Regresan Adriana Moles y su diva súper poderosa al Teatro NH

0
254

*El show de cabaret “Divas del corredor” forma parte del ciclo “Mujeres Poderosas”, que reúne cinco monólogos que rompen la cuarta pared e invitan al público a reflexionar y a dejar de vivir como autómatas

Esto no se ve todos los días en el teatro. “Mucho menos en la televisión”, explica Adriana Moles, una de las cinco mujeres poderosas que se han reunido en una especie de antología con lo mejor de los monólogos.

Se trata de un ciclo creado por la productora Olivia Ortiz de Pinedo para presentar cinco obras (algunas de cabaret, otras de stand up) en el Teatro NH de la Zona Rosa, en la ciudad de México.

Moles, que presentará su monólogo cabaretero “Divas de corredor”, dice que esta reunión de talento femenino es un buen síntoma de la industria del entretenimiento: “Se están rompiendo esquemas. Estamos en la era de la caída de la televisión y todo parece confuso. Las televisoras independientes tampoco han logrado dar su golpe maestro y todo se está recomponiendo”.

El teatro, dice la actriz, no es ajeno a este proceso. “El público exige propuestas cada más frescas. Entre ellas, las que mejor respuesta tienen son las que rompen la cuarta pared”. Es decir, aquellas en las que se permite al espectador interactuar con los actores, reflexionar y preguntarse cosas juntos.

“Y en el cabaret no hay cuarta pared. Es algo propio de este género y que permite debatir los puntos de la obra”.

En el caso de “Divas de corredor” se trata de la historia de Madame Bijoux una diva que platica la historia de su exitosa carrera de actriz… bueno, exitosa en cuanto a castings, porque, aunque se ha presentado a muchísimas de estas pruebas, la verdad es que nunca ha ganado un personaje.

“Es una obra que habla, desde un enfoque entrañable, de la cultura del éxito; demuestra que el éxito no siempre es sinónimo de talento”, explica Moles, quien creó este espectáculo junto con el músico Isaac Bañuelos, como parte de su trabajo en el Centro de Estudios del Humor Zirka.

En ese lugar, creado por Tito Vasconcelos en la Zona Rosa, “Divas de corredor” se convirtió en una obra de culto que luego llegó al circuito comercial de la mano de la productora Olivia Ortiz de Pinedo. De manera natural, cuando se planeó el ciclo de monólogos “Mujeres poderosas”, Ortiz de Pinedo incluyó a Moles. Las otras cuatro obras que forman parte de este proyecto son: “De príncipes, princesas y otros bichos”, de Paola Izquierdo; “La Pritty Guoman”, de César Enríquez; “De Botas las Votox”, de Paola Madrigal; y La verdura carnívora, de Abril Mayett.

Cada uno de estos monólogos se presentará de manera salteada durante dos viernes a partir del 12 de enero. “Divas de corredor”, que cierra el ciclo, podrá verse el 9 de febrero y el 16 de marzo.

Todas las obras tienen en común, además de utilizar la rosa como arma para enfrentar su dura realidad, que rompen con la cuarta pared.

Adriana Moles tiene muy clara la trascendencia de esta característica: “La gente está cansada de no ser tomada en cuenta. Parece que en ningún lado vale su opinión. Pero de repente va al teatro y se le permite participar, debatir, reflexionar; eso se convierte en algo importante”.

Porque si bien la risa es el arma, su objetivo no es banal sino lo contrario. “No todas las obras de este ciclo son propiamente de cabaret, pero todas tienen un punto crítico sobre la realidad, por sutil que sea”.

Para Adriana Moles, es muy claro el mensaje de su “Divas de corredor”: “Me he dado cuenta de que es un tema universal: a todos se nos obliga al éxito y todos podemos convertirnos en divas”.

Detrás de ello hay, por supuesto, un trabajo de adaptación: “Creo que el cabaret se está posicionando porque engloba un poco la comedia del arte, el bufón, la carpa. Hay un nivel de invitación para formar conciencia en el público.

“Vivimos en un mundo tan automatizado y homogeneizado que resulta especialmente gratificante sentarte a reflexionar sobre temas que te importan y dejar de vivir como autómatas”.

Leave a Reply