El libro del Masaje GEORGE DOWNING – ACEITES y POL VOS

0
557

La única manera eficaz de dar masajes es utilizando aceite. Las manos no pueden presionar y al mismo tiempo moverse suavemente sobre la superficie de la piel sin algún tipo de agente lubricante. El aceite cumple esta función mejor que ninguna otra sustancia.

El aceite mineral y el vegetal son los utilizados con mayor frecuencia. En cuanto a la lubricación que proporcionan, ambos son igualmente satisfactorios. El mineral es el más usado en los estudios profesionales porque es más barato. Personalmente, me inclino mucho más por el vegetal.

Las razones, debo confesarlo, se basan en gran parte en mi propia intuición y en una cierta opinión generalizada. Desde que todo el mundo se ha dado cuenta de que los alimentos naturales resultan más saludables, ha surgido una especie de subcultura masiva que se preocupa, entre otras cosas, del cuidado y tratamiento de la piel. Uno de sus postulados más corrientes es que el aceite vegetal es bueno para la piel, y el mineral, nocivo. ¿Por qué? Pues bien, dicen algunos, la piel absorbe fácilmente el aceite vegetal, mientras que el mineral tiende a obstruir los poros. Y, agregan otros, el vegetal proporciona vitaminas a la piel mientras el otro lo menos que hace es destruirlas. Yasí continúan. No sé realmente si algunas de estas razones, o todas ellas, son válidas; tampoco he encontrado, hasta el momento, ninguna investigación científica convincente que se incline en una u otra dirección.

Sin embargo, mis propios músculos parecen estar de acuerdo con esta idea general y, mientras no se compruebe lo contrario, seguiré aplicando y recibiendo masaje con aceite vegetal.

Creo que no importa mucho de qué vegetal específico provenga. Cada persona tiene sus propias preferencias. Actualmente, por ejemplo, estoy usando aceite de almendras. Sin embargo, en el pasado he utilizado aceite de oliva, de girasol, de cacahuete y muchos otros, y todos con buenos resultados. El de girasol, que es tan bueno como los. Demás, tiene la ventaja de ser relativamente económico y además, junto con el de oliva, se encuentra en todos los almacenes de comestibles. Tal vez resulte un poco difícil encontrar los otros tipos, pero con toda seguridad podrá obtenerlos en una tienda. Todos ellos pueden ser mezclados para conseguir diversas combinaciones.

¿Y el aceite para bebés? Si es todo lo que tiene a mano, puede arreglárselas con él.
Pero le resultará incómodo usarlo porque la piel lo absorbe tan rápidamente que se hace necesario aplicarlo con mucha frecuencia. Las lociones para las manos dan menos resultados aún por las mismas razones.

Cualquiera que sea el tipo de aceite, lo más probable es que su olor sea neutro, o algo peor. En este último caso, no deje de agregarle algún aromatizante. El almizcle es unq de los que prefiero. En general, agregándole unas pocas gotas a una taza de aceite se conseguirá el efecto deseado. El aceite concentrado de clavo de olor, el de canela y el de limón dan buenos resultados y pueden ser obtenidos en algunas farmacias. Hoy día, algunas tiendas especializadas ofrecen una gran variedad de aceites importados. El Frangipani, un concentrado traído de la India, es muy popular.
Una vez incluso encontré un aceite de chocolate. No fue lo más indicado porque encontré que me comenzaba a dar apetito en la mitad de la sesión.
Es una buena idea mantener una variedad de aceites mezclados y aromatizados y luego dejar que la persona que recibe el masaje decida cuál prefiere. La elección de un aceite que le agrade generalmente aumenta con mayor rapidez su receptividad al proceso.
Una vez que haya mezclado y aromatizado sus aceites, guárdelos en frascos plásticos que tengan un orificio pequeño y sean difíciles de volcar. Los encontrará en cualquier tienda de cosméticos. Muchos champús y lociones para las manos vienen en este tipo de envase.

¿Y los polvos? Pues bien, se pueden usar. Pero no surten tan buen efecto como los aceites. Hay que aplicarlos más a menudo y no reducen la fricción entre las manos y la piel con la misma eficacia. Puede haber momentos en que se vea obligado a usarlos: en el caso de personas que no soportan el aceite sobre la piel (también sucede), cuando se le ha acabado el aceite o sencilla- mente para variar.
Cualquier tipo de polvo de talco sirve. Úselo del mismo modo como aplicaría un aceite.

¿Puede usar sólo las manos? Por supuesto que lo puede hacer. Pero se hace mucho más difícil dar un buen masaje de esa manera. La mayoría de los toques que aparecen descritos en este libro no pueden ser practicados sin aceite o polvos (en realidad, es posible hacerlo, pero sólo en algunos casos, como podrá comprobarlo). Siempre se puede aplicar un masaje sin importar lo que falte o no falte para hacerlo.
Mientras tanto, almacene una buena provisión de aceites y polvos.

Deja un comentario