RecetasVida y Estilo

Tallarines

(Rendimiento; 700 g aproximadamente)
Tiempo de preparación: 1 hora
Caducidad: Hasta 3 semanas
Ingredientes:

• 3 tazas de harina de trigo
• 3/4 de taza de agua purificada
• 1 cucharadita de sal

Utensilios:

• Máquina para aplanar y cortar pasta

Procedimiento:

• Coloca la harina sobre una superficie perfectamente limpia y desinfectada (puede ser sobre una tabla para amasar). En medio haz un hueco y agrega ahí el agua y la sal.

• Con un tenedor comienza a mezclar hasta que la masa se torne pegajosa, difícil de manejar.

• Amasa con las manos unos 5 minutos.

• Enseguida azota varias veces la masa sobre la superficie de trabajo hasta que adquiera una consistencia manejable (forma un rollo con la masa, tómala por un extremo y azota el otro).

• Cuando la masa tenga una consistencia tal que se pueda estirar 10 centímetros sin romperse…

• Deja reposar en un tazón cubierto con plástico para alimentos, durante 10 minutos. Tras ese lapso, amasa la mezcla 5 minutos más.

• Divide la masa en cuatro porciones iguales, resérvalas en el tazón y cúbrelas con plástico. Ajusta los rodillos de la máquina para pasta en el número 0. Pasa la pasta una vez.

• Al salir dóblala en tres partes (a lo largo) y pásala de nuevo por la máquina. Repite este proceso una vez más.

• Ajusta los rodillos de la máquina en el número 2 y pasa la pasta. Repite este paso, ajustando los rodillos cada vez en números más grandes, hasta que la pasta quede tan delgada como lo desees.

• Corta la pasta con la máquina al grosor que quieras. Extiende la pasta sobre una superficie, espolvorea con abundante harina y enróllala alrededor de los dedos índice y medio (para formar un nido).

Envasado, conservación y caducidad:
Deja reposar la pasta sobre una toalla de papel de 15 a 30 minutos. Refrigera la pasta en un recipiente cerrado.

author avatar
Yesica Flores
Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar

Yesica Flores

Soy Yes, blogger desde hace más de 5 años. Me he especializado en el viejo y olvidado arte de divagar