Faber-Castell celebra el Día Mundial del Bolígrafo

Algunos inventos han logrado cambiar el mundo por completo. Es el caso, sin duda alguna, de la pluma o comúnmente conocido como bolígrafo que este 10 de junio celebra su día mundial, el motivo de esta célebre fecha se debe a que el periodista húngaro (nacionalizado argentino) Ladislao José Biró, patenta en Buenos Aires esta herramienta que se sigue utilizando todos los días.

László József Bíró, conocido en la Argentina como Ladislao José Biro, un día de 1938 estaba realizando su registro en el hotel Rogacka Clatina, de Yugoslavia, a donde había acudido para cubrir trabajos periodísticos, y para firmar sacó lo que entonces era un objeto extraño, una especie de pluma que no necesitaba recargarse.

El acto y el artefacto fueron observados por Agustín Pedro Justo, quien hasta hace unos meses había presidente de Argentina, quien lo invitó a platicar e incluso le ofreció apoyo para que se trasladase a su país para desarrollar su invento. Lo que Biró portaba era unos de los primeros prototipos de su Birome.

Desde tiempo atrás, como periodista le molestaban los trastornos que le ocasionaba su pluma cuando se le atascaba o se quedaba sin tinta. Ladislao, observó como para la impresión de los periódicos se utilizaba una tinta de secado rapido, lo cual evitaba los manchones, pero la misma era poco útil para los objetos de escritura de la época, porque se atoraba y no bajaba hacia la punta.

Con la ayuda de Georg, su hermano, –que era químico– logró sintetizar una tinta que era muy útil para la escritura a mano, pero que tenía el inconveniente de que no podía usarse con la pluma, ya que se trababa al escribir.

Ladislao ideó cómo resolver este problema observando a unos niños mientras jugaban en la calle con canicas que, al cruzar un charco, salían trazando una línea de agua en el el suelo seco: se dió cuenta de que, en lugar de utilizar una pluma metálica en la punta, debía utilizar una bolita.

En el año 1938, Agustín Pedro Justo, invitó a Biro a radicar en su país. Junto con su hermano y su socio, Juan Jorge Meyne, Biro decidió en 1940 (poco después de que comenzara la Segunda Guerra Mundial) aceptar la oferta del ex presidente y se marchó a Argentina, dejando atrás la represión que vivía, como judío, en medio de la Europa nazi.

Fue en ese mismo año cuando los tres formaron la compañía Biro Meyne Biro. En un garaje y pese a su bajo presupuesto, fue donde consiguieron perfeccionar su invento. El mismo fue vendido el 10 de junio de 1943, bajo el nombre comercial de Birome (en alusión a los nombres de los implicados) ya que la empresa cayó en quiebra porque las primeras piezas regaban tinta y manchaban camisas, sacos y papeles; en un intento de mantener su comercialización incluso las ofrecieron con un vale para la tintoreria, pero el producto fue rechazado.

Biró se dirigió hacia la fábrica que tenían montada y le contó a los 32 trabajadores la verdad, invitándolos a continuar con él, pero con la advertencia de que no podría pagarles hasta que el producto se pudiese comercializar.

En ese mismo año, en 1941, encontraron la solución y comenzaron nuevas pruebas y ensamblajes del producto, de la nueva Birome, la cual patentaron el 10 de junio de 1943.

Cuando comenzaron a promoverse se les llamaba también esferográfica, por la esfera que tenían en la punta y que permitía administrar la cantidad de tinta para escribir, y se hacía hincapié en que siempre estaba cargada, secaba en el acto, permitía hacer copias con papel carbónico y su tinta era indeleble.

Finalmente el nombre que más prolífero en el mundo fue el de bolígrafo, siendo en México más conocido como “pluma”

Hoy en día el boligrafo o pluma,  es considerada una de las piezas vitales en la vida diaria de las personas, además de escribir o dibujar con ellos, son el producto estrella para regalar.

Faber-Castell, es una de las marcas lideres en el mercado de la escritura desde 1761.  Su gama de plumas posee una gran variedad, ideal para todos los gustos y necesidades. Por ejemplo, la serie Grip incluye la línea de plumas Trend, con colores llamativos como el rosa, turquesa y el azul. Cada uno de ellos se presenta con puntos de realce que contrastan, una superficie brillante y un clip de acero inoxidable. Gracias a su forma ergonómica, estos útiles de escritura facilitan un agarre firme y cómodo.

Las plumas están equipadas con un plumín resistente que escribe de manera suave, entregando un flujo limpio de tinta disponible también en los tonos del cuerpo de la pieza. Su punta fineliner de alta calidad revestida de metal proporciona una sensación de escritura extra suave y que resulta perfecta para todos los escritores habituales.

Las plumas Grip Trend vienen a reforzar los valores más clásicos de Faber-Castell. Al utilizarlas, se experimenta una inconfundible alegría, ya que su diseño triangular ergonómico y la zona de agarre suave afianza la mano, proporcionando mayor comodidad al escribir y un regalo excepcional para este Día del Padre.

Yesica Floreshttp://www.elblogdeyes.com
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Deja un comentario

Novedades

La industria de cruceros perderá casi $ 20 mil millones en ingresos en medio del brote de COVID-19, una caída del 71% interanual

No muchas industrias se han visto afectadas por el brote de coronavirus como la industria de los cruceros. Los ingresos de las...

Luca Tourism de Telefónica Movistar, un aliado más para reactivar la economía y el sector turístico

·       La ciudad de Guadalajara de la mano de Telefónica Movistar se convierte en la ciudad pionera en...

Discovery Home & Health estrena DISEÑADOR EN CASA

Renovar un espacio en solo 48 horas es el desafío del nuevo show original diseñador en casa En esta...

La artista rusa Anya Myagkikh intervendrá una botella de Tequila Huizache

Muy pronto la artista plástica rusa Anya Myagkikh, considerada una de las promesas contemporáneas en ascenso en Europa, volverá a plasmar su...

Tres Maestros del Musical, avalan creación de Magia pura y total

José Antonio López Tercero, James Murray y Clemente Sánchez colaboraron y apoyaron el libro Ya está a la venta...