Artritis reumatoide trunca la productividad de jóvenes

0
467

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune y de causa desconocida que afecta sobre todo a adultos jóvenes en plena edad productiva, por lo que no debe ser pensada como un padecimiento sólo de la tercera edad. Hasta el 60% de las personas con síntomas iniciales tienen entre 35 y 55 años, lo que trunca su vida social y laboral.

Actualmente, tareas tan sencillas como escribir, usar la computadora o incluso vestirse, no lo son para un paciente que sufre esta enfermedad. Si no cuenta con un tratamiento adecuado, es probable que a la larga, le cause una incapacidad laboral.

“El paciente con AR puede llegar al consultorio médico con destrucción articular que lleva progresando muchos años y con distintos grados de deformidad e incapacidad funcional pues, en promedio, tarda hasta 3 años en llegar el paciente con un reumatólogo, el especialista adecuado para tratar esta enfermedad”, comentó el doctor Gabriel Medrano Ramírez, médico reumatólogo adscrito al Hospital General de México.

“La terapias biológicas han demostrado ser un parteaguas en el tratamiento de la AR y en ser altamente efectivas para detener la progresión de este padecimiento. Una de ellas es Tocilizumab, la cual cuenta con un mecanismo de acción único que bloquea los receptores de la Interleucina 6 (IL-6); esta citocina es la más abundante cuando hay un proceso inflamatorio, por lo que al bloquearla se logran altas tasas de remisión en diferentes tipos de pacientes”, confirmó.

Las condiciones relacionadas con la artritis reumatoide son la causa más común de discapacidad en Estados Unidos con un impacto de $128 millones de dólares al año.1 El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades en dicho país proyecta que para el año 2030, 67 millones de personas, casi el 5% de la población actual en Estados Unidos, tendrán algún tipo de artritis diagnosticada por un médico.

En México, aproximadamente 1,123,365 mexicanos padecen AR y en el 35% de los casos este dictamen requiere de incapacidad laboral permanente por invalidez, según cifras de las instituciones de salud pública.2

La mayoría de los pacientes están tratados con FARME tradicionales (Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad), aunque es importante resaltar que casi un 40% requieren el uso de una terapia biológica. Es por ello que contar con una opción adecuada para lograr la remisión podría ser la diferencia entre frenar la enfermedad o que esta siga avanzando.

Deja un comentario