Amor y Obsesión

Amar a alguien es una emoción humana capaz de ayudar a reconciliarse con la vida, producir un cambio en la percepción y poder ver todo más bello.
Pero también, el que cree amar, puede volverse posesivo y cruel hasta el punto de poner en peligro la relación.
El falso amor se puede transformar en obsesión en personalidades depresivas que tienden a relacionarse en forma simbiótica.
Necesitan sentirse dueños del otro, como parte de sí mismos, para poder controlarlo y manipularlo y cualquier actitud de independencia es interpretada como falta de amor.
Pero si esa persona no puede crecer ni tener una vida propia, además de perder la oportunidad de desarrollar su potencial, pierde su identidad, enajenando su propia vida para mantener una relación enferma.
Según la teoría psicoanalítica, la personalidad depresiva es el resultado de un trauma en una etapa muy arcaica del desarrollo psicosexual, durante la lactancia, cuando todavía no hay reconocimiento del yo y del no yo.
El trauma es un acontecimiento imposible de controlar que provoca la incapacidad para responder en forma adecuada y que provoca perturbaciones en la organización psíquica.
Esa etapa narcisista en que el pecho materno es vivido como la prolongación o como un espejo de si mismo, tenderá a reiterarse en cada relación afectiva con personas significativas.
El amor obsesivo es un amor neurótico que también se basa en la forma de relación afectiva que se ha vivido con el padre o la madre, cuando no se ha superado ese patrón y se aspira a repetir las exigencias de la infancia en la vida adulta.
Freud sostenía que el hombre posee un irrefrenable deseo instintivo de conquista sexual de todas las mujeres y que sólo la cultura le impide hacerlo. Como consecuencia, todos los hombres son necesariamente celosos unos de otros y éstos celos, así como la competencia con otros hombres, continuará existiendo siempre.
Según esta afirmación se puede inferir que el verdadero amor sería realmente imposible.
La obsesión en el amor se caracteriza por el intento de control de la relación y de la pareja que representa un objeto más de propiedad del sujeto.
La obsesión en el amor no es amor, consiste más bien en tener a alguien seguro para usarlo.
No hay nada peor en el amor que convertirlo en una cárcel por el miedo a perderlo.
La angustia que provoca el miedo a la pérdida es la falta de fe, porque para amar a alguien de verdad hay que tener fe, y para tener fe hay que tener coraje, ser capaz de correr riesgos, estar dispuesto a soportar el dolor y la desilusión como parte de la vida y a comprometerse sin garantías.
El que se obsesiona considera a la seguridad y la tranquilidad como elementos esenciales en la vida, donde las posesiones, tienen primacía, sin darse cuenta que también él es un prisionero.
La fe en la vida y en los otros se adquiere cuando uno mismo es digno de fe.

Yesica Floreshttp://www.elblogdeyes.com
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Deja un comentario

Novedades

Soriana anuncia feria PyME en tiendas del Estado de México

Organización Soriana, Empresa 100% mexicana comprometida a brindar a sus clientes la mayor y más completa experiencia de compra anunció que del 1 al...

Última noche de finales en American Ninja Warrior

El viernes 10 de diciembre, a las 20:15 (MEX) horas, llega a SPACE el episodio quince de la competencia. #NinjaWarriorSpace Las finales nacionales llegan a...

All Elite Wrestling sigue su ruta de emociones por SPACE

El cuadrilátero de AEW explota de energía el miércoles 8 de diciembre, en vivo, a las 19.00 (MEX) horas. #AEWSpace Long Island recibe la competencia...

Brugal 1888 y Menchaca Studio subastarán la última botella de su colección limitada

El próximo 9 de diciembre a las 17:00 hrs se llevará a cabo a través de Morton Subastas, la “Subasta de Vinos de Colección,...

Tres platillos guanajuatenses que no conocías

El estado de Guanajuato cuenta con una tradición gastronómica de más de 50 años que es preservada por las manos de las cocineras tradicionales...