Buzzwords de 2018 que debes eliminar en 2019

0
172

Las llaman buzzwords y las escuchamos todo el tiempo en los ambientes profesionales, de consultoría y de negocios. Entre más se usan, más experimentado en la materia y con más mundo suenas, es decir, las usamos para impresionar como cuando escuchamos decir que las estrategias necesitan engagement y tener claro el know how para un win win. O que los managers necesitan reforzar su networking y darle empowerment al talento para alcanzar los KPI´s.
¿Por qué hacemos esto? En su tesis para obtener el grado de Maestra en Lingüística Aplicada, Joana Ivette García Sierra explica que desde tiempos pasados los seres humanos han buscado cuál es el idioma más poderoso. Actualmente el inglés es la lengua dominante y usamos los anglicismos léxicos como “marcador de prestigio lingüístico y social”, porque en realidad toda palabra en inglés tiene una traducción en español aunque se usen más palabras.
El estudio arrojó que 64% de las personas asocian las buzzwords a mayor prestigio, reputación, influencia, ser famoso y a puestos de trabajo honorables. ¿Quiénes las dicen con mayor frecuencia? Las personas con edades entre los 25 y los 34 años. Y son los hombres quienes prefieren usar los anglicismos en su discurso.
Los lingüístas todavía analizan si con los anglicismos se desplaza el idioma original, pero mientras los expertos lo deciden, la realidad es que los usamos en el día a día y no siempre de la forma correcta. ¿Cuáles son las buzzwords de 2018 que debes eliminar en 2019? Los expertos en didáctica de Babbel, la app para aprender idiomas, han encontrado diez, algunas que se usan de manera incorrecta y muchas, para impresionar.
Quick-and-dirty: es una frase que usan los hackers cuando aplican un parche en su código en lugar de corregir toda su programación. En el mundo de los negocios se utiliza para pedir una visión general de cómo hacer algo sin entrar en los detalles de cómo funciona. El ejemplo perfecto ocurrió durante un taller en el que el consultor dijo: esto es Design Thinking, quick-and-dirty. O sea, a grosso modo, en su versión súper simplificada.
Ping me: según el Urban Dictionary, esta frase significa “enviar una señal o hacer un contacto breve”. Por ejemplo: ”Ping me después de la junta”. Lo que el profesional quiso decir es que lo busques vía whatsapp o e-mail para revisar la información presentada.
Food for thought: es casi un chispazo de inspiración del profesional cuando está ofreciendo información y quiere sembrar en su audiencia una semilla para la duda y la investigación. Básicamente lo que el personaje quiere decir es que te lleves el dato y lo medites.
Las siguientes palabras tienen que ver con la exigencia de ver más allá de la situación e innovar.
La primera tiene que ver con los insights que son algo así como la esencia más pura de una
situación, problema o perfil de audiencia. Son el oro molido, la clave que da con la solución. Así
que te damos un tip: si el personaje “cool” dice que “los principales insights son…”, duda de él
inmediatamente porque está siendo redundante porque si los insights son la llave maestra, o sea,
ya son los principales.
Y la segunda es la ya célebre frase: out of the box. La escuchamos y decimos una y otra vez y el
que diga que no, está mintiendo: “Pensemos out of the box, fuera de la caja para innovar y ser
disruptivos”. Es el latiguillo de los consultores y aunque no es nueva porque surgió en los años 70,
es tan repetitiva que se ganó a pulso el lugar en este listado.
Deep Dive: esta es otra de las redundantes. Bucear (dive) es por definición entrar en las
profundidades (deep) del mar, por eso decir “hagamos deep dive de la situación”, básicamente es
un error que más allá de sonar cool, te dejará mal posicionado.
Hands on y Boots on the ground: tienen mucho en común cuando se usan en el ámbito
laboral y en el terreno del liderazgo. La primera significa manos a la obra y la segunda, poner
recursos para probar si las estrategias son correctas. Así que si escuchas: “Bueno pues hands on y
boots on the ground, de inmediato”, significa que te pongas en acción tanto como tus recursos
para cumplir los objetivos. Y si le mandas el Workflow, pues qué mejor porque así tu jefe
conocerá tu flujo de trabajo y podrá medir tus resultados.
Ahora bien, si pones en marcha la estrategia y te equivocas, como es previsible en el entorno
VUCA (Volatility, Uncertatinty, Complexity y Ambiguity) que vivimos hoy día, seguramente
escucharás el mantra de Silicon Valley por excelencia: “fail fast, fail often”, básicamente para
decirte que si vas a cometer errores, comételos rápido, comételos frecuentemente, pero sobre
todo, corrígelos rápido.
Ahora te preguntamos, ¿cuál de estos has usado? ¿qué otros sumarías a esta lista? Pero sobre
todo, ¿los usas para aparentar que sabes más?

Deja un comentario