Chinlund y su equipo. “¿Cuánto más terreno, roca o paisaje podíamos agregar para que la Roca del rey resultara familiar, como la Roca del rey que conocemos y amamos, pero que, al mismo tiempo, estuviera respaldada por la geología y el terreno a su alrededor para que el público la aceptara visualmente? Si ves una formación rocosa en el medio de un paisaje vacío, tus ojos harán sonar una alarma de inmediato porque algo no se siente del todo bien. En general, mucho de lo que hicimos en esos espacios implicaba intentar captar la calidad romántica de la película original sin dejar de lado cierto fundamento en la realidad”.

“Por eso, encontrar una manera de ubicar la Roca del rey en el terreno que resultara familiar y también real fue todo un desafío”, continúa Chinlund. “Nuestras Tierras del reino y la Roca del rey son amalgamas directas de cosas que vimos en Kenia. De hecho, algunas rocas del paisaje provienen directamente de escaneos reales de rocas que encontramos en Kenia, y el manantial está basado en un lugar que encontramos allí. Las texturas, los colores y las características de la roca que representa la Roca del rey se basaron directamente en formaciones rocosas de Kenia”.

EL TOQUE MÁGICO

Los realizadores crean una técnica totalmente nueva combinando técnicas de acción real con herramientas de realidad virtual e imágenes digitales fotorrealistas

El director, Jon Favreau, dirigió el éxito de taquilla de 2016 EL LIBRO DE LA SELVA, que ganó el Óscar®  a Mejores Efectos Visuales. Los resultados deslumbrantes de la tecnología utilizada en esa película motivaron al director a aspirar a más con EL REY LEÓN. “Teníamos a nuestra disposición la tecnología que, en manos de los artistas, podía presentar a estos personajes como si fueran animales de verdad”, cuenta Favreau, quien se propuso crear entornos y personajes que se vieran y se sintieran reales. “Quería hacerlo de esta manera porque estaba convencido de que el público no quería ver una versión tradicional generada por computadora de EL REY LEÓN. La película animada original aún se ve increíblemente bien”.

“Me pareció interesante que, a pesar de que el público aprecia tanto la película animada, aceptara con tanto entusiasmo la aclamada obra de teatro”, continúa Favreau. “La historia de la obra de teatro no se apartó demasiado de la película animada. Creo que el público la aceptó porque se trataba de una interpretación en un medio totalmente nuevo. Parte de nuestra responsabilidad aquí era presentar esta versión en incluso otro medio nuevo, contar la historia de un modo completamente distinto y hacer que la experiencia se sienta diferente, aunque nos apeguemos a lo que es en realidad una historia atemporal”.

Combinar una historia excelente con innovación técnica es un sello distintivo de Walt Disney, a quien Favreau admira desde siempre. “Se convierte en un enigma de cómo colmar las expectativas de todo el mundo y, a la vez, sorprenderlos. Sentí que debía usar el enfoque que Walt Disney siempre usó: apelar a las emociones. De esta manera, te abres camino ante muchas miradas inquisidoras. Si puedes conectar, si puedes hacer que el público sienta algo, apagas la parte crítica. Apela a la parte inmersiva, empática, emocional, que, para mí, es el aspecto clave de la experiencia cinematográfica. El otro truco que Walt usaba con tanta eficacia era mantener una curiosidad constante, explorar tecnologías de vanguardia”.

La idea era dejar al público preguntándose qué fue exactamente lo que vio. ¿Es una animación? ¿Es real? Favreau afirma: “Nos propusimos crear algo con estos arquetipos míticos que, a la vez, se sintiera natural, hermoso y real. Miramos muchísimos documentales de la naturaleza para ver lo hermoso que podía verse todo y lo artístico que es, al fotografiar y editar cuidadosamente la naturaleza con buena música, crear historias con imágenes de un documental”.

El enfoque por capas que eligió Favreau para hacer la película incluyó una combinación asombrosa de técnicas cinematográficas tradicionales de acción real, herramientas de realidad virtual de vanguardia y animación generada por computadora del más alto nivel. El resultado final fue un aspecto totalmente creíble y fotorrealista que transportará al público a las Tierras del reino.

Junto a Favreau trabajaron Rob Legato, supervisor de efectos visuales tres veces ganador del Óscar® ; Ben Grossman, supervisor de producción virtual ganador de un Óscar® ; Andrew Jones, supervisor de animación dos veces ganador del Óscar® ; James Chinlund, diseñador de producción; y el director de fotografía Caleb Deschanel. MPC Film fue una parte integral del proceso desde el comienzo. Los supervisores de efectos visuales de MPC Adam Valdez (parte del equipo de efectos visuales ganador del Óscar®  por EL LIBRO DE LA SELVA) y Elliot Newman ayudaron en la elaboración de enfoques sobre cómo podría hacerse la película. Su equipo de producción virtual trabajó junto con los realizadores para desarrollar la tecnología de producción virtual de EL REY LEÓN.

PRODUCCIÓN

Luego del extenso viaje de investigación del equipo, Favreau dispuso la producción de EL REY LEÓN dentro de una instalación sin particularidades construida especialmente para la ocasión ubicada en Playa Vista, California, un área que, recientemente, comenzó a ser llamada “Silicon Beach” por su industria de juegos y de alta tecnología.

La instalación era lo suficientemente grande para albergar todo bajo un mismo techo, incluso un espacio de realidad virtual. Con dos salas de proyección de vanguardia, llamadas “Simba” y “Nala”, el equipo de Los Ángeles podía interactuar en tiempo real con el equipo de MPC Film en Londres para trabajar en conjunto en la revisión de la animación y en los efectos visuales. “En EL LIBRO DE LA SELVA, iba corriendo de un lugar a otro, y era complicado. Por eso, concentramos todo y usamos la tecnología como base para que nos diera la libertad de utilizar el tiempo con más eficiencia y para estar en estrecho contacto con las personas con las que colaboramos en otros lugares. Allí también teníamos la caja negra para grabar las interpretaciones, en la misma sala que usábamos como espacio de realidad virtual, donde exploramos y filmamos la película. Teníamos distintos sistemas de realidad virtual y una docena de estaciones de realidad virtual diferentes en toda la zona de estaciones de trabajo. Buscábamos que se pareciera más a una compañía tecnológica que a un estudio de cine, así que creamos un ambiente de campus. Hacíamos que estacionaran al frente los camiones de comida para el equipo o yo mismo cocinaba arriba”, describe Favreau.

La productora Karen Gilchrist declara que la producción en sí era similar a la filmación de una película de acción real. “Se sentía mucho como una película tradicional”, afirma. “Teníamos un cronograma de rodaje, un asistente de dirección, un director de fotografía que trabajaba las ruedas, una dolly (plataforma móvil para la cámara), una steadicam. Si bien el diseño de arte y de producción se realizó en un motor de videojuego, teníamos un departamento de arte y un supervisor de guion. Contábamos con un sistema de repetición de escenas en video. Salvo por no tener que despertarnos a las 5 de la mañana y trasladarnos a otro lugar o preocuparnos por el clima, se sentía muy similar al set de una película de acción real”.

Producción virtual

Todo lo que, en última instancia, se verá en pantalla fue creado en la computadora, pero lejos está de ser una animación tradicional. Favreau explica: “Donde nos apartamos de la animación, más allá del aspecto fotorrealista, fue en el momento en que normalmente operarías los distintos planos de las cámaras en una computadora. Allí detuvimos el proceso, llevamos toda la filmación a la realidad virtual, y nuestro equipo de acción real desplegó verdadero equipo de cámaras”.

Legato asegura que este enfoque único es revolucionario. “Tenemos personas que están estudiando la referencia a los animales, y los animadores les están dando vida en estas plataformas digitales. Tomamos un medio digital antiséptico y contamos con estas herramientas una de las historias más emotivas de nuestra tradición. Esa dicotomía y tensión subyacente crea muchas oportunidades creativas. Es lo más cercano que podrás estar a una filmación práctica con una película animada”.

Los realizadores iniciaron la producción con una fase de visualización previa utilizada habitualmente en la cinematografía animada. El supervisor de animación, Andrew Jones, y el equipo de artistas crearon secuencias animadas simplificadas para que funcionara en tiempo real en realidad virtual. Estas versiones preliminares de los entornos y de los personajes se volvió parte del sistema de juegos Unity. Favreau comenta: “En lugar de reproducirlo en la pantalla de la computadora, podíamos entrar al lugar y pararnos al lado de un león animado”.

Según el director, la producción virtual utilizada en EL REY LEÓN es una extensión de lo que hicieron en EL LIBRO DE LA SELVA. Favreau y su equipo podían ponerse visores de realidad virtual y caminar dentro del set virtual, y así preparar tomas, coreografiar movimientos, ajustar luces, personajes y piezas del set en tiempo real antes de enviar la versión de cada escena a edición.

Favreau relata: “Con EL REY LEÓN, estamos poniendo literalmente a los realizadores dentro del monitor por medio de un conjunto de herramientas de propiedad exclusiva que se comunican con el sistema de realidad virtual HTC Vive y con el motor de juegos Unity”.

Ben Grossman trabaja con Magnopus, una compañía que ayudó a reunir tecnologías, hardware y software para crear una plataforma para el juego de múltiples jugadores de cinematografía con realidad virtual basada en motores de juegos. “Desde la llegada de los efectos digitales, los realizadores han luchado por llevar esos elementos visuales al escenario para ver la imagen completa en contexto”, comenta Grossman. “AVATAR abrió una pequeña ventana a este escenario, ya que les permitió a los realizadores espiar ese mundo que estaban creando. EL REY LEÓN da vuelta todo eso y pone a los realizadores —y los equipos que han usado durante décadas— completamente dentro del mundo que están construyendo para la película”.

En el motor de juegos, se construyó un mundo que abarcaba cientos de millas. “Los dispositivos físicos están hechos a medida, y los equipos tradicionales para cine fueron modificados para que los realizadores pudieran ‘tocar’ sus equipos —cámaras, grúas, dollies— mientras trabajan en realidad virtual para permitirles usar las habilidades que han desarrollado por décadas en los sets de acción real”, agrega Grossman. “Ya no tienen que señalar un monitor de computadora por encima del hombro de un operador; cualquier realizador que haya estado en un set tradicional puede acceder a la tecnología de próxima generación más sofisticada”.

Según Favreau, la idea detrás de incorporar lenguaje de acción real en la película era para convencer al público de que lo que están viendo es auténtico. “Mi generación, las personas que crecimos con los videojuegos, es muy sensible a la fotografía y las tomas que se ven totalmente digitales”, explica. “Puedes percibir la diferencia entre un efecto visual que se agregó a un cuadro de acción real y otro que se generó por completo en una computadora. ¿Cómo haces para que se vea como si hubiera sido filmado? El modo en el que se diseñan las tomas cuando son digitales es mucho más efectivo. El movimiento de la cámara se planifica con anterioridad. Los puntos de corte, de edición, la actuación, los movimientos de la cámara, todo eso es meticuloso y perfecto. Pero esa perfección provoca una sensación artificial. No todas las generaciones de realizadores son igual de sensibles a esto. Con mi grupo de pares compartimos el mismo estándar: queremos que se vea como algo que fue fotografiado. Por eso, en lugar de diseñar el movimiento de la cámara como lo harías en la visualización previa de una computadora, colocamos la plataforma dolly en el espacio virtual”.

 “Por este motivo, a pesar de que el sensor tiene el tamaño de un disco de hockey, lo montamos en una dolly y en el riel de una dolly de verdad”, continúa Favreau. “Tenemos un técnico especializado en dolly que lo va empujando. Este interactúa con Caleb, nuestro cinematógrafo, quien hace funcionar ruedas verdaderas que codifican esos datos y mueven la cámara en el espacio virtual. Hay un montón de pequeñas idiosincrasias para las que nunca tendrías los recursos necesarios si quisieras incluirlas en una toma digital. Lo mismo puede decirse del trabajo de las grúas. También para las tomas aéreas”.

Favreau fue el operador de helicóptero virtual designado en el equipo. “También desarrollamos plataformas nuevas para algo que imita a una steadicam y algo que imita una cámara manual estableciendo el peso y el equilibrio adecuados en este equipo”, agrega Favreau.

Legato comenta: “Cuando trabajas con fotografía real, el cinematógrafo puede distinguir qué operador hizo determinada toma mientras estás en la sutileza de observar las pruebas de rodaje (dailies). Buscamos heredar todos esos accidentes felices, todas esas idiosincrasias humanas. ¿Cómo infundes emoción y humanidad? Bueno, eso proviene de la propia humanidad de las personas que están operando los equipos”.

Si bien Deschanel nunca había filmado una película creada totalmente dentro de una computadora, su experiencia en la acción real era exactamente lo que necesitaba este proyecto. “Mi experiencia en fotografía es captar imágenes de acciones reales”, explica. “En cierto modo, mi trabajo consiste en preservar el realismo de lo que ocurre normalmente frente a cámara, entender lo que hace la iluminación y cómo se comporta la cámara”.

“Cuando filmas animales salvajes, obviamente no tienes idea de lo que van a hacer”, continúa Deschanel. “Para preservar esa realidad para los animales que creamos dentro de la computadora, queríamos crear esa sensación de que el operador de cámara se sorprende ante sus acciones. La interpretación es diferente de lo que se podría haber esperado, y eso provoca un impacto maravilloso de emoción y entendimiento del personaje”.

Para Deschanel, el viaje a África no solo recopiló material que luego ayudaría a los artistas a crear personajes auténticos, sino que también guio el movimiento de las cámaras que imitaría al mundo real. “Hubo momentos en los que estaba siguiendo a un animal, y me engañaba. Me equivocaba. Esos elementos terminaron formando parte de la estructura de cómo hicimos la película”.

Favreau relata: “Por lo general, en las películas con más tecnología, utilizarían la captura de movimientos para las actuaciones y, luego, trabajarían las cámaras con herramientas esencialmente digitales porque eso te da una libertad máxima. Pero nosotros no captamos actuaciones porque se trata de animales y tiene fotogramas clave. Captamos el movimiento de las cámaras. Todo nuestro trabajo se enfoca en capturar los datos de las cámaras y en mostrar que la cámara virtual está siendo operada por personas, y, a la vez, permitir que el naturalismo de las interpretaciones fluya a partir de la habilidad artística de los animadores”.

El equipo de animación utilizó los datos obtenidos durante la producción virtual. Las escenas y las grabaciones fueron exportadas a edición como archivos de video, y a efectos visuales como archivos de datos, lo que les brindó una orientación clara a los equipos de efectos visuales de todo el mundo que diseñaron la estética fotorrealista de la película. Preservar la mano invisible de los realizadores en todo momento mantuvo el estilo de acción real de la película.

Animación

Una vez que se completaron las tomas de cámara y se grabaron las voces, la producción pasó a la fase de animación. Para el supervisor de animación, Andrew Jones, se trataba de mejorar el pasado. “En términos de realismo, creo que dimos un gran paso al frente”, opina. “Alcanzamos cierto nivel con el que estaba satisfecho en EL LIBRO DE LA SELVA, pero queríamos dar un paso más con EL REY LEÓN. Queríamos que los animales fueran más creíbles. Queríamos tomar una historia hermosa que todos aman y contarla de manera única y novedosa. Se parece un poco más a un estilo de documental porque no estás anticipando todo lo que los personajes van a hacer o podrían hacer”.

Los efectos visuales de EL REY LEÓN estuvieron a cargo de MPC Film, una compañía internacional de efectos visuales. El supervisor de efectos visuales de MPC, Adam Valdez, cuenta que llevó a sus hijos a ver la versión de 1994 y que le encantaba la idea de acercar la historia a una nueva generación. “El lenguaje del tiempo en el que están creciendo, la sofisticación a la que están acostumbrados en términos de calidad visual, todo esto significa que es posible revivir historias viejas y hacerlas accesibles para un público moderno. Si lo piensas desde el punto de vista tecnológico, ahora podemos crear animales sofisticados y de aspecto muy real”.

“El truco mágico de Jon es tomar la fascinación de los seres humanos por la naturaleza y representarla de una manera muy directa, pero elaborada para la narrativa”, continúa Valdez. “No sé si antes se podía alcanzar este grado de realismo que le permite al público creer tanto. Realmente marca una diferencia en tu percepción de la historia, en cómo la lees e interactúas con ella”.

Valdez reitera que los realizadores no cambiaron la historia, sino que cambiaron las herramientas con las que trabajaron. “La versión original de EL REY LEÓN cambia con gran habilidad entre el drama y la comedia, el color y los sentimientos”, afirma Valdez. “Hay algo en ese tratamiento visual que lo permitía. Cuando adoptas un enfoque fotorrealista, no es posible cambiar de marcha con tanta agilidad. Por eso, si bien perdemos algunas de las herramientas originales, las reemplazamos con otras”.

Un equipo de 130 animadores de 30 países diferentes ayudó a darles vida a los animales de EL REY LEÓN. Cada personaje, cuyo desarrollo total llevó alrededor de nueve meses, se basó en arte conceptual, en referencias de la vida real y en los personajes arquetípicos de la película original. “Se necesitó repensar todo el trabajo para trasladar un personaje animado a una criatura fotorrealista”, confiesa el diseñador de producción, James Chinlund. “Ahondar en las investigaciones y en nuestras experiencias de exploración [en África] siempre fue el punto de partida. Jon [Favreau] y el equipo encontraban un grupo de imágenes clave que captaba el sentimiento que estábamos buscando, y eso servía de modelo para los ilustradores de los personajes. Hicieron dibujos y esculturas en 3D de nuestros personajes, que pasaron rondas de revisión de Jon y el equipo. Luego, cuando nos acercamos a la etapa final, hacíamos una impresión en 3D del personaje para una revisión final con nuestra propia impresora 3D”.

Una vez que se aprobaban los diseños del personaje, los artistas de MPC le daban forma en la computadora y prestaban especial atención a la anatomía, las proporciones adecuadas, el pelaje o las plumas. Para lograrlo, aplicaban texturas y color, les daban tono a los ojos y se aseguraban de que el movimiento fuera fiel a sus pares en la vida real. El equipo de investigación y desarrollo de MPC, conformado por más de 200 ingenieros de software, desarrolló nuevas herramientas de software para simular mejor los músculos, la piel y el pelaje.

Mientras que el trabajo de crear y animar personajes auténticos podía basarse en la realidad, hacerlos hablar y cantar requería otros métodos. “Intentamos inclinar sus cabezas hacia abajo para no dirigir nuestras miradas directamente a sus bocas”, explica Jones. “Al mismo tiempo, nos esforzamos para no agregar atributos corporales en lo que respecta a los movimientos físicos que cada animal es capaz de hacer con la boca. El control muscular que tenemos alrededor de la boca les permite moverla solo del modo que podrían hacerlo en la vida real. Allí recurrimos al playback: hacer que las bocas se movieran de una forma que, por ejemplo, un gato podría hacerlo realmente e intentar producir sonidos que se adaptaran a esas formas”.

Jones explica que los artistas también trabajaron para regular la respiración de los personajes con su diálogo. “Contrajimos los músculos del abdomen y del diafragma para que parezca que el animal expulsa aire de su boca mientras habla, al compás de determinadas sílabas”.

“En el caso de las leonas, que tienen los cuellos descubiertos porque no tienen melena, agregamos movimientos particular en el esófago y en el cuello para vender la idea de que están hablando, mediante el movimiento de la lengua y de la laringe”, describe Jones.

En total, los artistas de efectos visuales de MPC Film, con sede en Londres, les dieron vida a 86 especies diferentes para EL REY LEÓN, desde los personajes icónicos de la película, como Simba, Nala, Rafiki, Mufasa, Pumba y Timón, Scar y las hienas, hasta las criaturas más pequeñas de la sabana.

EL REY LEÓN RUGE

La banda sonora original de la película incluye Never Too Late, la nueva canción compuesta por Elton John y Tim Rice, e interpretada por Elton John; con música del compositor Hans Zimmer

Cuando el director Jon Favreau decidió retomar EL REY LEÓN, sabía que la música de la nueva película tendría que estar a la altura de su presencia y potencia en la primera película. “Solo escuchar esa música te conmueve profundamente”, afirmó Favreau. “Incluso si no conoces la película o la obra de teatro, tiene una fortaleza espiritual. Pero si conoces la película y creciste con esta música, puede evocar la historia en sí de manera repentina e inmediata, así como todas las emociones y los recuerdos relacionados que tienes de tu propia experiencia anterior con EL REY LEÓN o del momento de la vida en el que estabas, tu niñez o los acontecimientos de la vida con que está conectada”.

La música de la película animada de 1994 ganó dos premios de la Academia (Mejor Canción Original y Mejor Música Original), cuatro premios GRAMMY® y dos Globos de Oro. La banda sonora ocupó el primer puesto de la lista Billboard de los 200 mejores álbumes durante 10 semanas no consecutivas y obtuvo el disco de Diamante de la asociación Recording Industry Association of America (RIAA) por la venta de 10 millones de unidades.

La superestrella ganadora de premios Óscar® y GRAMMY® Elton John afirma que su experiencia en EL REY LEÓN hizo que su carrera avanzara en otra dirección y describe la banda sonora original como un enfoque nuevo a la música en una película animada. “Las canciones eran más pop”, declara. “‘Can You Feel the Love Tonight’, ‘Circle of Life’ y ‘I Just Can’t Wait to Be King’ eran canciones pop más tradicionales que combinamos con la hermosa música africana que compuso Lebo M; en realidad, eso no había sucedido antes. Modernizó todo el producto”.

La película EL REY LEÓN, al igual que la versión de 1994, presenta música inolvidable de un equipo galardonado, que incluye a John y al letrista ganador de premios Óscar® y GRAMMY® Tim Rice, así como música del compositor de bandas sonoras ganador de premios Óscar®  y GRAMMY® Hans Zimmer. También incluye arreglos vocales y de coro africanos del productor y compositor sudafricano ganador del GRAMMY® Lebo M (“Rhythm of the Pride Lands”). Pharrell Williams, cantante, compositor y productor nominado a premios Óscar® y ganador de premios GRAMMY® (productor de “Hidden Figures”, “Happy”), produjo cinco canciones de la banda sonora.

La nueva película, que incluirá canciones favoritas como “Circle of Life”, “Hakuna Matata” y “I Just Can’t Wait to Be King”, también presentará canciones originales. Entre ellas, se encuentra la inspiradora “Never Too Late”, escrita por John y Rice, e interpretada por John, que incluye un coro africano. Según John, el mensaje de la canción puede aplicarse a la película y más allá. “Nunca es demasiado tarde para cambiar”, asegura John. “Eso es lo que Simba atraviesa en todo este viaje. Nunca es demasiado tarde para cambiar de idea sobre algo. Puedes mirar tu vida y decir: ‘Tengo que cambiar’. Me sucedió durante mi vida. En 1990, tuve una epifanía. Se trata de tener una epifanía en tu vida y decir: ‘Necesito abordar lo que estoy haciendo desde una nueva perspectiva’”.

MÚSICA

Cuando Disney contactó por primera vez a Zimmer para que creara la banda sonora de la película de 1994, inicialmente no le interesó. “Pero mi hija Zoe, en ese momento, tenía 6 años”, recuerda. “Me di cuenta de que nunca había podido llevarla a un estreno, así que pensé: ‘Lo haré para mi hija’. Pero, luego, me di cuenta de que la película tenía mucho contenido. Esta historia sobre un padre que moría era increíblemente conmovedora. Mi padre falleció cuando tenía 6 años, así que tuve que lidiar con la carga emocional que había guardado bajo llave con mucho cuidado. En realidad, se volvió una experiencia muy emotiva”.

Al repasar la música de EL REY LEÓN, Zimmer se dio cuenta de que los temas y la música originales eran el soporte emocional de la historia. “Me sorprendió que los temas que había escrito hace tantos años todavía seguían vigentes”, dice Zimmer. “Lo que había hecho hace 25 años —sin saber realmente cómo funcionaba una película animada—, había escrito temas enormes y épicos. Esta vez, al tener este aspecto fotorrealista y la dirección de Jon, lo que sucedió fue que lo abrimos para que los temas pudieran respirar”.

El compositor volvió a convocar a muchas personas que habían trabajado en la película original, como Lebo M, que grabó coros en Sudáfrica; el orquestador Bruce Fowler; el director de orquesta Nick Glennie-Smith; el arreglista Mark Mancina; y varios cantantes del coro, entre otros, Carmen Twillie (que interpretó “Circle of Life” en la película de 1994).

Zimmer quería un enfoque diferente para la grabación de la música de la nueva película y convocó a la Re-Collective Orchestra (liderada por sus fundadores Matt Jones y Stephanie Matthews), junto con la Hollywood Studio Symphony (compuesta por músicos de estudio que residen en Los Ángeles) y su banda. El objetivo era ensayar y grabar la música como si fuera un concierto en vivo. “Puse 20 asientos adelante para los realizadores, realmente se sintió como si diéramos un concierto. Interpretábamos la música de la película como si fuera una obra, y eso le aportó energía”.

Por su parte, la versión para Latinoamérica de la banda sonora original de EL REY LEÓN cuenta con canciones interpretadas por los cantantes mexicanos Carlos Rivera y Fela Domínguez, quienes le dan su voz a Simba y Nala en la versión doblada al español de la película; e incluye una versión adicional de la emblemática canción “Ciclo Sin Fin”, interpretada por la actriz de Disney Channel, Sofia Carson, que solo estará disponible en el álbum digital.

El álbum digital de la banda sonora de la película original de Walt Disney ya se encuentra disponible en plataformas digitales. A continuación, se incluye la lista de canciones incluida en la banda sonora original en inglés de EL REY LEÓN.:

  1. “Circle of Life”/“Nants’ Ingonyama”: interpretada por Lindiwe Mkhize; las voces africanas son interpretadas por Lebo M; escrita y compuesta por Elton John y Tim Rice; “Nants’ Ingonyama” fue escrita por Lebohang Morake y Hans Zimmer; producida por Hans Zimmer; voces producidas por Stephen Lipson.
  2. “Life’s Not Fair”: Hans Zimmer.
  3. “Rafiki’s Fireflies”: Hans Zimmer.
  4. “I Just Can’t Wait to Be King”: interpretada por JD McCrary, Shahadi Wright Joseph y John Oliver; escrita por Elton John y Tim Rice; producida por Pharrell Williams; coproducida por Stephen Lipson.
  5. “Elephant Graveyard”: Hans Zimmer.
  6. “Be Prepared” (2019): interpretada por Chiwetel Ejiofor; escrita por Elton John y Tim Rice; producida por Hans Zimmer y David Fleming.
  7. “Stampede”: Hans Zimmer.
  8. “Scar Takes the Throne”: Hans Zimmer.
  9. “Hakuna Matata”: interpretada por Billy Eichner, Seth Rogen, JD McCrary y Donald Glover; escrita por Elton John y Tim Rice; producida por Pharrell Williams; coproducida por Stephen Lipson.
  10. “Simba Is Alive!”: Hans Zimmer
  11. “The Lion Sleeps Tonight”: interpretada por Billy Eichner y Seth Rogen; escrita por Luigi Creatore, Hugo Peretti, George David Weiss y Solomon Linda; producida por Pharrell Williams.
  12. “Can You Feel the Love Tonight”: interpretada por Beyoncé, Donald Glover, Billy Eichner y Seth Rogen; escrita por Elton John y Tim Rice; producida por Pharrell Williams; coproducida por Stephen Lipson.
  13. “Reflections of Mufasa”: Hans Zimmer.
  14. “Spirit”: interpretada por Beyoncé; escrita por Timothy McKenzie, Ilya Salmanzadeh y Beyoncé; producida por Beyoncé, ILYA para MXM Productions y Labrinth
  15. “Battle for Pride Rock”: Hans Zimmer.
  16. “Remember”: Hans Zimmer.
  17. “Never Too Late”: interpretada por Elton John; arreglos vocales y de coro africanos creados y producidos por Lebo M; escrita por Elton John y Tim Rice; producida por Greg Kurstin; producción adicional de Elton John y Matt Still.
  18. “He Lives in You”: interpretada por Lebo M; escrita por Mark Mancina, Jay Rifkin y Lebohang Morake; producida por Lebo M y Mark Mancina.
  19. “Mbube”: interpretada por Lebo M; arreglos vocales y de coro africanos creados y producidos por Lebo M; escrita por Solomon Linda; producida por Pharrell Williams.

Listado canciones Banda Sonora Original EL REY LEÓN para Latinoamérica:

  1. Ciclo Sin Fin: interpetada por Grizz Piña
  2. Life’s Not Fair
  3. Rafiki’s Fireflies
  4. Yo quisera ya ser un rey: interpretada por Mateo Ramírez Velasco, Regina Tiscareño, Gerardo Alonso
  5. Elephant Graveyard
  6. Listos Ya (2019): intepretada por Pisano
  7. Stampede
  8. Scar Takes the Throne
  9. Hakuna Matata: intepretada por Carlos Rivera, Luis Leonardo Suárez, Sergio Carranza, Mateo Ramírez Velasco
  10. Simba Is Alive!
  11. El león Rey duerme ya: interpretada por Luis Leonardo Suárez
  12. Esta noche es para amar: interpretada por Carlos Rivera, Fela Domínguez, Luis Leonardo Suárez, Sergio Carranza
  13. Reflections of Mufasa
  14. Spirit
  15. Battle for Pride Rock
  16. Recuerda: interpretada por Alejandro González, Germán Lobos, Jessica Giesemann, Lorena Barranco, Michelle Virués Nicolau, Mónica Meza, Nando Fortanell, Ofelia Guzmán Mejía, Roberto Velázquez, Sandy Domínguez
  17. Never Too Late
  18. He Lives in You
  19. Mbube
  20. Ciclo Sin Fin – interpretada por Sofia Carson

Deja un comentario